Inicio » Los 80 »

La historia de Hall& Oates: el dúo más exitoso de la historia de la música

Estos dos músicos norteamericanos fueron una máquina de hacer hits en los años 80 y patentaron el “Soul blue eyes”, es decir, soul hecho por músicos blancos.

Guía de: Los 80

A fines de la década del 60’, Daryl Hall y John Oates eran un par de jóvenes que, por separado, hacían sus primeras armas en el mundo de la música. Hall formaba parte de la banda Gulliver mientras Oates era guitarrista de The Masters. En 1967, durante una batalla de bandas que se celebró en la universidad de Temple, en Filadelfia, los fans de ambos grupos causaron serios desmanes, lo que motivo que el concierto fuera cancelado y que los integrantes de todos los grupos participantes escaparan rápidamente del lugar. La casualidad quiso que Hall y Oates coincidieran en el mismo ascensor, lo que a larga se transformaría en uno de los momentos claves de la historia de la música de los años 80’. Allí, los dos músicos iniciarían una larga amistad y descubrirían que ambos tenían bastantes coincidencias en sus proyectos musicales, lo que los animó a formar una nueva banda, a la que bautizaron simplemente con los apellidos de ambos: Hall and Oates.

Sus primeros demos llamaron la atención del productor Arif Mardin, quien les consiguió un contrato con el sello Atlantic Records, para que grabaran su primer disco, “Whole Oats”, en 1972. Esta placa, lamentablemente para las esperanzas del novel dúo, no tuvo la más mínima repercusión. John Oates recuerda que “creíamos haber dado lo mejor de nosotros, pero no dio resultado. Al principio fue un golpe terrible, queríamos dejarlo todo y cambiar de oficio. Después, por fortuna, aquello se nos pasó: habíamos comprendido que debíamos buscar un sonido más original. No debíamos guiarnos por las pautas del mercado, sino que por nuestras pasiones. Y nuestra pasión era el soul”.

Hall-Oates

El disco siguiente, “Abandoned Luncheonette”, de 1973, tampoco obtuvo un gran éxito aunque contenía el tema “She’s Gone” compuesto por Hall e inspirado por la ruptura con su esposa, y que sería regrabado por el grupo Tavares. Años después esta canción se convertiría en uno de los clásicos de la banda. “Esa canción comenzó a ser pasada por las radios universitarias y nos convertimos en una suerte de banda underground de culto”, recuerda John Oates. El tercer disco de Hall aand Oates, lanzado en 1974, “War Babies”, corrió la misma suerte que los anteriores, lo que llevó a Atlantic Records a despedirlos de la compañía. Pese al desalentador panorama, los dos jóvenes músicos americanos no se amilanaron y siguieron adelante con su carrera musical.

En 1975 el dúo se mudó de ciudad y de casa disquera. En Nueva York firmaron con el sello RCA y lanzaron el disco “Daryl Hall and John Oates”, que se convirtió en su primer éxito masivo, gracias en parte a la balada “Sara Smile”, escrita de nuevo por Hall para su pareja y colaboradora Sara Allen. Con esta canción, el dúo alcanzó por primera vez los US Hot Ten (4º lugar). Con un disco de oro a su haber y con mucha más autoconfiaza, Hall and Oates decidieron relanzar el tema “She’s Gone” y lograron posicionarla con éxito en el Top Ten americano.

Su siguiente disco, “Bigger Than Both Us”, de 1976, también alcanzó cierto suceso gracias a los temas “Do what you want you are” y “Rich girl”, el primer número 1 de la banda. Sin embargo, el éxito no sería duradero, pues los siguientes discos que el dúo lanzaría en los años setenta no lograrían el impacto deseado.

Llegan los años 80’ y el éxito mundial

En 1980, en pleno auge de la música disco y punk, comenzó la época dorada de Daryl Hall y John Oates. El dúo decidió dar un giro en su trabajo y por primera vez asumió la producción total de sus álbumes. Así, con este nuevo método de trabajo, salió al mercado el álbum “Voices”, disco que se convertiría en multiplatino gracias a sus millonarias ventas. El éxito de la placa no extrañó demasiado tomando en cuenta que incluía soberbios singles, como “Kiss on My List”, el segundo número uno de la banda, “You make my dreams come true”, “How Does It Feel to be Back”, “Everytime you go away” (que se convertiría en n.º 1 cinco años más tarde, en la versión grabada por el cantante inglés Paul Young) y “You’ve Lost That Lovin’ Feelin”, una lograda versión que el dúo grabó del famoso tema clásico de otro dúo famoso en la música rock-pop americana, los Righteous Brothers. Gracias al éxito de este disco, la dispar imagen del dúo comenzó a hacerse familiar para los melómanos americanos: Hall, alto y rubio, con su clásica voz de soul, en contraste con la baja estatura de Oates, con una voz más grave y siempre con su clásico bigote setentero.

En 1981 Hall & Oates lanzaron el álbum “Private Eyes”, otro disco multiplatino que superaría el éxito de todos sus álbumes anteriores. Este disco contenía los n.º 1 “Private Eyes” y ” I can’t go for that” y el single top 10 “Did it in a minute”. Gracias al suceso de este disco Hall & Oates fueron nominados a los premios Grammy y obtuvieron por primera vez en 1982 el “American Music Award” a la banda más popular.

En 1982 los éxitos se seguirían acumulando. Ese año salió al mercado el notable álbum “H2O”, otro disco multiplatino que incluía entre sus cortes el tema “Maneater”, considerado su tema más representativo y famoso. “Maneater” permaneció cuatro semanas en el n.º 1 del Hot 100 de la revista Billboard, y su éxito aupó el impacto de los siguientes dos singles en el Top 10, la hermosa balada “One on One” y “Family Man”. En 1983 Hall & Oates ganarían en 1983 el “American Music Award” por segundo año consecutivo. “Cuando conseguimos nuestro primer número 1 decidimos no recrear la misma fórmula para conseguir otro hit, y así fuimos construyendo nuestra carrera. Si escuchan cualquiera de nuestros singles más conocidos, se darán cuenta que ninguno suena parecido a otro”, explicaba Daryl Hall.

La receta del grupo para impactar a las audiencias con su música estaba a la vista. Una mixtura perfecta de Pop y Soul interpretado con eficacia por la cálida y privilegiada voz de Hall, que le permitía pasar sin dificultades de un registro vocal a otro, acompañada siempre de la guitarra y los coros más graves de John Oates, secundados ambos por el sólido sonido de su banda estable, un experimentado conjunto de músicos de sesión, como el bajista Tom “T Bone” Wolk y el saxofonista y tecladista Charlie DeChant.

Después de realizar la gira mundial “Rock And Soul Live”, cuya presentación en Montreal sería llevada al video y donde se exhibe plenamente la calidad de la banda, a fines de 1983 el dúo lanzó el álbum “Rock and Soul Part I”, una recopilación de los grandes éxitos de la banda que contenía dos temas inéditos: “Say It Isn’t So”, que llegaría el n.º 2 de los Hot 100 y “Adult Education”,otro top 10. En abril de 1984 la Recording Industry Association of America anunció una gran noticia que demostró que los esfuerzos de años realizados por Daryl Hall y John Oates por fin habían dado sus frutos: Hall & Oates habían superado en ventas a los Everly Brothers y, con ello, se transformaron en el dúo más exitoso de la historia de la música.

El excelente momento por el que pasaba el dúo se vería refrendado por otro éxito monumental conseguido gracias a su siguiente álbum, “Big Bam Boom”, lanzado a mediados de 1984 y que vendería dos millones de discos en todo el mundo. La placa incluía el número 1 “Out Of Touch” y el Hot 10 “Method Of Modern Love”, además de otros dos singles que se colaron en el Top 40. En ese mismo año el dúo obtuvo por tercera vez consecutiva el American Music Award a la banda más popular. Y ese mismo año Hall & Oates participaron en el álbum “USA For Africa”, una iniciativa organizada por Michael Jackson y el productor Quincey Jones para recaudar fondos contra la hambruna en Africa y que reunió a los artistas más notables de América como al mismo Michael Jackson, Bruce Springsteen, Ray Charles, Billy Joel y Bob Dylan, entre otros. Pero, pese al éxito arrollador, los dos músicos no eran del todo felices. “Los años 80 no fueron tan maravillosos como parecían. Las demandas eran demasiado grandes. Disfruté más los años 70′, cuando éramos una banda que viajaba en camioneta y soñaba con viajar en jet. Aquella fue una época totalmente libre. Luego nos convertimos en superestrellas del pop y ya no podíamos caminar con tranquilidad por la calle e ir a ninguna parte”, explicaba Oates.

Separación y nueva etapa

1985 fue un punto de inflexión para el dúo, tal como reconoció el mismo John Oates: “Llegamos a un punto que nos dijimos: ¿Qué podemos hacer ahora. Así que decidimos dar una paso atrás, porque cualquier cosa menos habría sido un fracaso”. Después del álbum en vivo “Live at the Apollo”, grabado en directo en el célebre local de Harlem (Nueva York) con la colaboración de David Ruffin y Eddie Kendricks (dos miembros de The Temptations) y que contiene logradas versiones de temas de los años sesenta, donde resplandece intensamente el alma negra de estos dos grandes artistas blancos, el dúo decidió reevaluar sus carreras y separar sus caminos. Oates participó en la banda sonora de una película, coescribió junto al grupo australiano Ice House el hit “Electric Blue” y produjo el primer álbum del grupo canadiense The Parachute Club, mientras que Hall, con la coproducción del músico Dave Stewart, del dúo inglés Eurythmics, editó en solitario en 1986 el álbum “Three Hearts in The Happy Ending Machine”, que incluía el single Hot 10 “Dreamtime”.

En 1988 el dúo volvió a juntarse para grabar el álbum “Ooh Yeah”, un nuevo trabajo multiplatino, que contenía el single “Everything Your Heart Desire” y otros singles orientados a un público más adulto. El siguiente disco “Change Of Season”, de 1990, marcaría una baja en la popularidad del dúo, que comenzaría a vivir un período de silencio, jalonado eso sí por reiteradas reuniones para conciertos en vivo donde quedaría demostrado que el público, pese al paso del tiempo, todavía no los olvidaba.

En 1993 Daryl Hall, después de fijar su residencia en Londres, lanzó el álbum “Soul Alone”, un disco con reminiscencias de rythm and blues y jazz, que recibiría buenas críticas pero que tendría escaso éxito comercial. Al año siguiente Daryl Hall interpretaría la canción “Gloryland”, el tema himno del Campeonato Mundial de Fútbol de los Estados Unidos.

Los siguientes trabajos del dúo se orientarían al mercado del adulto joven y, si bien las ventas ya no serían las mismas de antaño, demostrarían la vigencia del dúo más exitoso de la historia de la música popular. La misma dupla que logró colocar durante toda la década de los 80’ más de 40 canciones en el Top Ten de su país natal, consiguió seis número 1 en América y siete discos de platino, ingresó el 17 de diciembre del 2013 al Salón de la Fama del Rock and Roll y en la actualidad son venerados por bandas de culto como The Killers y Arcade Fire.

En la actualidad el dúo sigue activo y dando espléndidos conciertos. En sus ratos libres John Oates se dedica en cuerpo y alma a explorar las posibilidades de la música digital, mientras que Daryl Hall tiene su propio programa de televisión (“En vivo desde la casa de Daryl”).”No vivimos del pasado, pero ciertamente estamos orgullosos de nuestra carrera porque rompimos las barreras raciales de las radios estadounidenses. Nos comenzaron a pasar por las radios negras y, a la vez, ayudamos a que gente como Prince y Michael Jackson también sonaran en las radios blancas. Hoy la gente me sigue conociendo y son tan popular como en los años 80′, pero es una sensación diferente de popularidad. Es más agradable y más plena, porque ya no me siento tratado como un muñeco Daryl”, concluye el mismo Daryl Hall.

Video de Hall and Oates “Maneater”:

Video de Hall and Oates “Kiss on my list”:

Video de Hall and Oates “out of touch”:

Video de Hall and Oates “One on One”:

Video de Hall and Oates “You’ve lost that loving feeling”:

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X