Inicio » Los 80 »

La “Mano de Dios” de Maradona: el gol más polémico en la historia de los mundiales

En el Mundial de México 86', el mejor jugador argentino de la historia le convirtió un tanto a Inglaterra con su puño izquierdo, un gol que según el mismo Diego fue hecho “un poco con la cabeza y un poco con la mano de Dios”.

Guía de: Los 80

En el Mundial de Fútbol de México 86′, que coronó a Argentina como el nuevo campeón del orbe, Diego Armando Maradona se convirtió en el mejor jugador del mundo en esos momentos (y de todos los tiempos para muchos) gracias a actuaciones descollantes en los siete partidos que disputó. Entre aquellas sobresale, por supuesto, el segundo gol que le convirtió a la selección de Inglaterra -donde eludió a cinco jugadores y al arquero antes de marcar-, considerado en la actualidad como el mejor gol en la historia de los mundiales y el “gol del siglo” según una encuesta realizada por la FIFA en 2002.

Sin embargo, en ese mismo partido, disputado el 22 de junio de 1986 en el estadio Azteca de México, ocurrió previamente otra jugada que también inmortalizaría al jugador nacido en la humilde villa Fiorito. Una jugada que terminó en un polémico gol y que los ingleses todavía se molestan en recordar, y que sería bautizada por el mismo Diego como “la mano de Dios”.

En el minuto 6 del segundo tiempo, cuando el encuentro entre Argentina e Inglaterra válido por los cuartos final del Mundial de México 86’ iba empatado a cero, Maradona controló el balón fuera del área inglesa y le dio un pase a su compañero Jorge Valdano. Valdano intentó devolverle la pelota a Diego pero fue interceptado por el defensor inglés Steve Hodge, quien despejó la pelota hacia atrás y hacia arriba.

mano-dios-maradona

Cuando la pelota iba cayendo y el arquero inglés Peter Shilton se aprestaba a tomar la pelota, Maradona, pese a ser 20 centímetros más pequeño que él, saltó a su lado intentando conectar la pelota con su cabeza y con el brazo izquierdo extendido. El puño del mediocampista argentino golpeó antes el balón, que se fue derechito a la red. Era gol para Argentina. Maradona, mirando de reojo al árbitro tunecino Ali Bennaceur y al juez de línea, salió celebrando el tanto, mientras los defensores ingleses se abalanzaron sobre el referí argumentando que el gol había sido con la mano. El árbitro, después de pedir consejo a su segundo abanderado, convalidó el gol. Argentina ya ganaba 1-0.

El encuentro, al cabo, lo terminaría ganando la selección albiceleste 2-1, gracias al mencionado “gol del siglo” convertido por el mismo Maradona y un descuento británico del delantero Gary Lineker.

Tras el encuentro, luego de comentar su maravilloso segundo gol, los periodistas le preguntaron a Diego si había hecho el primer gol con la mano. Maradona, un maestro a la hora de decir frases para el bronce (como su famosa frase de “Yo nací en un barrio privado…privado de luz, agua y teléfono”), sólo respondió: “El gol fue un poco con la cabeza y un poco con la mano de Dios”. A partir de ese momento, el tanto quedaría inmortalizado para siempre como “La mano de Dios”.

Reacciones dispares

Las reacciones de los ingleses, todavía conmocionados por la notable factura del segundo gol de Maradona, no se hicieron esperar, partiendo por el portero Peter Shilton. “Es cierto que más tarde metió un gol realmente excelente. Pero en ese momento sentimos que no importaba cuán bien jugáramos, que las cosas estaban arregladas de antemano. Fue una forma horrible de ser expulsados del Mundial y no hay forma de que lo pueda perdonar”.

El delantero Jorge Valdano, protagonista indirecto de la polémica jugada, opinó que “en un partido de un grandísimo valor simbólico, Maradona mostró las dos formas de ser del argentino. En el primer gol muestra la trampa, la picardía criolla o la viveza. Argentina es un país donde el engaño tiene más prestigio que la honradez. Pero también tiene otra cara. Es la del virtuosismo y la habilidad. En el segundo gol Maradona corona el partido con una obra de arte. Es la habilidad, la gambeta, la nuestra”.

El diario italiano Corriere dello Sport, en tanto, comentó que “cuando Maradona marcó el primer gol con el puño, como un ladrón a la napolitana, la felicidad fue incontenible en esa ciudad”, mientras que el ex jugador Silvio Piola, ex delantero de la selección italiana, defendió a Maradona diciéndole por los medios que “a todos estos que te dicen que eres deshonesto porque hiciste un gol con la mano, diles que en Italia tienen un honesto menos…¡Porque yo también hice uno con la mano, jugando para la Nazionale, contra Inglaterra, y bien que lo festejaron!”

Consultado por un periodista inglés de la BBC un año más tarde, sobre si el primer gol había sido con la mano, Diego le hizo una hábil finta al afirmar que “fue un gol totalmente legítimo, porque lo convalidó el árbitro. Y yo no soy quién para dudar de la honestidad del árbitro”.

“Qué mano de Dios, fue la mano del Diego”

Tendrían que pasar muchos años para que Diego Armando Maradona relatara toda la verdad de lo sucedido. En su biografía oficial “Yo soy el Diego”, Maradona admitiría que “todo el mundo se acuerda del segundo gol, pero a veces siento que me gustó más el de la mano, el primero. Ahora sí puedo contar lo que en aquel momento no podía, lo que en aquel momento definí como “La mano de Dios”…Qué mano de Dios, ¡fue la mano del Diego! Y fue como robarle la billetera a los ingleses también”.

A casi 30 años de esa polémica jugada, muchos ingleses no perdonan todavía a Maradona por los dos goles que le convirtió a su selección en aquel lejano junio de 1986, especialmente “La mano de Dios”, olvidando que el único título mundial que tiene Inglaterra, en la final que los británicos disputaron con Alemania en el Campeonato Mundial de Fútbol de 1966 que se disputó en su país, se obtuvo con un gol viciado e inexistente, pues la pelota jamás alcanzó a entrar en el arco.

En todo caso, no pocos ingleses se siguen tomando el asunto a la broma, como hizo recientemente el ex delantero Gary Lineker, quien se encontró con Diego Armando Maradona en el programa televisivo “De Zurda”, que Diego conduce diariamente para contar los pormenores del Mundial de Brasil 2014. Lineker, tras saludar efusivamente al ex 10 de la selección Argentina, lo primero que le dijo fue: ¨¿Y cómo está la mano?”, agregando que “igualmente, el segundo gol que nos hiciste fue el más impresionante que vi en toda mi carrera”.

Quizás el mejor epílogo para cerrar esta nota sea una frase dicha por el célebre escritor uruguayo Mario Benedetti: “Aquel gol que le hizo Maradona a los ingleses con la ayuda de la mano divina es, por ahora, la única prueba fiable de la existencia de Dios”.

Video de “la mano de Dios” en el Mundial de México 86′:

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X