Inicio » Los 80 »

Las mejores frases del cine de los 80’, imperdible (II)

Desde “Volver al futuro” hasta “Caracortada”, y desde “Superman II” hasta “Buenos Muchachos”, muchas cintas ochenteras patentaron más de una legendaria frase.

Guía de: Los 80

Prosiguiendo con el anterior listado de las mejores frases en la historia del cine de los 80’, esas frases que marcaron época por su genialidad, oportunidad o contenido semántico, acá les entregamos la segunda parte de nuestra entrega. Estas son las mejores.

1)“Díganle hola a mi pequeño amigo”. (“CARACORTADA”, 1983)

Tony Montana, el violento gánster cubano interpretado por Al Pacino que llega a Miami tras ser expulsado de la Cuba de Fidel Castro por ser una “escoria de sus cárceles”, se despacha varias frases para el bronce en este recordada película del director Brian de Palma. En la secuencia final de la película, mientras un ejército de sicarios toma por asalto su mansión para asesinarlo, Tony, luego de atiborrarse de cocaína y advertirles que “si joden conmigo, joden con el mejor”, esgrime una gigantesca ametralladora-mortero de su arsenal personal y les espeta a los recién llegados: “Say hello to my little friend” (“Díganle hola a mi pequeño amigo”). A continuación abre fuego, acribillando y haciendo explotar a varios de sus atacantes, antes de morir él mismo asesinado. El mismo Tony, en la mitad del metraje, cuando conversa con uno de los distribuidores de cocaína con el que se apresta a hacer negocios, le comenta también a modo de presentación personal: “Lo único que tengo en este mundo son mis bolas y mi palabra, y no las rompo por nada”. Uno de los personajes más míticos y populares del cine de los 80’.

2) “Desde que tengo memoria siempre quise ser un gángster” (“BUENOS MUCHACHOS”, 1989)

En esta recordada película del gran Martín Scorsese –para muchos la mejor película de mafiosos de la historia, incluso por sobre “El Padrino”- su protagonista, Henry Hill, un joven ítalo-irlandés que desea escapar de la pobreza y la vida anodina del barrio del East New York en 1955, confiesa su admiración por los sujetos que viven fuera de la ley, que se forran de billetes sin esperar hasta fin de mes, visten con estilo, hablan su propia jerga y no pagan impuestos ni contribuciones. “Desde que tengo memoria siempre quise ser un gángster. Para mí, ser gángster era mejor que ser presidente de los Estados Unidos”, confiesa Henry al principio de la cinta. Luego de empezar a trabajar como mensajero para “Paulie”, un don de la familia Lucchese, Henry Hill comenzará de a poco a concretar su sueño, aunque desconoce que años después deberá pagar un alto precio por ello.

3) “Nunca volví a tener amigos como los que tuve a los 12 años” (“CUENTA CONMIGO”, 1986)

Esta entrañable película del director Rob Reiner, basada en el relato “El cuerpo” de Stephen King, relata el iniciático viaje de fin de semana de un grupo de cuatro amigos que en 1959 viven en el pueblo de Castle Rock, en Oregon, quienes parten en secreto a buscar el cadáver de un chico desaparecido, muerto accidentalmente por un tren. Gordie Lachance, el protagonista de la película que aparece al principio de la cinta como un escritor ya adulto y con dos hijos, rememora las desventuras y travesuras de esa salida junto a sus tres mejores amigos, Chris, Teddy y Vern, salida que incluye un enfrentamiento con el supuesto perro más peligroso del condado, un arriesgado cruce por un altísimo puente ferroviario escapando de un tren en marcha, el cruce por un pantano atestado de sanguijuelas y un enfrentamiento final por el cadáver del chico muerto con una pandilla de adolescentes descarriados, liderados por un venenoso Kiefer Sutherland. Gordie, ya adulto y mientras rememora con nostalgia a sus tres amigos que ya nunca volverá a ver, asegura que: “Nunca volví a tener amigos como los que tuve a los 12 años. Dios ¿Alguien los tiene?”. Sin dudarlo, la mejor película de niños de la historia del cine.

4) “Mc Fly, sólo eres una gallina” (“VOLVER AL FUTURO II”, 1989)

En esta divertida secuela de la película de culto del director Robert Zemeckis, que narra el viaje a través del tiempo que el doctor Emmet L. Brown (Christopher Lloyd) y su joven amigo Marty Mc Fly (Michael J. Fox) hacen a bordo de un auto deportivo De Lorean que ha sido acondicionado como máquina del tiempo -gracias a un visionario condensador de flujos-, abundan los diálogos graciosos y memorables, aunque quizás el más representativo sea este famoso parlamento. Marty debe viajar al año 2015 a su pueblo natal para impedir que su hijo, al que todavía no ha engendrado, termine en la cárcel por culpa de Griff Tannen, el nieto del insoportable Biff Tannen, que en la primera parte de la saga gozaba haciéndole “bulling” a su tímido padre en 1955. Cuando Griff se encuentra con Marty en una cafetería ambos se enfrentan verbalmente, pero Marty, siempre prudente y ponderado, prefiere irse de allí. Sin embargo, Griff le espeta la única frase que verdaderamente lo saca de quicio: “Eres un gallina”. Esta popular saga tiene otra famosa frase, cuando el mismo Marty, antes de emprender el viaje en el tiempo al futuro, le dice al doctor: “Hey, doc, retroceda, no hay suficiente camino para alcanzar 88 millas”, a lo que el doctor le replica: “¿Caminos? A donde vamos no necesitamos caminos”.

5) “Eres un feo hijo de puta” (“DEPREDADOR”, 1987)

En esta cinta del director John Mc Tiernan, una fuerza de élite que se ha infiltrado en la selva centroamericana para una misión de rescate y que dirige “Dutch” Schaeffer (Arnold Schwarzenegger), debe lidiar con un implacable cazador bípedo alienígena que, gracias a sus futuristas armas y un portentoso camuflaje, disfruta matando a “presas humanas” para después coleccionar sus cráneos. Luego que mata a todo el pelotón metódicamente uno por uno, finalmente el depredador especial le concederá a Schwarzenneger el “honor” de una pelea a mano limpia, por ser el único ser humano que mostró verdaderas aptitudes guerreras (“Si sangra, podemos matarlo”, dice “Dutch” en la mitad del metraje de la cinta, cuando le cuentan que el ser ha dejado un luminoso líquido verde después de ser herido). Antes de la pelea, cuando el ser especial se saca sus armas y su casco y le muestra al humano su verdadera faz, una horripilante cara surcada por fauces membranosas y dientes, Schwarzenegger le comenta con evidente cara de asco: “You are a ugly son of bitch” (“eres un feo hijo de p—a”), que en su versión latina aparece traducido como “eres espantoso”. Un clásico del cine de ciencia ficción de los 80’.

6)“Ven a mí, hijo de Jor-El y arrodíllate ante Zod” (“SUPERMAN II”, 1980 )

Esta secuela de la exitosa “Superman I”, dirigida por Richard Donner y el británico Richard Lester, asombró a las audiencias al mostrar el espectacular enfrentamiento del hijo pródigo de Krypton con tres supermalvados originarios de su mismo planeta, los cuales, años atrás, antes del nacimiento de Superman, habían sido condenados a purgar sus crímenes en una especie de zona fantasma por el padre del superhéroe, Jor-El (Marlon Brando). Una vez liberado en la tierra, cuando el líder de los tres supervillanos, el general Zod (Terence Stamp), se entera por medio de Lex Luthor que el famoso Superman del cual todos hablan es nada más ni menos que Kal-El, el hijo de su carcelero, no puede evitar exclamar cuando se enfrenta a él en las calles de Metrópolis: “Ven a mí, hijo de Jor-El y arrodíllate ante Zod”. El héroe de la capa roja, por supuesto, hace caso omiso a su amenaza y se enfrenta a sus tres superenemigos en una recordada batalla urbana, la cual tendrá un inesperado y genial final en el propio hogar del superhéroe de la capa roja, la Fortaleza de la Soledad, en medio del Polo Norte.

7)“Eres un vampiro, Michael, mi propio hermano. Espera que se entere Mamá” (“GENERACIÓN PERDIDA”, 1987)

En esta recordada y taquillera película de vampiros, dirigida por Joel Shumacher, dos hermanos que llegan desde Arizona a vivir al balneario californiano de Santa Carla, un lugar donde recrudecen la actividad de las bandas juveniles y la desaparición de personas, terminarán relacionándose accidentalmente con un grupo de desalmados y juveniles vampiros motociclistas, liderados por el enigmático David (Kiefer Sutherland). Michael (Jason Patric), el mayor de los hermanos, por cortejar a una bella muchacha terminará yéndose de juerga con los vampiros y convertido si querer en un auténtico chupasangre. Cuando su hermano menor (el fallecido Corey Heim) se queda a solas con él un sábado en la noche y ve que su figura se vuelve translúcida en la noche, corre espantado a encerrarse en su habitación, no sin antes decirle: “Eres un vampiro, Michael. Una criatura de la noche. Mi propio hermano, un vampiro. Espera que se entere mamá”. Terror y risas a granel en una película que ya es un verdadero clásico de los 80’.

8)“Si alguien se mete conmigo, yo me meto con él” (“LOS INTOCABLES”, 1988)

El notable Brian de Palma se anotó otro exitazo en la taquilla y la crítica con su particular versión de la famosa serie de televisión “Los Intocables”, que narraba la lucha del agente federal Elliot Ness (Kevin Costner) contra el crimen organizado en los bajos fondos de Chicago, durante la convulsionada época de la “Ley seca”. Luego que Ness y los suyos comienzan su guerra sin cuartel contra la banda del mediático y brutal gángster Al Capone, interpretado por un gordo Robert Niro (que subió una decena de kilos para asumir este rol), el criminal les confidencia a los periodistas que quieren entrevistarlo en su hotel cuál es su forma de tratar a los policías que intentan acosarlo: “Si alguien se mete conmigo, yo me meto con él”, para a continuación agregar que “con unas palabras amables y una pistola cargada, llegarás más lejos que sólo con palabras amables”. En el epílogo de la cinta, cuando Elliot Ness ya ha acabado con la pandilla de Capone, un periodista le pregunta qué va a hacer ahora que ha sido anunciado el fin de la “Ley Seca”. Ness sólo le responde: “Tomarme un trago”.

9)“A copular” (“RISKY BUSINESS”, 1983)

En esta divertidísima comedia de adolescentes, que significó el primer éxito en la fulgurante carrera de Tom Cruise, se narra el particular fin de semana que vive Joel, un serio y emprendedor joven de Chicago que sueña con cortejar a bellas chicas y estudiar economía en una universidad de prestigio, y que al quedar solo en la casa de sus padres por varios días recibirá la visita de una bella prostituta que además de mostrarle los placeres del amor lo meterá en una infinidad de problemas, incluyendo el hundimiento del carísimo auto deportivo de su padre en el Lago Michigan y convertir la casa familiar en un improvisado prostíbulo para pagar las reparaciones del mismo carro. Al inicio de la película, cuando Joel conversa con su mejor amigo (Curtis Armstrong) y le dice que él quiere divertirse como todos, pero que tiene miedo de hipotecar su futuro por culpa de la juerga y las mujeres, Armstrong le suelta un parlamento que cambiará su vida: “A veces debes decir “What a fuck” (“A copular”). Porque copular te da libertad, la libertad te trae oportunidades y las oportunidades son las que te labran el futuro. Así que ya sabes. Debes decir “A copular”. Pero primero debes decirlo, porque si no puedes decirlo, no puedes hacerlo”.

10)”¿Hay alguien a bordo que sepa pilotar un avión? (“¿DONDE ESTÁ EL PILOTO?”, 1980)

En esta divertida parodia de las películas de desastres aéreos, los pilotos de un avión en pleno vuelo comienzan a desvanecerse por culpa de una intoxicación alimenticia, por lo que la azafata jefe no duda en tomar el micrófono del avión y decirles a los espantados pasajeros: “No hay motivo para alarmarse, y esperamos que disfruten al vuelo. Por cierto ¿Hay alguien a bordo que sepa pilotar un avión?”, desatando risibles escenas de pánico dentro de la nave. Otros momentos humorísticos de antología ocurren cuando el piloto le pregunta a un niño que ha entrado a la cabina del avión para conocer a los oficiales de vuelo: “¿Has correteado a tu nana?” o cuando uno de los periodistas le pregunta en el aeropuerto a un radio controlador cómo es el avión que está en problemas. Este, con una gran y beatífica sonrisa, le contesta: “Es un avión grande, blanco y hermoso, con dos imponentes alas”.

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X