Inicio » Los 80 »

Mazinger Z: La historia del inolvidable robot que cautivó a niños y adultos en los 80’

Entre 1979 y 1985 la televisión abierta de nuestro país emitió las aventuras animadas del “primer robot tripulado por un ser humano”.

Guía de: Los 80

En los años 70’ Go Nagai, un joven dibujante y guionista japonés, admirador de series animadas como “Astro boy” y “Gigantor”, que trataban sobre poderosos robots que luchaban contra las fuerzas del mal, decidió crear su propia serie animada de robots.

Un día, mientras manejaba e intentaba dar con el concepto adecuado para su creación, mientras se encontraba en una congestión de tráfico, pensó que sería genial que a su coche le salieran piernas y así poder sortear el resto de automóviles que le impedían el paso. De esta idea nació su inspiración: un poderoso y estilizado robot gigante que podría ser controlado desde su interior, como si fuera un automóvil. Así nació Mazinger Z, cuyo nombre fue construido usando algunas sílabas de las palabras “japonesama” (“demonio”), “jin” (“Dios”) y “energer”. Jugando con la dualidad de los conceptos del bien y del mal, el nombre le confería al Mazinger Z una doble faceta: podía ser un benefactor o un destructor, según el uso que se le diera.

Mazinger Z poster

Mazinger Z _ 3

Koji

La historia de Mazinger Z, en los primeros capítulos de la serie animada, partía con el profesor Juzo Kabuto, quien junto con otros científicos como el Doctor Infierno (o dr. Hell) hacían un gran descubrimiento en la isla de Rodas: durante una investigación arqueológica eran hallados los restos de unos gigantescos autómatas milenarios, enterrados bajo las ruinas de una antigua civilización micénica. Después de terminar su investigación, el Dr. Infierno reunía a todos los científicos y les presentaba a los ciclópeos robots ya restaurados, manifestándoles su intención de conquistar el mundo. Cuando el resto de los científicos se negaban a seguir sus órdenes, el doctor Infierno, con un bastón de mando, despertaba a los robots para masacrar a todos los presentes. Sólo el profesor Kabuto lograba escapar de la masacre, refugiándose luego en Japón, donde creaba a Mazinger Z para detener los planes del Dr Infierno, usando la aleación Z de su invención, la energía fotoatómica y el japonium, un nuevo elemento metálico más resistente que el acero.

Antes que el Barón Ashler, un inquietante personaje aliado del doctor Infierno que tenía la mitad del rostro de un hombre y la mitad del rostro de una mujer (era un engendro creado de la unión de dos momias de un hombre y una mujer sacerdotes Mikenes, que fueron partidas a la mitad), asesinara al Dr. Kabuto, éste conseguía contarle a su joven nieto Koji Kabuto, quien era huérfano de padre y madre, de la existencia de Mazinger Z, cediéndole la responsabilidad de manejar al robot a través de una nave aérea que se instalaba en su cabeza.

Barón_Ashler

MazingerZ_DoctorHell

A partir de entonces, el Dr. Infierno y el Barón Ashler comenzaban a acechar constantemente con sus horripilantes creaciones mecanizadas a la Humanidad, sin embargo allí siempre estaba Koji y Mazinger Z para desbaratar sus planes, ayudado por varios aliados, como el Dr. Yumi, un asistente del Dr. Kabuto, que además de atender y supervisar la ingeniería de Mazinger Z, había creado un robot de nombre Afrodita A, un robot femenino que lanzaba sus famosos misiles pectorales y que era pilotado por su hija, Sayaka Yumi. La joven, por cierto, mantenía una relación de amor y odio con Koji Kabuto, debido al orgullo y machismo de éste último.

Otros personajes secundarios eran Shiro Kabuto, el hermano menor de Koji, los profesores Sewashi, Nossori y Morimori, y Boss, el gordo líder de una banda de motociclistas del Instituto donde estudiaba Kōji, quien junto a sus dos amigos, también construía y pilotaba un grotesco robot construido de chatarra llamado igual que él, “Robot Boss” , intentando en vano igualar las hazañas que Koji hacía con el poderoso Mazinger Z.

Las armas de Mazinger Z

Las armas de Mazinger Z eran su mayor baza frente a sus enemigos. De sus ojos surgían rayos fotónicos que enfocados hacia el enemigo lo hacían saltar en pedazos; de la reja que cubría su mentón salían sus famosos vientos huracanados, propulsados por unas potentes turbinas; de las aletas de color rojo que lucía sobre sus pectorales podía emitir calor nuclear o un haz de energía fotónica de alta concentración que podía derretir los metales más resistentes. Además, podía arrojar misiles alojados en su vientre y arrojar sus puños atómicos, los que, autopropulsados, una vez que destruían el objetivo, volvían a su posición original.

Armas Mazinger Z

mazinger Jet

Particularmente emocionante es el capítulo en que Mazinger estrena el jet scrander, un par de alas autopropulsadas con dos cohetes que le permitían volar, pues, al ser un robot terrestre, siempre quedaba a merced de los ataques de los engendros mecanizados voladores del Dr. Infierno. El jet scrander era lanzado desde una plataforma ubicada en la falda de una montaña oculta, en dirección al lugar donde estuviera peleando Mazinger Z. Estas alas voladoras, luego de encontrar a Mazinger, se acoplaban a él, ciñéndose a su estructura mediante una pinza.

Mazinger Z y Koji Kabuto, uno sola entidad

Pero, pese a sus fenomenales armas, Mazinger Z no era nada sin el piloto humano que lo dirigía desde dentro: Kōji Kabuto, quien, tripulando un aerodeslizador se acoplaba en la cabeza del robot, que siempre emergía desde una hangar oculto debajo de una piscina de agua, para que éste cobrara vida. Curiosamente, el apellido de Koji proviene de la palabra japonesa que significa “casco”, coincidiendo con el hecho de que para que el robot funcione necesitaba ponerse a Koji en la cabeza.

Koji y Mazinger Z III
Pilder

y Koji 2

En varios capítulos, en todo caso, parecía que el robot tuviera vida propia pues Koji a veces se lo encontraba fuera de su hangar, como si estuviera impaciente por ir a la pelea. Otra característica que adoptaba este compenetrado tándem piloto-robot era que al ir el robot tripulado, los constantes golpes, sacudidas, zarandeos, electroshocks y otros males que Mazinger Z debía soportar también eran sufridos por Koji.

Las razones del éxito de Mazinger Z

Chile fue el primer país en América Latina que transmitió por televisión Mazinger Z. Primero fue emitido por Canal 13 entre los años 1979 y 1981, a las 20.00 hrs, justo antes del noticiero central, pero pronto el programa debió ser traslado al horario de la mañana debido a los reclamos de varias asociaciones de padres que reclamaron por la violencia desmedida de la serie. Posteriormente, Mazinger Z fue emitido por UCV Televisión entre 1982 y 1985, período donde alcanzó su máxima popularidad (muchos adultos chilenos todavía deben recordar el lanzamiento del álbum de Mazinger Z, que se transformó en un gran fenómeno de ventas entre el público infantil).

Mazinger 1

Mazinger Z, al cabo, se convirtió en Chile en uno de las series animadas más populares de la década, fenómeno que ocurrió también en España y en la mayoría de los países de habla hispana de nuestro continente. Las razones del éxito, por supuesto, son varias.

El español J. Aurelio Sanz-Arranz, autor del libro “Mazinger Z: La Enciclopedia”, explica que “Mazinger Z fue pionero, porque fue el primero de los robots gigantes tripulados en la ficción. Tuvo un gran éxito en Japón, tras el estreno de la serie animada en 1972 y marcó las bases del género. Tras él, surgieron numerosas series de temática similar. El éxito de Mazinger Z en Japón propició que fuera exportado al mercado internacional, y se emitiera en muchos países, consiguiendo a su vez gran éxito en varios de ellos. Alcanzó un éxito mundial porque tiene una mezcla muy acertada de tecnología, valor, honor, audacia, aventuras y grandes personajes. Fue una serie pionera, que sirvió de modelo a muchas producciones posteriores. No era una serie sólo “para niños”, sino para todos los públicos; por tanto, su calidad también la puede apreciar un adulto”.

SALIDA_MAZINGER_Z_001.JPG

descarga

female-mazinger-aphrodite

Sanz-Arranz agrega que “los personajes de la serie son auténticos arquetipos, la definición perfecta de sí mismos: el piloto huérfano, la chica que lo ayuda, el amigo fiel, el científico estratega, el doctor loco y sus ayudantes estrafalarios e incompetentes. La serie original constaba de 92 episodios, pero en algunos países, como España, sólo se pudieron ver una treintena de episodios, no consecutivos, porque algunos la consideraban demasiado violenta y poco apropiada para el público infantil. Muchos decían que Mazinger era una serie machista, pero a eso hay que responder con un sí y con un no. Hay personajes como Koji, que se muestra bastante machista en ocasiones. Pero también está Sayaka, una mujer fuerte, que sale a luchar contra el enemigo, y desea ser independiente de Koji, e incluso reemplazarlo. Fue algo novedoso en la época, hace 40 años, y rompió con el modelo típico de mujer callada y complaciente, compañera fiel del héroe masculino. Para muchos hoy está pendiente quizás hacer una película de Mazinger Z, un deseo muy extendido entre los aficionados de todo el mundo, porque, sin duda, es un personaje fascinante”.

Introducción serie Mazinger Z:

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X