Inicio » Los 90 »

El millonario “Striptease” que convirtió a Demi Moore en la actriz mejor pagada de Hollywood

En 1996, la entonces esposa de Bruce Willis protagonizó una fallida película que sería masacrada por la crítica.

Guía de: Los 90

A mediados de los ’90, la actriz Demetria Guynes, mejor conocida como Demi Moore, era la interprete mejor pagada de Hollywood. Tras irrumpir en los años 80’ en el denominado “Brat Pack” (grupo de jóvenes actores y actrices como Molly Ringwald, Rob Lowe, Emilio Estevez o Judd Nelson), Demi había construido una exitosa carrera en Hollywood gracias a películas como “Ghost, la Sombra del Amor” (1990), “Cuestión de honor” (1992), “Una propuesta indecente” (1993) y “Acoso sexual” (1994), en la cual interpretaba a una arbitraria ejecutiva y depredadora sexual que buscaba acostarse con uno de sus subordinados.

Además de su destacado trabajo en el cine, el matrimonio de Demi Moore con el famosísimo actor Bruce Willis contribuyó a cimentar su estatus de icono cultural y cinematográfico, que se coronó con la mítica portada de la revista Vanity Fair USA, en la que Demi posó desnuda y embarazada de ocho meses. Por entonces, obsesionada con su belleza apariencia personal, Demi Moore se sometió a una cirugía plástica para aumentar su busto.

demi-moore.striptease

La operación atrajo la atención del estudio Columbia, que le ofreció a Demi Moore un jugoso cheque de 12.5 millones de dólares por protagonizar la película “Striptease”. Cuando dio el sí, se convirtió en la actriz mejor pagada de la historia.

En la película “Striptease”, dirigida y escrita por Andrew Bergman a partir de la novela del mismo nombre, Demi Moore interpretaba a Erin Grant, una bella y joven madre que, tras perder su trabajo y la custodia de su pequeña hija, se veía obligada a trabajar como bailarina en un club de striptease para poder afrontar los elevados gastos económicos judiciales para recuperar su custodia. En su nuevo trabajo, Erin no tardaba en llamar la atención de un corrupto congresista norteamericano (interpretado por el actor Burt Reynolds), un cliente habitual del local.

Demi 7

La primera escena de desnudo de la película “Striptease” fue rodada con 200 extras que no recibieron ningún sueldo porque “el premio es ver a Demi Moore desnuda”.

Sin embargo, tras su estreno y pese a que la novela en que se basó la película era muy divertida, “Striptease” se convertiría en una monumental debacle en todos los niveles. Fracasó en taquilla, fue odiada por los críticos y ganó seis premios Golden Raspberry o Razzies, los anti Oscar que premiaban lo más malo de la temporada en Hollywood.

DEmi on stage

Las reseñas que se hicieron contra “Striptease” también serían despiadadas. El famoso crítico Roger Ebert, del Chicago Sun-Times, si bien valoró a algunos de los personajes, concluyó que la película fracasó porque “todos los personajes son graciosos menos el de Demi Moore”. El también célebre crítico Leonard Maltin, en tanto, escribió en su famosa guía de películas que “Striptease” era muy deprimente, y “no es lo suficientemente divertida, o suficientemente dramática, o suficientemente sexy, o suficientemente mala, para calificarla como entretenimiento en cualquier categoría”.

Al parecer, la campaña de promoción de “Striptease” había sido demasiado confusa, pues se la catalogó erróneamente como una “comedia sexual”. Por otra parte, Demi Moore se empeñó en publicitar la cinta como un drama familiar en el que una madre estaba dispuesta a todo por recuperar la custodia de su hija, lo que la obligaba a arrastrarse semidesnuda por la pasarela del local nocturno donde trabajaba.

Los bailes eróticos de Demi Moore, según los críticos, tampoco eran demasiado pertinentes con la trama de “Striptease”, que no disimulaba ser una muy estúpida excusa para que la famosa actriz se contoneara usando sugerentes y mínimas prendas arriba del escenario.

“Striptease” no sería el primer fracaso de una superestrella de Hollywood, pero sí uno de los más castigados. De todos modos, después de protagonizar la fallida película, Demi Moore se afeitó la cabeza para interpretar a la primera mujer que se sometía a un entrenamiento como soldado SEAL en la película de Ridley Scott “G.I. Jane” (1997), que sería un éxito de taquilla moderado.

Después de esta cinta, Demi Moore se alejó de los reflectores para mudarse a Hailey, Idaho, donde se dedicó a criar a sus tres hijas. Durante tres años estuvo apartada de los medios y en el nuevo milenio sólo volvería a la pantalla grande para interpretar el papel de una villana en la película de acción de 2003 “Charlie’s Angels: Full Throttle” junto con Cameron Diaz, Drew Barrymore y Lucy Liu.

Tras protagonizar cintas como “Mrs. Brooks” (2002) y “Margin Call” (2011), algunas películas independientes y una que otra serie de televisión, Demi Moore, un ícono cinematográfico de los años 90’, se ha mantenido alejada del cine y la televisión, aunque siempre ha dicho que no necesita trabajar, pues es millonaria. Su última aparición sería en La comedia “Rough Night” (2017), donde interpretaba a una ninfómana.

A propósito de la película “Striptease”, que convirtió en 1996 a Demi Moore en la actriz mejor pagada del mundo, su hija Rumer Willis, que en esa cinta interpretó a la pequeña hija de la protagonista, publicó recientemente en sus redes sociales una fotografía donde aparece abrazada con su madre en los camerinos, durante una pausa en el rodaje de la película.

La imagen sería acompañada del siguiente comentario: “Feliz cumpleaños, M A M A, me siento agradecida de vivir esta vida contigo. Tú eres la más rebelde, inocente, guerrera y boba mujer escorpión que conozco. Te amo hasta la luna”.

demi-moore.striptease-1

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios