Inicio » Los 90 »

Kurt Cobain: Su memorable fotografía rodeado de cabezas de muñecas

El fotógrafo Mark Seliger le tomó al líder de Nirvana en 1993 una artística y singular imagen.

Guía de: Los 90

Kurt Cobain fue, sin duda, uno de los artistas más fotografiados de los años 90′. El talentoso y atormentado músico de Seattle no sólo se ganó miles de portadas en su calidad de líder y cantante de Nirvana, sino que también era perseguido por los paparazzis de turno debido a su singular aspecto físico: delgado, largo cabello rubio y melancólicos ojos azules, todo ello acompañado de un poco llamativo vestuario (jeans ajados, zapatillas, poleras, camisas y chalecas de lana) que lo convirtieron en todo un referente visual para los adolescentes y fans de la época.

085008_568072

Sin embargo, entre las miles de fotografías que le hicieron a Kurt Cobain, destaca una lograda y artística imagen captada por el fotógrafo Mark Seliger en octubre de 1993, medio año antes de la trágica y prematura muerte del cantante de “Smell Like Teen Spirit”.

En aquella imagen, la blonda cabeza de Cobain aparece al lado de las cabezas de varias muñecas, logrando un curioso efecto óptico:

Kurt Cobain, 1993. Photo by Mark Seliger

El fotógrafo Mark Seliger recordaría que “esta foto la tomé en Michigan cuando la banda estaba de gira por Estados Unidos tras el lanzamiento del álbum ‘In Utero’. Fue bastante fácil, creo, porque ya teníamos un vínculo, pues ya habíamos tenido una sesión de fotos. Mi hermana me ayudó a encargar las cabezas de las muñecas en Nueva York y las dispusimos en un altar con rosales que compré de una floristería y dejé que se marchitaran. Se pretendía que la imagen fuera surrealista (más una naturaleza muerta que un retrato), pero Kurt la entendió y la banda estaba realmente entusiasmada con el concepto”.

El fotógrafo Mark Seliger y otra de las fotos que le tomó a Kurt Cobain.

El fotógrafo Mark Seliger y otra de las fotos que le tomó a Kurt Cobain.

Seliger concluyé que “sólo fotografié a Kurt dos veces, pero siempre lo encontré tan generoso y gentil. Probé variaciones con toda la banda, pero nada funcionó tan bien como Kurt solo. Había algo en él que unía la imagen. Había tanta intensidad en sus ojos y belleza en su rostro, incluso con el desgaste del camino y el dolor físico por el que había pasado. Por entonces, a Kurt las cosas le iban bastante bien. Seis meses después, me sorprendió saber que había fallecido”.

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios