Inicio » Los 90 »

La fatídica noche de Metallica y Guns N’ Roses en 1992: Violentos disturbios y la cara más controvertida de Axl Rose

El 8 de agosto, el cantante James Hetfield se quemó vivo y el líder de la histórica banda no hizo nada para salvar el show.

Guía de: Los 90

El 8 de agosto de 1992 fue la fecha elegida para que en el Olympic Stadium de Montreal, en Canadá, se brindara uno de los conciertos más épicos que un fanático del rock se pudiera imaginar. Ese día iban a tocar juntos Metallica y Guns N’ Roses, dos de las bandas más populares del mundo por entonces, en un show que comenzaría de formal normal pero que, tras un accidente donde el cantante de Metallica James Hetfield sufriría graves quemaduras, degeneraría en violentos disturbios e incidentes callejeros, daños de millones de dólares y la prohibición de que los Guns N’ Roses tocaran allí de por vida.

Axl Rose y James Hetfield, vocalistas de los grupos Guns N' Roses y Metallica, respectivamente.

Axl Rose y James Hetfield, vocalistas de los grupos Guns N’ Roses y Metallica, respectivamente.

El show comenzó normalmente, para delirio de los 50 mil espectadores que abarrotaron el Olympic Stadium de Montreal. Metallica, que por entonces gozaba del éxito mundial de su disco “Black Album”, estaba brindando un energético concierto hasta que ocurrió un incidente que cambiaría drásticamente el curso de todos los acontecimientos. Cuando interpretaban la canción “Fade to Black”, el cantante James Hetfield se paró sobre una torre de pirotecnia en el momento en que ésta se encendía, lo que le ocasionó quedar expuesto directamente al fuego y sufrir quemaduras de segundo y tercer grado en uno de sus brazos y en la cara.

JH

“Yo estaba tocando la guitarra y esas llamas de colores comenzaron a salir del piso. Yo estaba un poco confundido y no sabía para dónde ir, caminé hacia adelante y hacia atrás. El encargado de prenderlas no vio que yo estaba atrás, entonces una enorme llama de color salió justo debajo de mis pies. Instantáneamente la veo y me doy vuelta, pero ya me había alcanzado el brazo y parte de la cara. El dolor que sentí fue insoportable”, recordaría el artista, mientras que su compañero, Kirk Hammet, rememoraría que “podías ver la piel de James ampollándose producto de las quemaduras”.

El momento en que el baterista  Lars Ulrich anuncia al público del Olympic Stadium de Montreal que el concierto de  Metallica se debía suspender debido a las graves quemaduras sufridas por el cantante James Hetfield.

El momento en que el baterista Lars Ulrich anuncia al público del Olympic Stadium de Montreal que el concierto de Metallica se debía suspender debido a las graves quemaduras sufridas por el cantante James Hetfield.

Metallica interrumpió de inmediato su concierto para que su líder fuera trasladado al hospital más cercano para recibir atención médica de urgencia. El público que se encontraba en el Olimpic Stadium de Montreal quedó atónito por lo que había ocurrido, pero por suerte aún podría disfrutar del show de los Guns N’ Roses. Sin embargo, el díscolo e imprevisible vocalista Axl Rose se encargaría de decir otra cosa, pues luego que los Guns salieran a escena y tocaran unas cuantas canciones, el cantante, enfurecido porque funcionaba mal un monitor, retiró al grupo del escenario.

Axl

“Guns N’ Roses hubiera podido salir y haber salvado toda la situación, sencillamente tocando durante las tres horas que quedaban. Pero eso no iba a ocurrir. Axl sacó a toda la banda del escenario”, relató el baterista Lars Ulrich, mientras que el cantante James Hetfield añadió que “él pudo convertirse en un héroe, hubiéramos podido continuar el espectáculo si su banda hubiera tocado, a eso habíamos venido, a tocar… pero a Axl le dio una rabieta. El monitor no era de su agrado y se enfureció de una forma desproporcionada. Todo lo que ocurrió esa noche fue algo casi gracioso, yo me prendí como una antorcha y él me opacó”.

El guitarrista Kirk Hammet añadiría que “Axl dijo algo en el micrófono, lo arrojó al piso y salió del escenario. No quería que nadie le robara el show, y ahí fue cuando se armó a lo grande”.

JH AR

En efecto, en vista que los Guns N’ Roses habían terminado prematuramente su show, los furiosos espectadores que habían ido al Olimpic Stadium de Montreal comenzaron a destrozar el recinto. Luego, en las afueras, voltearon patrulleros, se enfrentaron con la policía y quemaron todo cuanto encontraron a su paso. Un concierto de rock que iba a ser una fiesta épica y musical se había convertido, en menos de una hora, en un verdadero infierno.

Metallica-y-Guns

Jason Newsted, bajista de Metallica, recordaría que “la gente no nos dejaba salir. Nos dirigimos hacia los camarines y allí estaban los integrantes de los Guns N’ Roses, sentados como si nada hubiera ocurrido. Axl tenía un cigarrillo en una mano y una copa de champaña en la otra y dice: ‘Mi voz me está dando problemas’… ¿Tu voz te está dando problemas?’, a lo que le respondí: ‘Entonces no deberías estar bebiendo ni fumando’. No podíamos estar de acuerdo con Axl y su actitud. Así que aprendimos mucho acerca de lo que una banda de rock nunca debe hacer”. Su compañero Kirk Hammet recordó, por su parte, que al ver a Axl Rose “por un instante creí ver la imagen de Roma cuando se estaba quemando y Nerón continuaba tranquilo tocando su lira”.

La gira de Metallica y los Guns N’ Roses, debido al accidente de James Hetfield, se paralizó durante unas dos semanas y no se reanudó sino hasta el 25 de agosto, cuando el músico volvió al escenario, aunque sólo lo hizo cantando, pues estaba totalmente imposibilitado de tocar la guitarra.

JH hurt

Como era previsible, cuando por fin se acabó el tour y luego del funesto episodio ocurrido en el estadio de Montreal, Metallica y Guns N’ Roses jamás volvieron a organizar nada juntos. Cada una de las bandas siguió su camino, manteniendo en los años siguientes casi el mismo comportamiento que tuvieron aquella noche. El grupo liderado por James Hetfield y Lars Ulrich siempre actuaría en los años venideros de manera ciento por ciento profesional, mientras que el imprevisible comportamiento de Axl Rose y los suyos siempre dejó mucho que desear, tal como se apreció en la primera visita que los Guns N’ Roses hicieron a nuestro país, en diciembre de 1992, cuando Rose salió al escenario completamente borracho y comenzó a insultar al público.

Video de Metallica: “Wherever I May Roam” (1991):

 

Video de Guns N’ Roses: “November Rain” (1991):

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios