Inicio » Los 90 »

La Guerra del Golfo Pérsico de 1991: El conflicto armado que paralizó el mundo

En 1991 una coalición de 34 países liderados por Estados Unidos se enfrentó en una corta guerra con las fuerzas de Irak del dictador Saddam Hussein.

Guía de: Los 90

Al amanecer del 2 de agosto de 1990 tropas de infantería iraquíes, apoyados por vehículos armados y siguiendo una orden decretada por el presidente de Irak, el dictador Saddam Hussein, cruzaron la frontera e invadieron el vecino país de Kuwait. La razón de esta invasión era básicamente económica, es decir, hacerse de la producción petrolera de Kuwait, y aliviar las alicaídas arcas fiscales de Irak, país que también vivía de las ventas del oro negro y que venía saliendo de una costosa guerra con Irán (1980-1988), conflicto que le había dejado deudas por más de 40 mil millones de dólares.

Saddam Hussein.

Saddam Hussein.

El ejército de Kuwait fue rápidamente vencido por las fuerzas iraquíes, aunque la familia real que gobernaba ese país tuvo tiempo de escapar. Saddam Hussein, que había descrito cínicamente la invasión como la “liberación” del pueblo de las manos del Emir y que con este triunfo deseaba perfilarse como un nuevo líder del mundo árabe y mejorar su alicaído prestigio en la región, ordenó entonces la anexión oficial de Kuwait, nombrando a un gobernador provincial. La ONU, después de condenar oficialmente la acción armada, aprobó la resolución 660 que significó que el 16 de enero de 1991 una coalición internacional de 34 países, liderada por Estados Unidos, iniciara una campaña militar con el fin de obligar al ejército invasor a replegarse de Kuwait.

La coalición de la ONU, para esos efectos, logró reunir un ejército de casi un millón de hombres, además de dos mil carros de combate, 1.800 aviones y una flota de 100 barcos de guerra (el mayor contingente fue el estadounidense, con 415 mil soldados). Irak, por su parte, disponía de un ejército de más de medio millón de hombres (donde destacaba la Guardia Republicana, el cuerpo de élite del ejército iraquí), además de 4.500 carros de combate y unos 700 aviones, entre los que destacaban los aviones MIG, de fabricación soviética. También contaron con un buen número de misiles Scud-B de alcance medio y algunas plataformas móviles con las cuales era posible dispararlos desde cualquier zona en Irak.

La ofensiva aliada recibió el nombre de “Tormenta del desierto” y se inició con una serie de bombardeos a varios blancos (como tres palacios presidenciales, el Ministerio de Defensa iraquí y una fábrica de ensamblaje de misiles Scud), en los que se utilizaron 100 misiles crucero Tomahawk disparados desde barcos estadounidenses estacionados en aguas del mar Rojo y el Golfo Pérsico. Durante la primera semana de ataques aéreos, la coalición anunció que se había logrado la destrucción de al menos 350 aviones enemigos, mientras que los iraquíes afirmaban haber derribado 60 aviones aliados.

El famoso misil de guerra Scud, de fabricación soviética., que los iraquíes utilizaron básicamente en sus bombardeos a Israel, para  obligar a este país a entrar en la guerra.

El famoso misil de guerra Scud, de fabricación soviética., que los iraquíes utilizaron básicamente en sus bombardeos a Israel, para obligar a este país a entrar en la guerra.

Bombardeo a Israel

En un intento por romper la coalición y provocar la salida de Egipto, Siria, Arabia Saudita y otras naciones árabes del conflicto, Saddam Hussein dio la orden de bombardear con misiles Scud las ciudades israelíes de Tel Aviv y Haifa, para obligar al estado hebreo a entrar en la guerra, cosa que no consiguieron. Para proteger a Israel de la lluvia de misiles Scud que comenzaron a llover del cielo, el ejército de Estados Unidos dispuso la instalación de seis baterías de misiles Patriot –antimisiles Scud- en territorio israelí, dos en Turquía y 21 en Arabia Saudita.

Un misil Patriot es lanzado desde una ciudad de Israel para interceptar a un misil Scud que se aproxima al lugar.

Un misil Patriot es lanzado desde una ciudad de Israel para interceptar a un misil Scud que se aproxima al lugar.

El poder aéreo de los aliados en la Guerra del Golfo Pérsico en 1991 fue incontrarrestable.

El poder aéreo de los aliados en la Guerra del Golfo Pérsico en 1991 fue incontrarrestable.

Los aliados desde el principio de las acciones desplegaron una formidable ofensiva aérea que fue todo un éxito, debido básicamente a que poseían aviones de última generación como el F-15 Eagle, el F-14 Tomcat y el avión EF-111A, considerado por entonces el mejor avión de guerra electrónica del mundo.

En esta guerra se estrenó, además, oficialmente el caza Stealth, llamado también “avión invisible” debido a su capacidad para eludir a los radares, que no sufrió daño alguno, y produjo grandes estragos en puntos vitales de comunicación e inteligencia iraquíes, puesto que ningún sistema antiaéreo pudo detectarlo. Luego de perder casi todos sus aviones en los bombardeos y en los combates en los cielos (los aliados sólo perderían 61 aparatos), los iraquíes quedaron privados de fuerza aérea, por lo que se concentraron en proteger sus tropas y su equipo blindado bajo tierra, pues los aliados ya habían comenzado una serie de bombardeos sobre todas las ciudades importantes de Irak, que sufrieron severos daños, además de causar cientos de víctimas civiles.

El militar norteamericano Norman Schwarzkopf,  General en jefe de las fuerzas aliada durante el conflicto del Golfo Pérsico.

El militar norteamericano Norman Schwarzkopf, General en jefe de las fuerzas aliada durante el conflicto del Golfo Pérsico.

Con los aliados como dueños absolutos de los cielos, el jefe de las fuerzas aliadas, el general norteamericano Norman Schwarzkopf, un militar con fama de duro, pero que siempre estaba preocupado por el bienestar y la seguridad de sus hombres, ordenó el inicio de la operación “Sable del desierto”, nombre que se le dio a la ofensiva terrestre masiva aliada sobre Kuwait, aprovechando que los iraquíes habían comenzado a replegarse desde principios de febrero y la moral de sus tropas era baja (de las 42 divisiones desplegadas en Kuwait, al menos 14 habían sido desbandadas y sólo 19 conservaban entre un 60 % y un 70 % de sus capacidades de combate, sin mencionar que ya habían comenzado las deserciones en masa).

A los dos días de haberse iniciado el asalto terrestre, de hecho, unos cien mil soldados iraquíes se rindieron en masa ante las fuerzas de la coalición que avanzaron en forma incontenible (uno de los oficiales estadounidenses llegó a asegurar que atravesaban las pocas líneas iraquíes que encontraban como “cuchillo en mantequilla”).

La única batalla de cierta importancia de esta fase final de la guerra fue la denominada “73 Easting”, que se produjo el 26 de febrero de 1991 cuando carros de combate del séptimo cuerpo de los aliados se toparon con la división Tawakalna de la Guardia Republicana, con más de 3000 blindados, que se retiraban. Este encuentro, que provocó un enfrentamiento que duró alrededor de seis horas, se convertiría al cabo en la mayor batalla de blindados de la historia reciente, por detrás de la famosa batalla de Kursk, que enfrentó a miles de tanques alemanes y tanques soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial.

Las victoriosas fuerzas americanas en una ciudad de Irak.

Las victoriosas fuerzas americanas en una ciudad de Irak.

George Bush, presidente de Estados Unidos de la época, visitando a las tropas norteamericanas emplazadas en el Golfo Pérsico.

George Bush, presidente de Estados Unidos de la época, visitando a las tropas norteamericanas emplazadas en el Golfo Pérsico.

El 28 de febrero de 1991, finalmente, Irak, que durante la retirada de sus tropas de Kuwait incendió 700 pozos de petróleo en ese país, causando terribles daños ambientales, se rindió oficialmente y aceptó las condiciones impuestas por las Naciones Unidas. Los aliados sólo habían perdido 378 soldados, mientras que unos mil resultaron heridos. Las bajas de los iraquíes, por su parte, oscilaron entre los 25 mil y los 30 mil muertos.

Saddam Hussein, que había llamado a esta guerra “La Madre de todas las batallas”, logró pese a la categórica derrota mantenerse en el poder y siguió manteniendo una actitud desafiante ante los países occidentales, pero, tras ser derrotado nuevamente en el año 2003 en la llamada Segunda Guerra del Golfo Pérsico, en noviembre del 2006, tras dos años de juicio, sería condenado, junto con otros dos acusados, “a morir en la horca” por el Alto Tribunal Penal iraquí, que lo encontró culpable de haber cometido un crimen contra la Humanidad, por la ejecución de 148 chiítas de la aldea de Duyail en 1982.

Hussein sería ejecutado en presencia de un clérigo, un médico y un juez el día 30 de diciembre de 2006, y su cuerpo fue entregado a sus familiares para ser enterrado en su ciudad natal de Tikrit.

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X