Inicio » Los 90 »

La historia de “La Pachanga”, la famosa canción del grupo argentino Vilma Palma e Vampiros

Esta alegre canción de 1992 se hizo famosa en toda Latinoamérica.

Guía de: Los 90

La historia cuenta que en septiembre de 1990 Mario “El Pájaro” Gómez y Jorge Risso, dos ex integrantes de la banda musical argentina ochentera Identikit, decidieron formar otro grupo en Rosario, populosa ciudad trasandina donde se vivía un ambiente musical muy intenso y variado. Gómez, quien tocaba la batería en Identikit y sólo se había atrevido a cantar en la ducha, relataría en una entrevista con el sitio Infobae “que Jorge me preguntó: “¿Por qué no cantás vos?”. Así que lo hice y empezamos a componer nuestros primeros temas. Posteriormente se integrarían el resto de los músicos y las dos coristas, que le dieron el sello musical definitivo a nuestra banda”.

Pachanga Vilma Palma

“El Pájaro” Gömez agrega que “decidimos bautizarnos como Vilma Palma e Vampiros, un nombre que llamó mucho la atención de la gente y que tenía una historia muy particular, pues en las paredes de una mueblería de Rosario, un grupo de empleados despedidos se había vengado de la dueña del local escribiendo un gran graffiti que decía: “Vilma Palma e hijos, vampiros de los obreros. Revolución obrera”. Con el tiempo, la inscripción se fue borrando y sólo se podía leer “Vilma Palma e Vampiros”, nombre que finalmente, casi como una broma, elegimos para bautizar a nuestro grupo”.

Uno de los primeros temas que compusieron los integrantes de Vilma Palma e Vampiros se llamaba “La Pachanga”, canción que, según Gómez, “salió” en cosa de unos minutos. “”Gustavo, nuestro tecladista, empezó a tocar en el teclado el “pam, pam” del principio, yo me puse a tararear y ahí dije: “¡Pará!”. Y fuimos sacando la canción. Después se vino la parte del rap. Fue en dos minutos”, cuenta el mismo “Pájaro” Gómez, quien detalla que la divertida letra de la canción, que en su coro decía la frase “Pasame más tinto se vino La Pachanga / Dale Pelado no pares nunca más / Los chicos se quejan si la noche no es larga / Las chicas se dejan si el tinto se acabó”, describe los vaivenes amorosos de una pareja y una salida nocturna.

Pachanga Vilma Palma

“En realidad la letra de la canción tiene que ver un poco con la joda (palabra argentina que alude a la diversión y al jolgorio o a una broma o chiste que se hace a alguien) que se vivía en aquella época en Rosario, joda que nosotros también hacíamos en los boliches a los que íbamos a divertirnos”, explica “El Pájaro” Gómez, quien de inmediato contactó al presidente del sello EMI en Argentina para mostrarle el demo de “La Pachanga” y conseguir así un primer contrato discográfico. “Allí nos pasó una anécdota muy buena, porque cuando le hice escuchar el tema el asistente preguntó: “¿Quién canta? ¿Cerati?”. Nunca me voy a olvidar de eso. Y el tipo me dice ‘¡Qué bien suena esto!’”, aunque después no nos contactaron más”.

De todos modos, al poco tiempo, después que en una presentación en un local nocturno de Rosario el público se pusiera a saltar de manera frenética mientras el grupo tocaba “La Pachanga”, un ejecutivo del sello independiente Barca Records quedó sorprendido por la potencia de la canción y la recepción del público, así que no dudó en contratar a Vilma Palma e Vampiros para que grabara su primer disco, que se llamaría igual que la banda y saldría a la venta en 1992.

Pachanga Vilma Palma

Como era de esperarse, el primer gran hit de la placa debut de Vilma Palma e Vampiros fue “La Pachanga”, un tema que se tomó todos los rankings de popularidad de las radios de Argentina, gracias a su contagioso y bailable ritmo, su divertida letra, la parte rapeada y los coros de las dos chicas. La canción, en un país tan futbolizado como Argentina, incluso no demoró en ser adoptada como cántico por las barras bravas de fútbol.

A los pocos meses de aquello, “La Pachanga” comenzaría a sonar en nuestro país, convirtiéndose en uno de los grandes hits del verano de 1993, así como en el resto de varios países de Latinoamérica, elevando las ventas del disco debut de Vilma Palma e Vampiros -que también contenía los exitosos singles “Bye Bye” y “Un camino hasta vos”- por sobre el millón de copias vendidas.

Pachanga Vilma Palma

Curiosamente, debido a la gran popularidad que alcanzó la canción en su país natal, muchos melómanos trasandinos comenzaron a preguntarse quién era el intrigante personaje pelado que aparece mencionado en el estribillo de la canción, cuando “El Pájaro” Gómez canta la famosa frase “Dale, Pelado, no pares nunca más”. Muchos años después, el mismo cantante aclararía que se trataba de “Edgardo Mancinelli, mejor conocido como “El Pelado”, un DJ de Rosario muy conocido que nos empezó a dar difusión desde los comienzos. Un gran amigo. El “Dale, Pelado” de la letra era decir de alguna manera: “Dale, Pelado, seguí poniendo música”.

Pachanga Vilma Palma

Después del suceso continental de “La Pachanga”, el grupo grabaría un segundo álbum, 3980, que contenía otros exitosos singles como “Auto rojo” y “Me vuelvo loco por vos”. Al poco tiempo tocarían con regularidad en toda Latinoamérica, Estados Unidos e incluso en algunos algunos países europeos.

Hoy, después de casi tres décadas de carrera y más de una docena de discos editados, el grupo Vilma Palma e Vampiros sigue activo, aunque para los nostálgicos de los años 90’ siempre serán los intérpretes de “La Pachanga”, unas de las canciones en español más bailables, populares y alegres de aquella década.

Video de Vilma Palma e Vampiros: “La Pachanga”:

 

Video de Vilma Palma e Vampiros: “Bye, bye””:

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X