Inicio » Los 90 »

La histórica reunificación de Alemania después de la caída del Muro de Berlín

El 3 de octubre de 1990, tras la caída de la odiada barrera de piedra y alambres construida en medio de la Guerra Fría, la RDA y la república Federal Alemana se integraron en un solo país.

Guía de: Los 90

Después del fin de la Segunda Guerra Mundial, las potencias vencedoras acordaron la división del territorio alemán en cuatro zonas de ocupación. Las tres del oeste quedaron bajo jurisdicción estadounidense, británica y francesa, mientras que la del este, bajo el control soviético. Las primeras constituirían en 1949 a la RFA (República Federal Alemana), y la otra la RDA (República Democrática Alemana). La capital, Berlín, también fue dividida en cuatro zonas de ocupación, aunque en 1961 los soviéticos dividirían la ciudad construyendo el famoso y ominoso muro de Berlín, para supuestamente proteger a la Alemania Oriental de la “influencia occidental”.

El contraste de la zona este y oeste de Berlín era demasiado notoria. Berlín occidental era una ciudad llena de dinamismo y vitalidad, al igual que el resto de la Alemania Federal, mientras que Berlín oriental y el resto de la República Democrática Alemana ofrecía un aspecto desolado y triste, donde imperaba la represión política y la economía centralizada dirigida por el Estado. Sus habitantes, que tenían prohibición de cruzar el muro y pasar al lado occidental bajo pena de muerte, odiaban secretamente al gobierno y a la Stasi, la temida policía política que podía arrestar y condenar a cualquier ciudadano alemán oriental que manifestara públicamente su descontento con la ideología socialista propugnada desde Moscú.

Pero las cosas empezaron de repente a cambiar. Las reformas políticas y económicas impulsadas por Mijaíl Gorbachov, secretario general de la URSS, y la transición democrática en otros países de Europa Oriental, provocaron indirectamente el éxodo migratorio de alemanes orientales hacia la RFA a través de Hungría y Checoslovaquia, causando a la vez una gran inestabilidad social en la RDA. El líder de la RDA en ese entonces, Erich Honecker, debió renunciar a su cargo el 18 de octubre de 1989 y pocos días más tarde fue reemplazado por Egon Krenz.

Muro de Berlín

 

Así, viendo que era imposible evitar que los ciudadanos de la RDA siguieran abandonando en masa el país en dirección a occidente, el 9 de noviembre el muro de Berlín cayó para siempre. Los guardias fronterizos acabaron levantando las barreras y renunciando al obligatorio control de pasaportes. Miles de berlineses del este y del oeste se lanzaron a las calles y a la simbólica puerta de Brandenburgo para encaramarse al muro y comenzar a romperlo con cinceles y martillos. A las 23:14 horas se abrieron las barreras de Berlín oriental ante una avalancha humana que fue acogida por los berlineses occidentales con verdadera emoción. La gente no paró de abrazarse y cantar. El flujo de visitantes que acudió a Berlín occidental y al oeste de Alemania, procedentes de la RDA, fue aproximadamente de 4 millones de personas.

Comienza la reunificación alemana

El 8 de noviembre de 1989 el canciller de la RFA Helmut Kohl había sugerido una ayuda económica al gobierno de la RDA para mejorar la situación de sus habitantes y disminuir la inmigración a la RFA. Así, propuso en su Programa de los Diez Puntos la reunificación de Alemania y que una economía de mercado sustituyera la economía planificada de la RDA. El 18 de marzo de 1990 se celebraron las primeras elecciones libres (pluripartidarias) de la RDA. La victoria fue para los demócrata cristianos de Köhl, bajo la promesa de la reunificación. Lothar de Maziere se haría cargo del gobierno.

Helmut Kohl

 

Después de varios acuerdos, la RDA y la RFA firmaron el 18 de mayo de 1990 un tratado para la Unión Económica, Monetaria y Social de las dos Alemanias, y un mes y medio más tarde se introducía el marco alemán, moneda oficial de la RFA, como moneda de curso legal en la RDA. En ese mismo mes, el Parlamento de la RDA aprobó la ley que reconstituía los Länder (estados federales).Posteriormente, las empresas públicas de la RDA comenzaron a ser desmanteladas y privatizadas, proceso que elevó la tasa de pleno empleo en pocos años. Desde ese momento, la Alemania reunificada pasó a regirse por los principios de la economía social de mercado, lo que implicaba el reconocimiento de una serie de principios, como eran el de la propiedad privada, la competencia, el libre establecimiento de precios, y la libre movilidad de trabajadores, bienes y capitales.

En mayo comenzaron las conversaciones internacionales para analizar la factibilidad de la reunificación política de las dos Alemanias, pues varios países europeos se negaban de plano a la idea. Los más nerviosos eran el primer ministro de Italia Giulio Andreotti, que manifestó su miedo ante el potencial resurgimiento del pangermanismo, y el gobierno británico, que veía con inquietud una posible predominancia alemana en la política exterior europea, motivada por su mayor potencial económico, así como por sus desarrolladas relaciones bilaterales con otros países europeos y los Estados Unidos. Se llegó a decir incluso que la reunificación de Alemania era peligrosa porque “los alemanes pacíficamente podrían conseguir lo que Hitler no pudo obtener con las armas en la Segunda Guerra Mundial”.

Pero prevaleció la sensatez antes que los prejuicios. El 12 de septiembre, los ministros de Relaciones Exteriores de las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial se reunieron en Moscú con los ministros de Relaciones Exteriores de la RFA y la RDA para firmar el llamado Tratado de Unidad Dos más Cuatro, que establecía una serie de requisitos para dar a Alemania su plena soberanía (como el retiro de las tropas soviéticas de la RDA, y la renuncia de Alemania a la posesión de armas de destrucción masiva y a reclamar territorios perdidos al término de la Segunda Guerra mundial).

unificacion

 

El 3 de octubre de 1990, finalmente, Alemania obtuvo su soberanía plena, la que fue celebrada en Berlín con fuegos artificiales en la Puerta de Brandenburgo (Brandenburger Tor). Ese mismo día, a la medianoche, fue izada la bandera federal como símbolo de la unidad alemana mientras se escuchaba el himno nacional. Al día siguiente, en la sala de asambleas plenarias del Parlamento (Reichstag) se reunieron 519 diputados alemanes occidentales y 144 parlamentarios de la antigua RDA para efectuar la primera sesión común del Parlamento Federal. Así, después de 57 años, sesionaba de nuevo en Berlín un Parlamento general libre. El 2 de diciembre de 1990 concluyó oficialmente la reunificación de Alemania con las primeras elecciones legislativas conjuntas, donde resultó vencedora la coalición encabezada por Helmut Köhl.

Hoy, a 25 años de la reunificación de la RFA y la RDA, Alemania es hoy uno de los actores más relevantes en la política mundial, el tercer país más fuerte en la economía mundial y un modelo de estabilidad política.

Celebración reunificación

 

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X