Inicio » Los 90 »

Rand Gauthier: La historia del electricista que tuvo rol clave en el mayor escándalo de Pamela Anderson

Este hombre robó el comprometedor video de la actriz y su ex pareja, Tommy Lee.

Guía de: Los 90

En la primera mitad de los años 90’ Rand Gauthier era un actor porno que había llegado a grabar unos 75 videos sexuales usando el seudónimo artístico de “Austin Moore”. Sin embargo, su carácter tímido no lo hacía lo suficientemente idóneo para triunfar como una estrella del cine para adultos. “Tenía que fumar constantemente marihuana para olvidar que había un montón de personas mirándome mientras tenía sexo con mujeres antes las cámaras”, relató.

Rand Gauthier.

Rand Gauthier.

De ese modo, Gauthier decidió renunciar a su carrera y se puso a trabajar detrás de las cámaras. Aprovechando su talento para los cables y las instalaciones eléctricas, se dedicó a ese rubro, instalando el equipo de sonido en el estudio del productor Milton “Tío Miltie” Ingley, de quien acabó siendo íntimo amigo.

En 1995, Rand Gauthier sería contratado para realizar una serie de instalaciones eléctricas en la mansión que la bella modelo y actriz Pamela Anderson y su esposo, el no menos famoso rockero Tommy Lee, tenían en Malibú, California.

Pamela Anderson y Tommy Lee.

Pamela Anderson y Tommy Lee.

La mediática pareja, que se había casado el año anterior, gastaría una escandalosa suma de dinero para refaccionar la mansión y construir allí una especie de paraíso hedonista cubierto de vidrios con formas de corazones y puertas de hierro, un cuarto de almohadones, un estanque, un mural que iba del techo al suelo y un gigantesco columpio en el living.

“Básicamente, convertimos la mansión de Malibú en un enorme patio de juegos para adultos”, escribió el propio Lee en su libro de memorias “Tommyland”.

Sin embargo, el ambiente en que se desarrolló el trabajo de los obreros que participaron en los arreglos de la mansión dejaba mucho que desear. Anderson y Lee, como divos que eran, eran caprichosos y autoritarios, protestaban por nimiedades, se quejaban por los costos de los materiales y se dirigían con evidente descortesía a los trabajadores.

Gauthier, harto de los malos tratos, decidió renunciar a su trabajo, aunque la pareja le había quedado debiendo 20 mil dólares. Cuando el electricista volvió a la mansión a cobrar su dinero y recoger sus herramientas, Tommy Lee lo expulsó violentamente del lugar, amenazándolo con un arma y notificándole de paso que no le pensaba pagar ni un solo centavo.

El electricista Rand Gauthier junto a una amiga.

El electricista Rand Gauthier junto a una amiga.

Indignado y humillado, el electricista juró tomar venganza y decidió entrar a hurtadillas a la propiedad para llevarse la caja fuerte donde guardaban su dinero. Según una entrevista posterior que concedió a la revista Rolling Stone, pasó los meses de junio y julio de 1995 preparándose para dar un gran golpe, estudiando el lugar y manejando por el frente de la mansión de los Lee Anderson durante varias noches, espiando y estudiando todos los movimientos de la pareja, esperando incluso hasta las tres o cuatro de la mañana.

Rand Gauthier confesaría más tarde que el éxito de su robo se basó en “tener paciencia y tomarme mi tiempo”.

14861319

Pocos días antes de la celebración de Halloween, a finales de octubre de 1995, el electricista decidió consumar el robo. Ingresó a la mansión camuflado con un saco de piel blanco para que las cámaras de seguridad -que él mismo había instalado semanas antes- no registraran su imagen.

Aprovechando que Pamela Anderson y Tommy Lee dormían en la planta alta de la mansión, Gauthier desconectó el sistema de seguridad y localizó la caja fuerte, que se encontraba en el garaje de la propiedad, que el baterista del grupo Motley Crüe también usaba como estudio de grabación. No se preocupó de hacer ruidos porque las paredes estaban cubiertas con un material que protegía al sitio acústicamente, porque ese era el lugar donde Lee guardaba sus equipos de música y tocaba de vez en cuando la batería.

Posteriormente Gauthier arrastró la caja hasta su furgoneta, con la que escapó a toda velocidad. Una vez que llegó a su casa, pidió prestada una sierra de demolición con hoja de diamante y abrió la caja fuerte. En su interior encontró fotos familiares, armas de fuego, un reloj Rolex, un reloj Cartier de oro y diamantes, el bikini blanco que Pamela había usado en su boda y un regalo inesperado: 20 cintas de vídeo Hi8.

Tras examinar las cintas, el electricista encontró una grabación íntima de 54 minutos de duración, registrada en los bellos paisajes del lago Mead durante los primeros días de matrimonio de Pamela Anderson y Tommy Lee.

Sabiendo que se trataba de un material audiovisual, que debido a la enorme fama de sus dos protagonistas, valía su contenido en oro, Rand Gauthier le hizo llegar la cinta a su amigo, el productor pornográfico Milton “Tío Miltie” Ingley, quien hizo un puñado de copias de la cinta, no sin antes destruir la cinta original, para que nadie lo acusara de robo. Después, ofreció el material a varias productoras pornográficas.

Louis Butchie Peraino, miembro del crimen organizado cuya familia había sido pionera en el negocio del porno cuando este aún era ilegal, le compraría una de las cintas al “Tío Miltie” a cambio de 50 mil dólares. Su idea era hacer circular la cinta por Internet, que por entonces era un ciberespacio con sólo 40 millones de miembros en todo el mundo, mucho más libre y fuera de control que ahora. El productor compró varios dominios, los bautizó con nombres como “pamsextape.com” y los usó para gestionar los pedidos de las copias en VHS del vídeo, a 60 dólares la unidad. La cinta se vendería de inmediato como pan caliente, llegándose a vender la unidad a 175 dólares.

Dos meses después del robo, hasta el serio diario británico Daily Mail hablaba en sus páginas del video de Pamela Anderson y Tommy Lee. Increíblemente, la despistada pareja ni siquiera se había enterado del robo. Cuando lo hicieron, denunciaron de inmediato el hecho la policía y contrataron a un detective.

Más adelante, Lee y Anderson demandaron a Internet Entertainment Group, una de las compañías que vendía el vídeo, y un tribunal ordenó que fueran indemnizados con un pago de 1,5 millones de dólares por daños a su imagen, pero la pareja nunca recibió el dinero debido a que dicha empresa se declaró en quiebra.

Seth Warshhavsky, presidente de Internet Entertainment Group, contaría posteriormente que “vendimos el video en Tower Video y en Wherehouse Video; prácticamente lo vendimos en todas las grandes cadenas del país. También estuvo en pay-per-view y en los canales privados de los hoteles”. Por otro lado, la productora Vivid Entertainment fabricaría copias del video en formato VHS, DVDs y CD-Roms.

Pamela Anderson y Tommy Lee intentaron detener la circulación de su video sexual en Internet, pero fue técnicamente imposible, pues había sido subido a una docena de páginas web, alojadas en remotos servidores de doce países diferentes.

En 1998 una porción significativa del planeta ya había visto el registro visual con escenas de alto voltaje erótico protagonizadas por Pam y Tommy, transformándose con el tiempo en el video sexual casero más famoso de todos los tiempos.

Pamela Anderson y Tommy Lee se divorciarían en 1998 y hasta el día lamentan el episodio de su video sexual robado.

Pamela comentaría que “creo que llegué a estar en el Libro Guinness de los Récords con el vídeo más descargado de la historia. Y lo peor de todo es que fui una pionera en ese sentido, inicié una tendencia que ha servido para que muchas chicas salten a la fama. Algunas de ellas son muy dulces y sé que me admiran, pero jamás deberían haber hecho algo así, es denigrante. Fue uno de los episodios más embarazosos de mi vida. Fue devastador en todos los sentidos, pero sobre todo para mis hijos y nuestro matrimonio”.

Tommy Lee confesaría, por su parte, que “me cabrea que algún día mis hijos vayan a casa de un amigo y se encuentren con una cinta de sus padres teniendo sexo en un video”.

Rand Gauthier en la actualidad.

Rand Gauthier en la actualidad.

En cuanto a Rand Gauthier, el ex actor porno que provocó todo el lío robando el video sexual desde la mansión de los Lee Anderson, no fue a la cárcel, aunque tampoco se haría millonario con la cinta, por lo que volvió a trabajar como electricista.

Según relataría en una entrevista a un medio norteamericano, cada vez que le cuenta a alguien que él fue quien robó la cinta sexual de Pamela Anderson y Tommy Lee, lo toman por un mentiroso. Pero él sabe que fue el autor intelectual y físico del robo y no se arrepiente: “Estuvo bien. No era más que una pareja de enamorados divirtiéndose. Y debo confesar que cuando vi la cinta por primera vez me sentí celoso de Tommy Lee. Ojalá yo tuviera algo así”.

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios