Inicio » Los 90 »

Romario y el día que se escapó de un partido de fútbol para asistir al Carnaval de Río

El fallecido técnico Johan Cruyff desclasificó un divertido episodio protagonizado por el "baixinho infernal".

Guía de: Los 90

El futbolista brasileño Romario de Souza Faria, también conocido como el “baixinho infernal”, fue uno de los delanteros más letales y admirados de la historia del fútbol mundial. Aunque, además de su olfato goleador, soberbio regate y sus goles inimaginables, también se haría famoso por su controvertida personalidad, su vida amorosa, su afición a la vida nocturna, sus peleas con Pelé, Zagallo y Zico y las ausencias a los entrenamientos.
2-Romario
Además de reventar redes en su país natal, con la camiseta del Flamengo y el Vasco de Gama, y en Holanda, con la tricota del PSV Eindhoven, Romario viviría uno de los mejores momentos de su carrera defendiendo al FC Barcelona, donde formó parte del llamado “Dream Team” que condujo el entrenador holandés Johan Cruyff, junto a los futbolistas Hristo Stoichkov, Michael Laudrup y Ronald Koeman, entre otros.

Romario durante su etapa defendiendo al Barcelona, junto al entrenador Johan Cruyff.

Romario durante su etapa defendiendo al Barcelona, junto al entrenador Johan Cruyff.

La temporada 1993–1994, de hecho, sería considerada como la mejor de su carrera futbolística, pues Romario se proclamó campeón de la Liga Española con el Barcelona, obtuvo el Trofeo Pichichi al goleador de la Liga y también fue campeón de la Copa Mundial de Fútbol de 1994, en la que además fue nombrado el mejor jugador del torneo.
Romario

El técnico holandés del Barcelona, Johan Cruyff, a propósito de Romario, desclasificaría años más tarde una divertida anécdota que aconteció durante un partido del Barcelona con el Osasuna, y que daba muestras de la particular personalidad de ambos.

“Una vez, Romario me preguntó si podía perderse dos días de entrenamientos para poder ir a Brasil al Carnaval de Río de Janeiro. Yo le respondí: ‘Si marcas dos goles mañana, te daré dos días más de fiesta con respecto a los otros jugadores de la plantilla’. El día siguiente, Romario marcó dos goles e inmediatamente, en medio del partido, se vino a la banda para pedirme el cambio. Me dijo: “Técnico, mi avión sale en una hora”. No tuve opción y cumplí mi promesa con él”.
3P75S3SCDNGLDHRUNL5DC4QE2I

La historia, en todo caso, no termina aquí, pues tal y como lo relató el propio Johan Cruyff, pasaron los días y Romario no daba señales de volver a Barcelona. El club azulgrana entonces se puso en contacto con él tras numerosos esfuerzos y le preguntó por qué no había regresado a la capital condal, a lo que el “baixinho infernal” replicó desde la distancia: “El mister me dio permiso para irme de vacaciones a Brasil, pero no me dijo cuándo debía volver…”. Genio y figura dentro y fuera de la cancha.

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios