Inicio » Los 90 »

Ronaldo contó las humillantes actitudes que habría tenido Romario con los más jóvenes en Brasil

Estos dos célebres futbolistas brasileños protagonizaron varias anécdotas imperdibles.

Guía de: Los 90

El ex futbolista Ronaldo Nazario de Lima, conocido simplemente como Ronaldo o “El Fenómeno”, es considerado uno de los mejores delanteros de la historia del fútbol mundial. Tercer goleador histórico de la selección brasileña con 62 goles, fue Campeón del Mundo con su país en los Mundiales de 1994 y 2002, obteniendo también las Copas América 1997 y 1999, sin mencionar que también obtuvo el Balón de Oro como mejor jugador del mundo en 1997 y 2002 gracias a su recordada velocidad, dribbling y su certera definición en el área rival.

Ronaldo.

Ronaldo.

Recientemente, durante una charla en el canal de Twitch del ex futbolista italiano Christian Vieri junto al también exfutbolista Antonio Cassano, el que fuera ariete de Barcelona, Inter, PSV y Real Madrid recordó su primer Mundial, en Estados Unidos 1994, rememorando que “aprendí mucho de Romario y de Bebeto, los dos delanteros titulares de la selección de Brasil. Los dos fueron una inspiración para mí, aunque Romario fuera un imbécil y un hijo de p…a porque obligaba a los jugadores jóvenes a limpiarle los zapatos o a traerle cafés”.

Un joven Ronaldo junto a Romario y Bebeto, los dos delanteros de la selección brasileña que obtuvo el Mundial de Estados Unidos 1994.

Un joven Ronaldo junto a Romario y Bebeto, los dos delanteros de la selección brasileña que obtuvo el Mundial de Estados Unidos 1994.

Ronaldo recordaría que “yo tenía 18 años por entonces y era muy inexperto. Romario fue increíble conmigo. Me pedía que le trajera café dos de cada tres (veces). Y después de entrenar me daba sus zapatos para que yo se los limpiara. Y hacía todo esto frente a todos, por supuesto”.

Romario y Ronaldo, la recordada dupla Ro-Ro.

Romario y Ronaldo, la recordada dupla Ro-Ro.

Ronaldo también recordaría otra imperdible anécdota con el mismo “Baixinho infernal”, ocurrida apenas tres años después. “Unos años más tarde, en 1997, yo ya era un jugador importante. Ya había ganado el Balón de Oro y durante la salida de un entrenamiento para la Copa América, Romario me dijo: ‘prepárate, porque esta noche salimos, pero no te preocupes’. Había preparado una escalera para pasar por encima del muro del hotel y había un taxi esperándonos al otro lado. Volvimos a las cinco de la madrugada y a la mañana siguiente yo estaba completamente exhausto por la juerga, destrozado en el entrenamiento. Romario lo había hecho todo a propósito para cansarme y así poder ocupar mi lugar en la oncena inicial del equipo”.

2011.10.25-ronrom

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios