Análisis de BattleGround: Mejor de lo esperado

BattleGround nos recordó que se puede arreglar un PPV sin espectativas, cuando las luchas son por algo importante o generas una gran sorpresa.

Guía de: Lucha Libre

Desde siempre lo he comentado acá: Lo mejor para un evento es esperarlo sin expectativas, eso permite que cualquier cosa que pase, pueda sorprenderte. La antesala a BattleGround nos traía muchas luchas sin sentido (y eso se acrecentó llegando al día del evento), sin embargo los pequeños detalles hicieron de éste un evento interesante, aunque en ningún sentido inolvidable.

Vamos con el análisis.

foto: WWE.com

Kick-Off: Dolph Ziggler venció a Damien Sandow. Como se esperaba, el desarrollo de esta lucha tuvo que ver con la parafernalia creada para tratar de vender mas suscripciones al PPV. Lo único interesante sucedió de la mano de una posible lesión de Sandow que precipitó el triunfo de Ziggler y tal vez cambió los planes del Campeonato Pesado que se rumoreaba podía cambiar de manos cuando Sandow cambiara su maletín. Lástima lo de Ziggler, su cambio a Face que auguraba consolidación, le ha traído puras desgracias.

foto: WWE.com

Alberto del Río venció a Rob Van Dam reteniendo el Campeonato Pesado de la WWE. Si la razón de que Del Río siga siendo el campeón después de tanto tiempo tiene que ver con la gira de la WWE por México, es una decisión errada y extemporánea. Si bien en esta lucha cumplió (pese a un comienzo muy dubitativo en algunos movimientos), su personaje sigue aburriendo sin generar mucha reacción ni a favor ni en contra del público. En cuanto a Van Dam, siempre da espectáculo en luchas de este estilo y en este caso no fue la excepción, una pena que tenga que salir del roster, ya que se nota que podría hacer mucho mas como campeón. Otra decepción fue que no pasó nada de lo esperado: ni turn de Rodríguez, ni canjeo de Sandow.

foto: WWE.com

The Real Americans vencieron a Santino Marella y el Gran Khali. Un espectáculo de este tipo no da ni para comentarios, pero como este fue el evento de los momentos fugaces, resultó notable el helicóptero realizado por Cesaro a Khali. Creo que lo sucedido es una preparación para un posible despegue de Cesaro fuera de los “Real Americans”, ya que la WWE está desesperada buscando eventos principales…, aunque sea un calvo con talento, pero sin mucho micrófono que aportar.

foto: WWE.com

Curtis Axel venció a R-Truth, reteniendo el Campeonato Intercontinental. Parte importante de una lucha de este estilo es el momento donde se coloca en el evento. Como ésta fue ubicada entre dos luchas sin muchas luces, tampoco contribuyó a un enfrentamiento más importante. Como se dijo en la previa: el que ganara cualquiera de los dos no le iba a hacer ningún bien a nadie, ni menos al título. Lamentablemente significa que habrá que seguir aguantando al insufrible Axel un tiempo más, pese a que, hasta ahora, no ha llegado ni remotamente hacer olvidar la imagen de su padre Mr. Perfect.

foto: WWE.com

Aj Lee venció a Brie Bella, reteniendo el Campeonato de las Divas. Tal como los campeonatos anteriores, el de las divas ya necesita un recambio. Dejando atrás su gran feudo contra Kaitlyn, no existe otra persona en el roster actual con los dotes físicos e histriónicos para hacerle el peso a la menuda campeona. Parecía sin embargo, que con el éxito de “Total Divas”, la WWE se la jugaría por una campeona salida de este espacio, lo que no sucedió. De cara a la última etapa del año, parece no haber grandes rivalidades en el horizonte a menos que vuelva Kaitlyn al tinglado, y vaya que se le extraña, no sólo por los fans, sino que por la misma AJ, ya que sacaba sus mejores armas en ese momento.

foto: WWE.com

Cody Rhodes y Goldust vencieron a Roman Reigns y Seth Rollins. Si algo bueno tuvieron las tres luchas anteriores es que fueron tan, pero tan malas que el momento vivido por los Rhodes en este evento quedara para la historia. Como mencionamos al principio, una lucha como ésta, con tantas emociones en juego, compromete al público a responder y a los luchadores a entregarse al máximo en el feudo. The Shield fue una comparsa más que interesante para un evento que estaba hecho para levantar a los Rhodes como unos de los puntales de la revolución que espera “recuperar” a la WWE de las “garras” de la nueva facción Levesque-McMahon. El buen nivel físico de Dustin pese a su tiempo fuera del ring y la impresionante movida final de Cody quedarán en el recuerdo de lo mejor del año.

foto: WWE.com

Bray Wyatt venció a Kofi Kingston. De todos los rellenos que hubo en este evento, éste resultó por lejos el más interesante y entretenido. No vamos a descubrir ahora el nivel (mal aprovechado desde siempre) de Kofi Kingston y como sus movimientos aéreos despiertan a la concurrencia un poco cansada en este caso de tantas luchas, pero ansiosa de recibir mas emociones como las de la lucha anterior. Wyatt por su parte es un superdotado para el físico que posee: hacer la araña hacia atrás en un movimiento que buscaba aterrar al rival, cumplió totalmente su objetivo y la rapidez con que liquidó el compromiso habla de una resistencia poco acorde con los kilos demás del líder de la “Familia”. La pregunta sin embargo se mantiene: ¿Volverá Kane como parte de la familia en “Hell in a Cell”?

foto: WWE.com

CM Punk venció a Paul Heyman. Acá la gran sorpresa parece ser el mayor compromiso demostrado por Ryback en las acciones, sin caer en errores tontos que le han ganado la antipatía de algunos luchadores y de la compañía. Se mostró mucho mas fluido y a la vez cuidadoso en sus movimientos, y su prestancia también hicieron olvidar por completo el nefasto precedente de la lucha de Punk contra Axel y Heyman del mes pasado. En el caso de CM Punk necesitaba de una victoria que hiciera olvidar un terrible 2013 en cuanto a resultados, donde en PPV sólo había vencido a Y2J en Payback y no ha estado en la antesala de los títulos mayores. Al parecer el feudo con Heyman se mantendrá, ya que aún no se logra el objetivo final: Que CM Punk haga desaparecer a Paul Heyman del camino, principal obstáculo actual para ir sobre el título de la WWE.

foto: WWE.com

Daniel Bryan y Randy Orton terminaron sin resultado dejando Vacante el título de la WWE. Siendo que era posible prever que el Big Show fuera factor en alguna de las luchas principales relacionadas con la Corporación, creo que nadie imaginó que el final fuera de este estilo, marcando una sorpresa que sin duda se agradece. De la lucha misma lo principal estuvo en que no hubo otras interferencias entremedio, por lo que el nivel demostrado por ambos fue muy alto, aunque similar a lo ya brindado en Night of Champions. El final marcado por la intromisión por ambos lados del Big Show marca algo interesante para el futuro: a las ya definidas facciones de la Corporación liderada por Triple H y Orton en el ring, y la Resistencia liderada por Daniel Bryan, se suma una tercera vía donde por ahora el Big Show corre sólo, a la espera que a lo mejor alguien se le una. 49 días fue el último récord en cuanto a un título de la WWE vacante hace 15 años, de llegar así a Hell in a Cell se cumplirán 41…, y quizás como se escribirá la historia.

¿Qué te pareció el evento?

Más sobre Lucha Libre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X