Análisis de Royal Rumble 2017: Una gran sorpresa marcó la noche

En un sorpresivo desenlace, "La Víbora" se impuso en el aniversario número 30 del Royal Rumble.

Guía de: Lucha Libre

El desarrollo de Royal Rumble, el segundo evento en importancia de la WWE y que marca el comienzo del Camino a Wrestlemania, estaba lleno de expectativa en su edición número 30 y lo cierto es que aunque el interés fue monopolizado por la pelea principal, el resto de las luchas estuvo por sobre la media (con tres cambios de títulos), incluida una lucha que es por lejos lo mejor que hemos visto en el año y que sin duda quedará en la historia por el récord impuesto por John Cena.

Revisemos los combates.

Foto: WWE.comKickoff: Naomi, Nikki Bella y Becky Lynch vencieron a Alexa Bliss, Natalya y Mickie James. Como era de esperarse, en el largo kickoff de dos horas de duración, la primera lucha sería la que menos expectativa consideraba. Aún cuando SmackDown logró tener la lucha de la noche y ganar el evento principal, es necesario considerar los feudos de respaldo de cara a Wrestlemania. En este caso, lo mejor fue la elevación de Naomi al nivel que siempre se ha esperado de ella y que ojalá se mantenga en lo sucesivo. Lucha sin sustento, pero que entretuvo a la concurrencia.

Foto: WWE.comKickoff: Karl Anderson y Luke Gallows vencieron a Cesaro y Sheamus ganando el Campeonato en Parejas de RAW. Pocas sorpresas se dan generalmente en el Kickoff y claramente el desenlace de la primera defensa titular tuvo mucho de eso, aunque se pudo entender mejor con lo sucedido en el evento central. Cesaro y Sheamus habían vendido muy bien su papel como pareja consolidada, pero los retadores son un equipo con demasiada experiencia como para obviarlos en la posibilidad de tener su propio reinado. Aunque tal vez merecía un mejor marco de público que a esa hora todavía no llegaba en su totalidad ni prendía sus televisores, el cambio de título fue la excusa perfecta para adentrarse en el evento principal.

Foto: WWE.comKickoff: Nia Jax venció a Sasha Banks. Puesta en la encrucijada de salir del papel protagónico que mantuvo durante todo el año pasado, Sasha Banks empezó el camino en descenso que seguramente la tendrá nuevamente de vuelta en la cima, aunque probablemente no en el corto plazo. Para eso la WWE buscó quien podía subir a la primera línea e inmediatamente optó por la extremadamente dotada físicamente Nia Jax. Pese a que el combate fue un poco más rápido de lo que los fans de Banks hubieran esperado, el desarrollo del personaje de Jax genera este tipo de combates sin demeritar a la rival. ¿Será Jax la oponente de Charlotte en Wrestlemania?.

Foto: WWE.comCharlotte Flair venció a Bayley reteniendo el Campeonato Femenino de RAW. Con el público esperando los otros eventos, pocos detalles se pueden dar de este enfrentamiento que puedan entregar relevancia a una División que quemó demasiados cartuchos el año pasado para posicionarse en el lugar que está hoy en RAW. Pese a que hubo momentos en que Bayley parecía llevarse por delante el récord de Charlotte, lo cierto es que rápidamente la rubia luchadora puso en su lugar a la reina de los abrazos. Lo reprobable es, que la lucha pudo tener un final más discutible, ya que con este resultado se pone en tela de juicio el futuro de Bayley como retadora hacia Wrestlemania, puesto que se ha ganado con mucho esfuerzo desde NXT. Quizás la respuesta esté en la lucha del Kickoff.

Foto: WWE.comKevin Owens venció a Roman Reigns reteniendo el Campeonato Universal de la WWE. Se prestaba todo para un gran combate, que pudiera refrendar un adecuado reinado de Owens como el primer Campeón Universal (aunque no lo sea en estricto rigor). Sin embargo, lo sucedido posteriormente eclipsó un combate que se presentó como muy interesante, pero con un desenlace sorpresivo que parecía se extendería en la Batalla Real. Luego de la interrupción de Braun Strowman, todo indicaba que su protagonismo se extendería, hasta el punto incluso de hacerse acreedor de un pasaje a Wrestlemania, sin embargo todo pareció olvidarse con lo que pasó hacia el final del show. Lo sucedido con Reigns al final, marca una total incógnita de que pasará con el Campeonato Universal en “La Vitrina de los Inmortales”. Gran combate que pudo tener mejor final.

Foto: WWE.comNeville venció a Rich Swann ganando el Campeonato Crucero de la WWE. No solo la poca importancia relativa que ha tomado la División Crucero en RAW perjudicó la relevancia de este combate en la cartelera, sino que también su posición fue mal calculada ante un público que esperaba la Batalla Real o la posibilidad histórica del combate por el Campeonato de la WWE. Swann es un gran luchador y seguramente tendrá un futuro grande en la WWE si es bien manejado, pero hasta ahora es solo uno de estos técnicos cuyo carisma lo pone un poco encima del resto. Como dijimos en la previa, lo único positivo fue ver a Neville con un personaje fresco y sin duda es un justo campeón.

Foto: WWE.comJohn Cena venció a AJ Styles ganando el Campeonato mundial de la WWE. Al ser este un medio escrito, nos vemos en la obligación de comentar un combate que sería mucho mejor expresado poniendo play a la grabación y viéndolo incluso sin los relatos. Pocas veces se da en la WWE, una rivalidad tan perfecta que supera las promos y responde no solo fuera sino dentro del ring, a un nivel tal que incluso hace olvidar la totalidad de la historia que estos gladiadores hicieron en el ring. Sin duda, hace un año, cuando AJ Styles debutó en WWE, fue una apuesta arriesgada, ya que pese a su increíble experiencia, no tuvo un proceso de adaptación como lo han tenido la mayoría de sus ex-compañeros independientes en NXT. Pero Styles se adaptó de tal manera que no solo coronó el año siendo el mejor, sino que se transformó en el compañero ideal para un Cena que necesitaba igualar el récord de Flair, al coronarse por décimosexta vez como campeón de la WWE, con un marco y rival dignos de la historia que se hizo. Una de las mejores luchas del último tiempo, donde Cena sepultó su imagen de luchador sin técnica y consolidó el gran año de AJ Styles.

Foto: WWE.comRandy Orton ganó el Royal Rumble Match. Pocas sorpresas se esperaban en la Batalla Real, ya que en esta ocasión la WWE se jugó por poner todas las cartas encima de la mesa antes de que se llevara a cabo el evento, como una forma de darle realce a la versión número 30 de éste. Ante eso, solo los debuts de Tye Dillinger y Jack Gallagher pueden mencionarse como poco esperados, pero también una serie de situaciones que también descolocaron a la audiencia hicieron de ésta una gran versión del evento, pero sin llegar al nivel de algunas de las anteriores. La destrucción progresiva de Braun Strowman se esperaba que tuviera algún efecto hasta el final, pero fue simplemente eliminado antes de la mitad de la lucha (aunque consiguió el mayor número de eliminaciones). La rapidez de la eliminación de los protagonistas principales (Lesnar, Goldberg y Undertaker), solo marca al imposibilidad de tener a tres hombres que suman más de un siglo, luchando por largos minutos y que parezca real. Y por último la controversial inclusión de Roman Reigns como número 30 y con amplias posibilidades de ganar, marca a mi gusto la sorpresa con la que se espera termine un evento de esta calaña. En cuanto al ganador, sin duda es inesperado, ya que se esperaba que autodilapidara sus opciones en favor de su “jefe” Bray Wyatt, pero su trayectoria y favor popular lo ponen como adecuado retador al Título en Wrestlemania, donde podría reeditar una rivalidad con John Cena, una de las más importantes de la historia moderna de la WWE.

¿Qué te pareció el evento?

@gustalbo.

Más sobre Lucha Libre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X