Análisis de TLC 2013: Broche de oro para un año irregular

Pocas veces un evento TLC fue tan importante que pudiera eclipsar la Ruta a Wrestlemania que se acerca a pasos agigantados.

Guía de: Lucha Libre

El evento TLC, generalmente estaba pauteado como un evento de transición, donde si bien existieron luchas interesantes en los años anteriores, se suponía que nada debería quedar tan claro para que se perdiera un poco el interés en la Ruta hacia Wrestlemania, que parte con Royal Rumble, en Enero de 2014.

Este año sin embargo fue diferente, ya que aparte del Evento Principal de la jornada, donde se jugaba buena parte del futuro de los títulos máximos y por ende de la compañía, la mayoría de las otras luchas (incluso los rellenos) fueron cuidadosamente elegidos y contaban con un feudo detrás, lo que hizo un evento muy completo. Podríamos decir, que la ruta a Wrestlemania XXX, este año al menos, partió en TLC 2013.

Vamos con las luchas.

Foto: WWE.com

Fandango venció a Dolph Ziggler. El punto más bajo del evento se dio al comienzo, ya que el bailarín y el presumido, se enfrentaron en una lucha sin ningún preámbulo y que duró menos de 5 minutos, cortados además por una promo del evento principal al medio. Al parecer, se descubrió que la importancia del kick-off es el análisis y las leyendas, no así la lucha. Muy poco para analizar de una lucha que congregó tal vez, a las decepciones más grandes del 2013.

Foto: WWE.com

CM Punk venció a The Shield en una lucha en desventaja de 3-1. Parte muy importante del éxito de un PPV es como se manejan los tiempos y los lugares donde van las luchas. Sin lugar a dudas, acá los creativos de la WWE, se mandaron un gran éxito, empezando con una lucha tan esperada como la incertidumbre de su resultado. Si bien está claro que la facción The Shield, tiene sus días contados, podría haber sido interesante darle una última posibilidad de redimirse, de cara a una posible separación en Royal Rumble o Wrestlemania. En el caso de Punk, parecía que no perdería tanto en caso de caer derrotado, pero su victoria, lo pone en primer lugar para ganar el Royal Rumble (uno de los pocos éxitos que no ha logrado). De cara a la gran batalla real, sin embargo, los integrantes de The Shield seguramente estarán en los últimos lugares.

Foto: WWE.com

AJ Lee venció a Natalya reteniendo el Campeonato de las Divas. Es necesario a esta altura hacer un análisis acabado de la división en este año que pasó, y sin duda este análisis pasa porque sin duda este fue el año donde como todos pedían, la división dio un giro en cuanto a lo que se venía haciendo. Sin embargo este giro no fue como la gran mayoría esperábamos: en vez de incrementar su presencia luchística, se optó por generar un “spin-off” con el Reallity “Total Divas”, dejando la temática luchística en los programas de la WWE, reducida a su mínima expresión. Es por esto que las Divas del año fueron las mellizas Bella, y porque importa más si Natalya estaba borracha en su despedida de soltera, a que si es o no capaz de vencer a AJ. Todo ésto genera que Divas con talento como Kaitlyn, Naomi o Layla se pierdan y la WWE prefiera tener aún como campeona a AJ, que de las que tienen un poco más de talento, es la más carismática para poner en el par de minutos que tiene la división en RAW o SmackDown. Si los años anteriores fue la agonía, creo que este año fue el funeral de esta división.

Foto: WWE.com

Big E. Langston venció a Damien Sandow reteniendo el Campeonato Intercontinental. Por suerte, al parecer la WWE empezará a ver con otros ojos a este campeonato, cuyas últimas defensas fueron sin ningún feudo previo y sin rivalidad que la sustentara. En este caso, la rivalidad entre Langston y Sandow, se venía dando hace varias semanas y se consolidó con esta lucha donde se impuso el moreno, de quien se dice, cuenta en vestuario con el beneplácito de John Cena y Triple H, que ven con muy buenos ojos un despegue de su parte. Para condimentar ésto aún más, cabe de señalar que con la unificación de títulos, el Intercontinental pasa a ser el segundo en importancia, por lo que sin duda se deben generar cambios en cuanto a como se defiende y quienes pueden acceder a él, para retomar la importancia que siempre tuvo.

Foto: WWE.com

Los Rhodes (Cody y Goldust), vencieron al Big Show y Rey Mysterio, a los Real Americans y a Rybaxel, reteniendo el Titulo en Parejas. Tal vez el combate con menos preámbulo de los pactados en el show principal, fue uno de los que se presentó de mejor manera en el recuento final. Para nadie es un misterio que si hacemos un análisis de las luchas más interesantes, las luchas fatales de 4 esquinas, están dentro de las primeras. Si a eso sumamos que se realizó entre equipos y por eliminación, se generó mucho más expectativa y dotó a su resultado de una buena dosis de incertidumbre. Los Rybaxel (pésimo nombre), una vez más demostraron que sin Heyman su aporte no es mucho y al menos en el caso de Ryback, se hace corto el tiempo para poder cumplir con los rumores que lo ponen en un evento principal de Wrestlemania ya sea con Goldberg o Lesnar. Los Real Americans nuevamente demostraron lo que son: buenos luchadores, con pésimos personajes. Todo quedó al final en manos de las parejas técnicas, que dejaron todo en el ring y terminaron con una muestra de deportivismo inusual en la lucha libre, pero que dada su nueva concepción PG es importante de demostrar.

Foto: WWE.com

R-Truth derrotó a Brodus Clay. Nuevo relleno ideal para bajar las pulsaciones de la lucha en parejas. Pese a que también esta lucha tenía antecedentes previos de varias semanas donde se habían enfrentado con sus parejas, en relación a los otros rellenos que si tenían un feudo, éste no prendió tanto debido a que los Tons of Funk llevaban muchas semanas fuera de las pantallas principales, lo mismo que R-Truth. Si algo rescatable hay de esta rivalidad (que posiblemente se extenderá a Royal Rumble, donde pudiera terminar la pareja de los gigantes), es la adecuada entrada que ha tenido Xavier Woods y la posibilidad de volver a ver a un Clay Heel, personaje que maneja bastante mejor dada su contextura física.

Foto: WWE.com

Kofi Kingston venció a The Miz. Lucha que se venía pauteando desde el gran trabajo que hicieron en Survivor Series en el Kick-off, y por suerte se vino cuidando y desarrollando lentamente con enfrentamientos constantes que hicieron que ambos se mantuvieran en la palestra hasta ahora. Para finalizar el feudo, se quiso hacer en grande con una lucha sin descalificación, lo que en el contexto de un evento TLC parecía lo más acertado y que veríamos mesas, sillas y escaleras, sin embargo nada de eso ocurrió, con lo que podríamos decir que quedaron en deuda. Sin embargo, en un feudo donde parecía que el Miz llevaba la ventaja, apareció ganando Kofi que hace mucho no se alzaba con la victoria, lo que hace pensar que podría mantenerse el enfrentamiento. Podríamos decir que este feudo es entre los dos talentos más maltratados del año por la WWE.

Foto: WWE.com

The Wyatt Family venció a Daniel Bryan en una lucha en desventaja de 3-1. Con un evento con pocos puntos bajos, el público se encontraba muy prendido de cara a los dos eventos principales de la noche. En el primero de ellos, se vio a un Daniel Bryan tratando de sacar lustre a su galardón como el mejor luchador del año. Por otro lado los Wyatt, buscaban llegar un nivel más arriba, ya que pese a su importante llegada a la WWE, hasta ahora no habían cumplido con las expectativas perdiendo contra el mismo Bryan y Punk en el evento anterior. Sin duda la WWE entiende que una pérdida de Bryan en esta pasada no le quita todo lo bueno realizado en el año y por el contrario, pone a los Wyatt como el relevo más claro de The Shield en el spot del Stable más importante de la WWE, eso en el caso que los Shield desaparezcan, de no ser así sería interesante verlos enfrentados por primera vez. En cuanto a Bryan, lo realizado en este año 2013, también lo pone en ventaja como favorito a ganar el Royal Rumble e ir por fin a ganar el título más importante y tener un reinado largo.

Foto: WWE.com

Randy Orton venció a John Cena ganando el Campeonato Unificado de la WWE. En la previa, comentamos si este enfrentamiento sería el más importante en la historia de la WWE, y si bien lo mas probable que no lo sea (quedará al futuro determinar si lo fue), sin duda se notó inmediatamente que hay cambios que se están desarrollando en la WWE que hasta el minuto son imperceptibles al ojo del fanático, pero que a futuro mostrarán un producto distinto al que hemos disfrutado hasta ahora. En cuanto a la lucha en sí, los dos gladiadores cumplieron, entregando nuevamente un capítulo importante (tal vez en este caso sí, el más importante) a una rivalidad que se erige como la más importante de la historia moderna de la WWE y que se mantiene hasta nuestros días. En cuanto al ganador, su situación resultó una sorpresa, principalmente porque fue sin intervención externa, y al mismo tiempo por el rival que tenía en frente, tal vez quien la compañía sienta que debe estar en ese lugar, y tal vez así sea de cara a los eventos más importantes del próximo año. Felicidades para Orton, quien pareció muchas veces perderse en el camino en los años precedentes, pero que con ésto, se ganó un pasaje de ida al salón de la fama y a la historia de la WWE.

¿Qué opinas tu del evento?

Más sobre Lucha Libre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X