Análisis de Wrestlemania 31: ¡Increíble evento!

Aunque quizás sea menos memorable que el año pasado, Wrestlemania 31 no tuvo puntos bajos y llenó de sorpresa e incógnitas el año de la WWE.

Guía de: Lucha Libre

En la previa, existía el temor que Wrestlemania 31, no pudiera superar al gran evento del año pasado. Sin embargo, pese a que a lo mejor la Vitrina de los Inmortales de este año, no tenga momentos que perduren en la historia como pasó con Wrestlemania XXX, se trató de un evento parejo, sin puntos bajos, donde abundaron las sorpresas. Sin duda la WWE, aprendió la lección de que debe superarse año a año en este evento, pero le quedó una pesada tarea para el próximo año.

Revisemos los combates.

Foto: WWE.comKick-off: Tyson Kidd y Cesaro vencieron a The Usos, The New Day y Los Matadores reteniendo el Campeonato en Parejas de la WWE. Era muy importante que las luchas que dieron comienzo al evento, marcaran la premisa del resto de la tarde y sin duda las parejas participantes cumplieron con entregar un espectáculo de calidad. Desde un principio quedó claro que la lesión de uno de los gemelos Uso, no había mejorado, lo que incorporó un nuevo ingrediente a la contienda. Lamentablemente con solo un Uso en carrera, el resultado se hacía un poco más predecible, lo que no disminuyó la intensidad del combate, donde todos demostraron porque estaban ahí. Las intervenciones externas generaron un caos, complicado de entender, pero necesario para legitimar a los ganadores. Buen comienzo de la fiesta, veremos que les depara el futuro a los campeones.

Foto: WWE.comKick-off: The Big Show ganó la Batalla Real en homenaje a André el Gigante. Tal como el año pasado, las opciones para ganar la Batalla Real eran dos: se escogía a un luchador en ascenso o se premiaba la trayectoria de algún luchador, lo que sucedió este año, merecidamente. Una vez teniendo claro que no sería el momento de ningún retorno como esperábamos en la previa, el abanico de opciones para ganar la batalla disminuía dramáticamente, sin embargo, resultó un acierto poner a los personajes que minutos antes habían luchado en parejas, donde se encontraba el defensor del trofeo, Cesaro. Con tiempo de sobra para desarrollar la batalla, la mayoría de los favoritos tuvieron su espacio para lucirse, hasta llegar a los últimos tres, donde se podía ver a  The Miz y Damien Mizdow, como dignos rivales del eterno favorito, pero tan pocas veces ganador The Big Show. En definitiva un justo premio y momento Wrestlemania, para un luchador que ha pasado tantas peripecias para consagrarse como estrella, pero que sigue como punto alto en la industria.

Foto: WWE.comDaniel Bryan venció a Bad News Barrett, Stardust, Luke Harper, Dolph Ziggler, Dean Ambrose y R-Truth, ganando el Campeonato Intercontinental. Prometía ser la lucha sensación de la jornada, pero con tanto que sucedió posteriormente, solo cumplió como ser una forma más que atractiva de comenzar la jornada de manera oficial. Decíamos en la previa, que parece ser (y ya estaba bueno), que la WWE se dio cuenta de lo basureados y poco apreciados, que eran sus títulos secundarios, por lo mismo puso a varias de sus estrellas principales a luchar por la presea. Pese a eso, el triunfo de Bryan no dejó de ser un hecho sorpresivo, tomando en cuenta que su apoyo da para ser Campeón Mundial. El mismo Bryan ha comentado que siente que no es mercadeable por la WWE y por eso sus opciones de título máximo se reducen, pero lo cierto es, que a solo un año de haber hecho historia, el Campeonato Intercontinental, se ve como la plataforma perfecta para retomar al Bryan que todos quieren. Esperemos que su momento haga subir al título y no al revés como ha sucedido en otras ocasiones.

Foto: WWE.comRandy Orton venció a Seth Rollins. Después de lo sucedido al final de la noche, esta lucha se transformó en casi una anécdota, pero debe ser analizada en su justa medida. Randy Orton necesitaba urgentemente un cambio en su personaje, que pudiera retomar lo mejor de sí mismo, pero que pudiera conjugar el cariño y respeto que el público tiene actualmente por él. Hoy puede estar tranquilo en su casa pensando que le ganó al Campeón Mundial en Wrestlemania, pero tendrá que ver sí su desarrollo actual, permite pensar en que esté a la altura de un feudo por el título máximo. De Rollins no hay mucho que decir en esta lucha, pero su resultado negativo hacía pensar en que sería uno de los grandes perdedores de Wrestlemania…, hasta tres minutos antes que acabara el evento. Buen combate, principalmente para Orton y la constante necesidad de tenerlo como evento principal.

Foto: WWE.comTriple H venció a Sting. Lo que prometía ser el momento “retro” de la jornada, fue cumplido con creces con la participación no solo de los estandartes de la “Guerra de los Lunes por la noche” sino que también de una buena parte de su escuadra. Sin duda, cuando en el combate, los luchadores suman más de cien años como era en este caso, difícilmente podamos ver un combate de antología, sin embargo se esperaba que este combate se acercara a las batallas que el mismo Triple H tuvo con el Undertaker hace algunos años. Esto último hizo que las intervenciones externas, no fueran tan bien recibidas como podría esperarse, con colosos de la talla de un Shawn Michaels o Hulk Hogan. El resultado final también marca la polémica, pero su sorpresa se agradece, donde al final los rivales se estrecharon las manos, en una necesaria muestra de respeto mutuo, pero también de que el feudo no continuará. ¿Seguirá Sting ligado a la WWE y de ser así, veremos por fin la lucha esperada ante el Undertaker?.

Foto: WWE.comAJ Lee y Paige vencieron a Brie y Nikki Bella. Las mejores exponentes de la División de Divas, cumplieron con el cometido de ser un intermedio atractivo en una jornada, ya a esta altura, repleta de emociones. Pese a eso, creo que las Divas merecen más, ya que material han demostrado que existe, no solo en la WWE, sino que también en NXT, donde tienen muchas más opciones de lucirse. Esperemos que el espectáculo realizado por las chicas en Wrestlemania, apoyado ampliamente por el público, les de mejores opciones en la programación semanal y no solo en Total Divas.

Foto: WWE.comJohn Cena venció a Rusev ganando el Campeonato de los Estados Unidos. Tal vez usted piensa que es muy injusto que Cena acapare títulos como loco, dejando en el camino a otros personajes que merecen mejores opciones. Sin embargo, Cena se ha echado al hombro a la WWE en tantas oportunidades en los últimos años, que merece la opción de retomar su carrera como a el mejor le parezca. El año pasado, Bray Wyatt perdió con John Cena en uno de los eventos de Wrestlemania, pero lejos de amilanarse, el hecho de estar en la cartelera al lado del 15 veces campeón del mundo, lo puso en el tapete de los elegidos para protagonizar el futuro de la empresa. Hoy Rusev se encuentra en la misma encrucijada, o se deja estar por perder su invicto y se pierde en el limbo como otros personajes, o aprovecha la oportunidad que se le dio al enfrentarse con Cena, pese a perder, para catapultarse al evento principal. Todo está en él.

Foto: WWE.comThe Undertaker venció a Bray Wyatt. Otro de los aciertos de esta edición de Wrestlemania, fue el manejo de los tiempos y la ubicación de los distintos combates en la tarde. Ya entrada la noche y con la participación de The Rock y Ronda Rousey en la jornada, venía la gran incógnita del día ¿Cómo vendrá preparado el mítico Undertaker para su combate contra Bray Wyatt?. Físicamente al menos, Undertaker se veía en mejores condiciones que el año pasado en su combate con Lesnar, donde se veía extremadamente delgado. De hecho el combate mostró a un Undertaker más rápido y ágil, condiciones absolutamente necesarias para vencer a un Wyatt que pese a que los rumores dicen que luchó lesionado, se encuentra en el mejor momento de su corta carrera. Para Undertaker fue una justa revancha de lo que a todas luces fue el momento más terrible de sus casi 25 años en la WWE y al mismo tiempo, sentó las bases de su inminente retiro probablemente en Wrestlemania 32 en su natal Texas. Ojo con Wyatt, ya que para otros luchadores, podría ser devastador perder en sus dos primeros Wrestlemania, pero en su caso, las derrotas fortalecen más su desviado personaje.

Foto: WWE.comSeth Rollins venció a Brock Lesnar y Roman Reigns, ganando el Campeonato de la WWE Mundial Pesado. La guinda de la torta, no podía ser de otra forma, que con una sorpresa que podría ser el momento que pase a la historia de este Wrestlemania (dependiendo de la importancia de la carrera de Seth Rollins). Mucho se habló en la previa que Roman Reigns estaba muy verde para enfrentarse a un Brock Lesnar, que de por sí, no es madera tampoco para un gran espectáculo fuera del ring. Ahora bien, todo podría haber tomado otro rumbo, de poder imaginar como sería el enfrentamiento real de Reigns y Lesnar como se vio en los primeros minutos del combate. Dicha carnicería por lado y lado, daba para cerrar un gran Wrestlemania con cualquiera de los dos como ganador, sin embargo, la WWE quiso ir a la segura, colocando a Rollins a último minuto para salvar un show que a mi juicio, no necesitaba ser salvado. Hemos hablado en esta columna, que Rollins parecía no estar listo para el salto importante de ser protagonista de un Wrestlemania y es verdad, pero quitándole el peso de ser protagonista, su irrupción cae de cajón en el desarrollo del personaje que busca la WWE y de la recuperación del título como elemento fundamental de los programas semanales. Veremos si Rollins da el ancho, como el primer campeón de una nueva generación que busca ser vista y escuchada.

¿Qué opinas del evento?

@gustalbo

Más sobre Lucha Libre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X