Análisis de WWE TLC: Un evento regular sin muchas sorpresas

Chispazos de emoción y sorpresa nos trajo un evento, que pudo ser mucho peor.

Guía de: Lucha Libre

Desde la previa, comentamos que TLC era un evento que no contaba con muchas expectativas, debido a la gran cantidad de ausencias, que hacían ver muy mermada la capacidad de generar emoción y sorpresa en los enfrentamientos. Lo cierto, es que sin salirse mucho del molde, el evento extremo pasó por un pelo la prueba de la emoción de un público, que al menos el que estuvo presente en Boston, no se lo hizo fácil.

Revisemos los combates.

Foto: WWE.comKick-off: Sasha Banks venció a Becky Lynch. Sin duda fue un acierto, que pese a que las Divas llegadas de NXT no estaban pactadas para tener un combate anoche, tuvieran más que el tiempo necesario para presentar sus mejores armas dentro de un ring. Pese a que las féminas que ya estaban en el Roster, han mejorado bastante su actividad, dentro del ring, lo cierto es que las chicas que han llegado desde NXT, vienen con un chip diferente, que hace que poco a poco se vayan ganando un espacio de tiempo tanto en la programación regular, como en los PPV. Sasha ya saca cartel de favorita del público, aún cuando su grupo es heel y es candidata firme a ser la próxima gran campeona.

Foto: WWE.comThe New Day vencieron a Lucha Dragons y Los Uso en Lucha de escaleras, reteniendo el Campeonato en Parejas de la WWE. Una de las grandes ventajas que da el formato TLC, es que se pueden generar luchas sin descalificación, que hagan las delicias de una concurrencia, que quiere volver al formato antiguo, de luchas más violentas. Eso, sumado a tres equipos fuertemente afianzados y con características en general de ser voladores y rápidos, dieron como consecuencia, el mejor combate de la noche. Es extraño el proceso que ha puesto a los Campeones en su actual puesto: odiados o amados, cuesta que pasen inadvertidos y en ese plan, su presencia es indispensable en las carteleras regulares y PPV, donde también ocupan buena parte del tiempo haciendo promos. Podría haber sido una buena oportunidad para los Dragons, que hubiera dejado a los New Day aún en la palestra, pero será difícil generarles un enfrentamiento bueno, en poco tiempo, sin entrar en la repetición.

Foto: WWE.comRusev venció a Ryback. Con un mínimo de desarrollo en las semanas anteriores, esta lucha pasó el filtro de estar en el kick-off, pero como era de esperarse, duró menos que la lucha que protagonizaron las Divas en la previa. Ambos luchadores están en un limbo creativo: luchísticamente no están un nivel, donde se les pueda considerar como parte importante del roster de la WWE, pero tampoco parecen querer condenarlos a estar en programas como Main Event o Superstars. La balanza se carga un poco hacia Rusev, principalmente por la presencia de su novia Lana, cuyo apoyo y presencia (donde debe mejorar sí, sus condiciones histriónicas y generar nuevas temáticas), sí es de interés de la WWE y del público, aún cuando no luche.

Foto: WWE.comAlberto del Río venció a Jack Swagger en lucha de sillas, reteniendo el Campeonato de los Estados Unidos. La media hora entre la lucha anterior y esta, sin duda fue un error de organización severo, ya que lo que poco se esperaba de este evento, también se cumplió. En la antesala, Del Río se separó se su cofrade Zeb Colter, quedando huérfano de quien le apoyaba en su micrófono y cuya principal razón, es que Del Río parece que se enfocará en darle vida a la Liga de las Naciones. En cuanto a Swagger, demostró porque se encontraba en el congelador por tanto tiempo, con presencia solo en programas secundarios de la WWE. Del Río podría encontrar refugio en su Liga, pero como su campeonato es individual, varias veces se encontrará con problemas de este estilo.

Foto: WWE.comThe Wyatt Family venció a Los Dudleys, Rhyno y Tommy Dreamer, en lucha de mesas con eliminación. Acá el evento empieza a tirar hacia arriba, debido principalmente a como el público recibió a los contrincantes. Ya en la previa, decíamos que pese a que las derrotas, no parecen amilanar a los Wyatt y su familia, ya era necesario que consiguieran algún objetivo que los pusiera en la palestra y que les permitiera adquirir un merecido protagonismo en la WWE. Ante eso, es debatible la necesidad de ponerle al frente a estos veteranos de ECW, quienes pese al apoyo popular, fueron carne de cañón para un grupo violento y cada vez más afiatado. Nuevamente reiterar, que si este combate se ponía el mes pasado en Survivor Series, hubiera tenido mayor relevancia y protagonismo.

Foto: WWE.comDean Ambrose venció a Kevin Owens, ganando el Campeonato Intercontinental. Si bien la lucha de parejas, se llevó el título de la mejor de la noche, no podemos decir que el hecho que el Medio Lunático, ganara el cinturón Intercontinental, no estuviera dentro de las sorpresas de la jornada. Lo cierto es que la carrera completa de Ambrose, ha sido una suerte de balancín de emociones y que cuando se piensa que va a dar el gran salto, se queda y como ahora cuando Owens se veía mejor perfilado para retener, se quedó con una tremenda victoria. En esta pasada, Owens no demostró lo que hizo este año, donde se consolidó como el luchador con mayor avance en la WWE y se quedó corto en su esfuerzo de pasar al próximo año como Campeón. Ambrose por su parte, puede darle nuevos bríos a un Campeonato que los necesita y será interesante ver el status de ambos, que los tienen como favoritos para el Royal Rumble.

Foto: WWE.comCharlotte venció a Paige, reteniendo el Campeonato de las Divas de la WWE. Pese a la inminencia de la retención de Charlotte, considerando la presencia en el evento de Ric Flair, se consolidó una pregunta que venía rondando de hace semanas: ¿Era necesario hacer a Charlotte, un clon de Flair, como parece que se dará de acá en adelante?. La campeona tiene un gran biotipo, además de gran técnica y aunque no se compara a su rival de esta ocasión en el dominio de micrófono, tampoco se podría decir que éste es deficiente. En este caso entonces, la WWE optó por mantener a una nueva Charlotte como campeona y dejar a Paige con muchos problemas, ya que una nueva oportunidad sonaría muy repetido, pero su talento, tampoco se puede desperdiciar así como así. Parece ser que la WWE se la jugará por las chicas NXT el 2016.

Foto: WWE.comSheamus venció a Roman Reigns en lucha TLC por el Campeonato de la WWE Mundial Pesado. Sin lugar a dudas, el evento principal, se dividió en dos etapas, que como nunca, estuvieron demasiado claras, tanto en la reacción del público, como en lo sucedido en el ring. En la lucha mano a mano, el público prendió de a poco, lo que nunca se logró de manera completa, incluso haciendo referencias al ausente John Cena (claro, el evento se realizaba a pocos kilómetros de su ciudad natal). Cuando la Liga de las Naciones se entrometió, el público empezó a responder en función de algo que también era bastante esperable, por lo que el apoyo a Reigns seguía siendo muy débil. Pero cuando todo se decidió y Triple H recibió la justa venganza por su constante intromisión, se generó el pick del evento principal, en algo sorpresivo, pero que nuevamente pone de manifiesto que la WWE está tratando de convertir a Reigns en el nuevo Daniel Bryan. ¿Será acaso que Reigns ganará la Batalla Real, para enfrentarse a Triple H y Sheamus (o quien quiera sea el campeón en ese minuto) en Wrestlemania?. Sin duda significaría el final de la etapa “creativa” de la WWE.

¿Qué opinas del evento?

@gustalbo.

Más sobre Lucha Libre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X