Escándalo de abuso sexual sacude a la WWE y sus implicancias son inmensas

Aún cuando la situación sucedió hace diez años, la bomba explotó este fin de semana, en una demanda contra la WWE.

Guía de: Lucha Libre

Como hemos mencionado en esta misma columna, una de las principales razones de escándalo en la WWE, tiene que ver con situaciones de acoso sexual. Sin embargo, esta semana se conoció un escándalo que podría tomar ribetes más complicados aún para la imagen de la empresa, ya que vincula a una de sus estrellas con un abuso sexual propiamente tal y aunque la situación ocurrió hace una década, las implicancias podrían presentarse en el presente.

Ashley Massaro trabajo en WWE desde el 2005, cuando ganó un concurso llamado Diva Search, lo que le garantizó un contrato para trabajar en la División femenina de RAW. Alejada de los convencionalismos que existen actualmente en la WWE, donde tanto hombres como mujeres deben probarse en el ring en el semillero llamado NXT, Ashley ganó el concurso principalmente por su belleza física, puliendo posteriormente su técnica ya en la WWE donde incluso fue retadora al Campeonato Femenino.

Ashley ganando su contrato en el Concurso Diva Search.

Ashley ganando su contrato en el Concurso Diva Search.

En 2006 Ashley y otros empleados de la compañía como Ron Simmons, María Kanellis y Jimmy Hart, viajaron a Kuwait como parte del programa de la WWE de apoyo a las fuerzas armadas en combate. Massaro declaró que fue abusada sexualmente en una base militar, cuando supuestamente la empresa entregaría seguridad en todo momento.

Ashley, quien hizo estas declaraciones esta semana en el contexto de una demanda colectiva contra la WWE (por parte de ex-luchadores que podrían haber sido afectado por las políticas de la compañía), no se refirió abiertamente a quien pudiera ser el culpable, aunque los rumores exoneran a los otros empleados de la compañía, sino que apuntan a algún miembro de la milicia.

Pese a lo terrible del momento vivido, Ashley comentó que para agravar la situación, la WWE le solicitó que no hiciera pública la situación. Supuestamente las razones dadas fueron para que no sufriera ante la publicidad que pudiera acarrear esto, pero actualmente Massaro piensa que la principal razón fue no dañar la imagen de la WWE y su ligazón con las tropas. Pese a esto, Massaro siguió trabajando con la WWE hasta 2008, cuando renunció a la empresa.

Ashley una vez que dejó la WWE, posaría para Playboy, como otras Divas.

Ashley una vez que dejó la WWE, posaría para Playboy, como otras Divas.

¿Qué opinas de lo sucedido con Ashley?

@gustalbo

Más sobre Lucha Libre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X