La muerte de Owen Hart: A 20 años del momento más oscuro y triste de la WWE

Una de las mayores promesas de la lucha mundial vio su vida truncada a los 34 años producto de uno de los episodios más tristes e infames de la historia del wrestling.

Guía de: Lucha Libre

Owen Hart

Owen Hart

Uno de los apellidos más icónicos del wrestling mundial es Hart. Hablar de esta familia, es como hablar de los Solari en las empresas, o de los Frei en la política.

El legado de los Hart a la lucha es enorme, ya que no sólo son los dueños del Hart Dungeon, escuela que es responsable de los mejores nombres que el wrestling canadiense ha dado al mundo, sino también, por Bret “The Hitman” Hart, para muchos uno de los mejores luchadores que han visto los rings.

Pero dentro de la gloria y los laureles, está la trágica historia de Owen, hermano menor de Bret, y cuya polémica muerte, 20 años después, sigue tiñendo de luto y polémica a la WWE.

La entrada dramática

Fue el 23 de mayo de 1999, durante el evento PPV “Over The Edge” donde Hart debía bajar desde lo alto de la arena, sujetado de una arnés, como parte de su nuevo gimmick, el Blue Blazer, un superhéroe enmascarado que sería algo así como una mofa al mismo Sting.

El stunt era claro, bajar colgado de 24 metros, soltarse del arnés rápido, y luego tropezar camino al ring. Nada más, nada menos. Dramatismo e histrionismo puro.

La falla fatal

Para lograr lo cometido, se dispuso, pese a que los expertos de seguridad se opusieron, de un arnés de suelte rápido que permitiría al luchador poder desprenderse de las cuerdas ágilmente y sin perder tiempo.

Dice la investigación, que fue el mismo Hart cuando se aprestaba a bajar al ring, en un intento de acomodarse, quien soltó el seguro del arnés cayendo libremente desde la altura sobre su pecho, a escasos metros del ring. Esto pasó mientras daban la promo en video previa a su pelea por el título Intercontinental contra The Godfather,

El luchador fue llevado a urgencia del Truman Medical Center de Kansas City, lugar del evento, donde moriría de hemorragia interna luego de ser resucitado varias veces.

La controversia

El manejo de la situación por parte de la WWE fue horroroso.

Si bien la caída no se vio por televisión y sólo fue presenciada por público asistente, el show continuó, pese a que el ánimo de los luchadores y equipo de producción estaba por el suelo.

A su vez se informó sólo a la audiencia televisiva de la muerte del luchador en el hospital, mientras al público en la arena se le ocultó el hecho para evitar que se retiraran del recinto por la conmoción de la escena.

La incomodidad por la decisión fue total y hasta el día de hoy se apunta como el momento más oscuro de la empresa de Wrestling.

La polémica conferencia de prensa

Luego del evento, se organizó una improvisada conferencia de prensa, donde Vince McMahon, dueño de la WWF se enfrascó en una discusión con un periodista que le objetó que el show continuara pese a la tragedia.

El dueño de la empresa respondió con enojo increpando al profesional al decirle que este era un drama personal y que él no permitiría que fuese usado por terceros para lograr un minuto de fama.

La demanda

Si bien la investigación exoneró de culpa a la la empresa que desarrolló el arnés de seguridad que sostenía a Hart, la WWE no corrió la misma suerte, ya que se criticó severamente que hayan presionado al luchador a realizar algo tan arriesgado, que él mismo había declarado que no lo hacía sentir cómodo, y que le terminó costando la vida.

Por otro lado, existía evidencia que las pruebas no se realizaron con el traje completo del luchador, por lo que no se logró emular en ningún momento como debía ser la bajada de Owen, algo que dado el riesgo del stunt requería perfección absoluta.

Fue así como la empresa llegó a un acuerdo con Martha, la señora de Owen, por un monto que se estima fue de US$ 17 millones, antes de que la causa avanzara en tribunales.

La relación entre los Hart y la compañía quedó dañada por años a venir.

El Legado

Al día siguiente del evento se haría un homenaje a Owen Hart en el programa Raw, donde estarían todos los luchadores de la empresa, menos el Undertaker que viajó a acompañar a Bret Hart, su mejor amigo y hermano del luchador, algo que para muchos fue tomado como un lavado de imagen.

Lo cierto es que con Hart no sólo murió una persona de 34 años con una vida por delante, sino que también se fue uno de los luchadores más adelantados de su época. Un genio de la lucha que con su técnica nos regaló luchas clásicas hasta el día de hoy, y rivalidades memorables como la que tuvo con su hermano Bret.

La influencia y legado del menor de los Hart llega hasta el día de hoy 20 años después, con luchadores de la talla de Kevin Owens, reconociendo su aporte a la industria y a su propia persona a modo de homenaje.

A Owen hoy sólo le falta el Salón de la Fama para terminar de cimentar su legado.

Más sobre Lucha Libre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X