Momentos bizarros de la WWE: La Batalla de los Billonarios

Si tuvieras miles de millones de dólares, ¿Pondrías en juego tu apreciada cabellera, sin necesidad?. Estos hombres lo hicieron con un invitado muy especial.

Guía de: Lucha Libre

Cuando a nivel mundial se habla de Lucha Libre, el primer nombre que se asocia es el de Vince McMahon: un hombre cuya ambición y coraje, solamente es emulada por su propio ego y sensación de que el mundo debería rendirse a sus pies por el solo hecho de su presencia. Claro, el hombre ha tenido una serie de éxitos partiendo por el reconocimiento nacional de la WWE como principal presencia en el Wrestling en los Estados Unidos, algo que ningún hombre (ni siquiera su también exitoso padre) se había atrevido, para luego completar su obra, con el más importante espectáculo del entretenimiento deportivo en la historia al que llamó Wrestlemania. Dicho paso, permitió que a futuro la WWE, mantenga por treinta años, el trono mundial en lo que a Lucha Libre se refiere, hasta el punto en que hoy, en el año 2014, ya no tenga competencia seria que pueda hacer peligrar su reinado.

Lo más probable es que la gente que piensa que el dinero y poder es equivalente a la felicidad, dirá que un hombre así está sentado en la cima del mundo, sin embargo, también es cierto, que con lo que ha logrado McMahon, cada vez le resulta más difícil conseguir nuevos objetivos y cosas que le permitan seguir disfrutando con lo que hace.

Momentos bizarros WWE

Firma del contrato de la Batalla de los Billonarios.

Por lo mismo, en Wrestlemania 23, Vince quiso enfrentarse a algo que no tenía precedente, una lucha donde su cabello estaba en juego contra el también multimillonario Donald Trump. Trump al igual que McMahon, no tenía necesidad de exponerse de tal manera, pero apoyado en su amistad con Vince, quiso ampliar su popularidad en un ámbito que le pareció con amplio potencial comercial, sobretodo cuando su show televisivo The Apprentice”, negociaba mantenerse al aire por una nueva temporada.

Como obviamente el riesgo no podía ser tanto para poner en riesgo la integridad física de ambos, se pactó que los billonarios fueran representados por dos de los principales talentos en ascenso en ese minuto. Vince fue representado por Umaga (de campaña muy corta en la WWE, y lamentablemente fallecido a temprana edad) y Trump contó con el respaldo de Bobby Lashley (que se esperaba tuviera un gran futuro, pero abandonó la WWE por razones poco claras). Como ambos luchadores tuvieron cortas carreras luego de este momento, lo más recordado fue la participación de Stone Cold Steve Austin como árbitro especial. Dicha situación, fue sin duda resistida por McMahon, ya que el árbitro sería su principal enemigo en la historia de la compañía, sin embargo Austin demostró su imparcialidad, repartiendo paralizadoras a quien se le cruzó por su camino, incluyendo Umaga, McMahon y el propio Donald Trump.

Momentos bizarros WWE

Trump, Austin y Lashley rapando a McMahon.

La lucha fue bastante disputada, con presencia externa de Shane McMahon para asegurar la victoria de su padre, claro que también recibió la bienvenida de Austin, en la forma que solo él puede hacerlo. El resultado, era más o menos claro, ya que Trump solo se presentó por motivos comerciales, y en cuanto a McMahon, lo único que supera a su ego, es su visión comercial y las ganas de adquirir el siguiente millón de dólares. El momento fue recogido en el DVD en recuerdo de los 50 años de la WWE, por lo que se considera uno de los combates más importantes en la historia de la compañía.

¿Qué recuerdas de ese momento?

Más sobre Lucha Libre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X