Inicio » Lujo »

Emprender y pasar de una humilde casa a una vida de lujos en Mónaco: Notable historia de superación

Se trata de lo vivido por Jorge Gómez, quien hizo todo para salir de la pobreza y hoy le da trabajo a más de 100 personas.

Guía de: Lujo

Digna de admirar y también fuente de inspiración para miles. Es lo que resulta la historia de Jorge Gómez, un emprendedor argentino que le ganó a la vida y a lo que parecía ser un complejo destino.

Oriundo de Lomas de Mirador, La Mantanza, provincia de Buenos Aires, este empresario trasandino hizo de todo para salir de la pobreza en la que vivió desde pequeño.

¿La génesis de la admirable superación? La madre de Gómez, quien según contó el protagonista de este relato al medio Noticias, le repitió en incontables oportunidades que él era inteligente, muy capaz y que podría lograr todo lo que se propusiese en la vida.

argentino-lujos

“Me lo dijo tantas veces que realmente me lo creí. Eso fue fundamental porque me dio mucha seguridad en mí mismo”, contó Gómez.

“Éramos pobres y yo lo que quería era hacer plata para cambiar esa vida. Y hacía cualquier cosa (…) Lo mío siempre fue ser vendedor, entonces vendí de todo, hasta iba casa por casa”, recordó, precisando que incluso después del horario de colegio salía a vender.

“Con la crisis económica de ese momento (años 80) tuve que despedir a la cocinera de mi empresa de viandas, mi mamá me tuvo que venir a ayudar y mi señora de ese momento también se sumó a la empresa. Repartíamos comida en fábricas y en todos los negocios por los que pasábamos se quejaban de lo que les costaba mantenerse sin fundirse”, cuenta.

¿Cuándo empezó a llegar el éxito? De la mano de la electricidad, según cuenta Gómez.

“Un vecino me propuso trabajo con un automático para tanques de agua. Él no sabía cómo venderlo y me ofreció que me encargara de eso. Tenía un stock 2000 unidades y las vendí todas en un mes”. Luego, el vecino le vendió todo y él mismo se encargó del negocio.

argentino-lujos1

“Pensé que con eso me iba a llenar de plata así que aposté todo: entregué mi casa, vendí la moto y un auto que tenía. Puse todo lo que tenía en ese negocio. Me fui a vivir con mi suegra y me la jugué”, continuó.

“Vino otra crisis y no se vendía nada. Pero en ese momento tan malo me encontré con que uno de los que me compraba a mí, vendía los automáticos en un barrio pobre. Los instalaba, los daba a pagar, vendía un montón y ganaba mucha más plata que yo que me había jugado todo por ese negocio”, agregó.

“Me fui a otro barrio (con la quiebra a la vista), para que este cliente me siguiera comprando. En la otra punta del conurbano salí a vender casa por casa. Hasta mi vieja salió a vender, le armé una hoja con todo lo que tenía que decir y nos íbamos todos a Monte Grande”, donde finalmente su empezaron sus días de gloria.

argentino-lujos2

La empresa de Gómez, Roker, pudo establecerse y transformarse en actor fuerte del mercado de los materiales eléctricos. Así es como hoy lleva una vida llena de lujos, se le puede ver en Mónaco (epicentro de la extravagancia) y además le da trabajo a más de 100 personas.

“Me cambió la vida estar en el momento justo en el lugar justo, pero también fue fundamental saber escuchar y tener menos miedo que los demás, esa es la clave de mi éxito”, cierra Gómez.

Más sobre Lujo

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios