Cerámica de Talavera: cuando el color se toma la vajilla

Las piezas de talavera, que se diferencian por su base vítrea en color marfil, requieren de un proceso de producción lento y detallado.

Guía de: Manualidades y Artesanía

La producción alfarera con esmalte en México tiene origen en la fabricación de la loza conocida como la mayólica, denominada comúnmente como talavera. Esta artesanía nace en Puebla con las primeras comunidades de españoles que se asentaron en esta bella ciudad colonial del centro del país. En la actualidad es uno de los elementos más emblemáticos del arte y arquitectura poblana, destacable en las magníficas fachadas decoradas con azulejos de edificios civiles y religiosos.

Originalmente, esta cerámica se elaboraba con la técnica peninsular y constituía parte del decorado de las construcciones pertenecientes a las clases dominantes en la Colonia. Las piezas de talavera, que se diferencian por su base vítrea en color marfil, requieren de un proceso de producción lento y detallado, por lo que sólo son realizables mediante técnicas artesanales.

La talavera auténtica es oriunda del estado de Puebla (de los distritos de Atlixco, Cholula, Puebla y Tecali), pues es en esta zona donde se encuentra la clase de barro adecuada para su creación y la tradición de su manufactura que data desde la época virreinal.

Por ello tiene la prestigiosa etiqueta de Denominación de Origen.

En los talleres de la “Ciudad de los Ángeles” se pueden encontrar todo tipo de utensilios de uso común como platos, floreros, jarrones y figuras decorativas -especialmente para baños y cocinas- de diversos colores, aunque destaca el azul cobalto. También, en una población cercana a la capital, llamada Izúcar de Matamoros, se crean “árboles de la vida” con este material.

 

ta-8 ta-7 ta-3 ta-6 ta-2 ta-4 ta-5 ceramica-talavera-1

Links:

Más sobre Manualidades y Artesanía

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X