Había una vez una casa en una bota…

Un extraordinario trabajo manual que nos transporta al mundo de los cuentos.

Guía de: Manualidades y Artesanía

Hoy les traigo un cuento para niños, para que lo compartan con los suyos. Destaca el trabajo manual por supuesto, pero lo importante es lo tierno de la historia.

Érase una vez un niño que amaba una  casa de la muñecas que pertenecía a su abuela. Él soñaba con tener una casita propia, pero no quería una casa de muñecas. Esas eran para las niñas que sueñan, se visten y hablan en color rosa. Él quería la casa de un niño. Y así, justo antes de Navidad, la abuela (diseñadora de interiores) y el abuelo (constructor), crearon y decoraron una casa muy especial. Así el día de Navidad, el niño recibió esto …

La Casa Bota, hogar de Ratón & Hijo (zapateros). Un zapatero muy talentoso, cuenta con clientes que viajan desde muy lejos a verlo, respetados por los humildes y la alta burguesía.

En el taller del zapatero hay un montón de botas, remendadas y en espera de ser recogidas. Una mesa de trabajo y la caja de herramientas.

Vean el cuarto de baño – el domingo tras una larga y dura semana el señor ratón se relaja en la bañera, y remoja sus patas pobres y doloridas.

El salón y la cocina son encantadores, donde la Sra. M le gusta entretener. Algunas de sus amigas vienen a sentarse a bordar para acompañarla y a comer algunas galletas y conversar.

El dormitorio tiene la curiosidad de la cama, hecha por las propias manos del señor ratón. La cama matrimonial, un regalo de boda a su querida esposa, a quien ama tanto hoy como cuando se casaron.

Todo esto es cierto, por favor, crean cada palabra … contada por el propio niño que recibió como regalo su casa en la bota.

Ah! … y los ratoncitos vivieron felices para siempre.

Links:

Más sobre Manualidades y Artesanía

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X