Inicio » Mascotas » Equipo

Bañar a los gatos: Conozca todos los cuidados necesarios

No es llegar y mojar a su mascota felina. Se trata de un proceso al que debe acostumbrarlo desde cachorro y en el que hay que seguir consejos como los que se entregan a continuación.

Los gatos son uno de los animales más limpios que existen en la naturaleza. Mucha gente piensa que estos animales no son muy amigos del agua. Esta creencia es mito y realidad a la vez, ya que si acostumbras a tu gato a bañarse de pequeño, éste disfrutará muchísimo del baño, sin ocasionarte mayores problemas.

Baño de gatos

Foto: AP

Al gato se le debe enseñar en los primeros meses a disfrutar del baño.

El baño se le debe enseñar en la etapa de sociabilizacion del gato, es decir, entre el primer y segundo mes de vida. En este periodo el gato es receptivo a todo lo que se le enseñe. Pero ojo, que no es llegar y tirarlo al agua.

Antes de comenzar a bañarlo, debes disponer de tiempo, que no sea algo apurado, para que la mascota no sienta que es algo estresante, si no más bien un juego y placentero. Se le debe hablar y realizar muchas caricias para relajarlo. Debe hacerse en un ambiente tranquilo y, algo muy importante, ojalá sea la misma persona la que siempre lo bañe.

Debe ser con agua tibia, NUNCA utilizar agua fría, ya que se le podría ocasionar un stress importante. Tener todo a mano es fundamental. Shampoo específico para felinos, toallas, secador de pelo, etc.

Antes de comenzar, se le debe poner tapones de algodón en los oídos, con el fin de que no le entre agua y así evitar una posible enfermedad..

Cuando llenes la tina con agua, déjala correr un rato, para que el gato se acostumbre al ruido. Luego, moja poco a poco el cuerpo de tu mascota.  Primero con la mano y luego con una esponja. Nunca utilices la ducha directa.

Al aplicar el shampoo, se debe hacer en forma suave, acariciándolo, para que se relaje. Luego se debe enjuagar muy bien, para sacar la totalidad del shampoo. Si quedan restos podrían generar alergias, produciendo gran picazón o prurito.

Finalmente viene el secado de la mascota. Se debe realizar en su totalidad y no dejarlo húmedo, ya sea en verano o invierno. Primero usar una toalla, con el fin de sacar el máximo de agua que se pueda y luego el secador de pelo. Hay que tratar de prenderlo antes de utilizarlo, para que el gato no se asuste con el ruido.

Si a pesar de todos estos consejos es imposible el secado, ten paciencia, es sólo costumbre. Si no puedes usar el secador de pelo, utiliza muchas toallas para secarlo lo máximo que se pueda.

Como ves, bañar a tu gato puede ser una actividad totalmente placentera para ambos, solo se debe acostumbrar.

Más sobre Mascotas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X