Inicio » Mascotas » Equipo

Displasia de cadera: Una enfermedad terrible en las mascotas

Se produce una artritis con posterior artrosis de la articulación, provocando gran dolor debido a que en la articulación, que debe ser perfecta, se producen irregularidades.

La displasia de cadera es una enfermedad degenerativa que afecta la articulación coxofemoral, es decir, la articulación que está entre el fémur y la cadera. La sufren principalmente a perros y gatos.

A diferencia del ser humano, en los perros se les manifiesta en estadios más avanzados en la edad y no necesariamente recién nacidos como ocurre en el caso de los bebes.

Displacia

Foto: El Mercurio

Esta enfermedad se manifiesta en los perros cuando son más viejos.

Se produce una artritis con posterior artrosis de la articulación, provocando gran dolor debido a que en la articulación, que debe ser perfecta, se producen irregularidades  y deformaciones que incluso pueden llegar a la invalidez del perro o gato.

Como es una enfermedad degenerativa, no tiene cura, por lo cual va avanzando con la edad.

Tiene una alto porcentaje de heredabilidad (sobre un 90%) por lo que se debe evitar la cruza de perritos que tengan esta enfermedad, ya que lo más seguro es que alguno de los cachorros que nazcan van a padecerla.

El diagnóstico se realiza en base a estudios radiográficos a partir de los 6 a 8 meses de edad, donde se pueden diagnosticar diferentes grados de ésta. Mientras menor es el grado, las posibilidades de detener o enlentecer el avance de dicha enfermedad con un tratamiento adecuado puede ser satisfactorio.

El tratamiento en los primeros periodos de la enfermedad consiste en disminuir el peso del perro o gato, para que en la articulación afectada no se ejerza mucha fuerza ni peso. En perritos obesos el avance de la enfermedad es mucho más rápido que en perros delgados. Se deben cambiar hábitos alimenticios o incluso cambiar alimento a un pellet medicado que traiga mayores concentraciones de condroprotectores, que como su nombre lo dice ayudan a proteger la articulación. También se dan condroprotectores por separado.

La otra posibilidad de tratamiento es la cirugía, que consiste en sacar quirúrgicamente la cabeza del fémur, que es una de las más afectadas y provoca mayor dolor. Pero esta cirugía esta recomendada en perritos más bien livianos y no con sobrepeso. La idea de esta cirugía es disminuir el dolor terrible que provoca la enfermedad y, por ende, mejorar la calidad de vida del perro o gato.

Solo hay que recordar que no se deben cruzar animales que tengan displasia de cadera, así se evita que otro animal la padezca por la gran heredabilidad que tiene.

Más sobre Mascotas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X