¿Los tratas como un hijo? Conoce las consecuencias de humanizar a los perros

Últimamente se han promovido muchos cuidados hacia los animales, los cuales son positivos hasta cierto punto.

Tratar a una mascota como un miembro más de la familia no tiene nada de malo, de hecho, es algo muy común y representa el verdadero amor que los humanos le pueden tener a un animal que decidieron cuidar y criar para toda su vida.

El problema es que a veces este trato es excesivo y a algunas personas se les olvida que están cuidando a un animal y no a un humano. El principal caso es con los perros, a quienes muchos dueños humanizan y los tratan como si fueran personas, dándoles excesivos cuidados o incluso poniéndoles ropa o zapatos que los pueden llegar a incomodar.

perro bolso

Esta “humanización” hacia las mascotas, sobre todo perros y gatos, es algo que se ha normalizado mucho en el mundo y puede generar muchos cambios en las costumbres de los animales.

El veterinario juan Enrique Romero explicó para Infobae lo generalizada que está esta práctica.

“La tendencia hacia un trato más humano y cuidadoso con los animales de compañía es generalizada y refleja una modificación en el estilo de vida de los tutores en la sociedad postmoderna. Ya no se trata solo del cuidado meticuloso de la salud, sino también de atender a aspectos más banales, como la estética o la simple compañía en un paseo”.

“Podríamos hablar, incluso exagerando, de un fenómeno de “perrijo” que ha multiplicado exponencialmente los servicios para perros y gatos. La “humanización” de los animales, aunque pueda sonar exagerado, ha llevado a un hipercuidado hacia ellos”, agregó Romero.

Esta humanización no sólo a sido aplicada por los dueños de las mascotas, sino que hacia afuera también se está viendo, donde aparecen muchos restaurantes “pet friendly”, guarderías y hasta funerarias.

Si bien, son cuidados que ayudan a darles una mejor vida a los animales, el doctor y veterinario explicó que hay factores en los que es importante entender que aunque suene obvio, los animales deben actuar como animales.

“Un error común ocurre cuando el tutor prioriza sus necesidades estéticas sobre las del animal, creando una necesidad donde no la hay. Los animales no saben si la ropa les queda bien o mal; se visten para la satisfacción del tutor. Tener esto claro permitirá que el juego interactivo continúe sin cuestionamiento ético”, comentó el veterinario.

Además, el experto agregó que “es importante recordar que los animales, en su mayoría, pueden regular su temperatura gracias a su manto piloso. Aunque algunos puedan sufrir más el frío, a muchos no les resulta estrictamente necesario el abrigo. Cuidar su manto natural suele ser suficiente”.

Más sobre Mascotas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios