Abejas que bailan lambada y su insólito uso para Internet

La abeja confía en la luz del Sol para orientarse y de hecho requiere de una parte de cielo azul para poder lograrlo correctamente.

Guía de: Matemáticas

La subsistencia de un panal de abejas depende de la eficacia con que las abejas obreras logran recolectar y acumular el néctar de las flores. El problema es complejo dado que las fuentes disponibles se agotan y cambian de lugar de un momento para otro al igual que las condiciones para llegar a ellas, como la lluvia por ejemplo. Las abejas han enfrentado este problema a través de una danza. Las obreras que regresan ejecutan esta danza geométrica ante sus compañeras en las que les informa en qué dirección volar, la distancia a la que se encuentra la fuente e incluso la dulzura del néctar encontrado.

Abejas Internet

Foto: Héctor Yáñez

La abeja confía en la luz del Sol para orientarse y de hecho requiere de una parte de cielo azul para poder lograrlo correctamente. A través de círculos y contoneos la abeja informa a sus compañeras lo que ha aprendido. Por ejemplo, la intensidad y duración del contoneo de la abeja durante la danza, similar al de los bailarines de lambada, danza que causó furor hace muchos años, indica la distancia a la que se encuentra la fuente del néctar. Fue Karl R. Von Fisch el que descubrió este mecanismo, lo que le valió nada menos que el premio Nobel de Fisiología en 1973.

Servidores de Internet

Ahora bien ¿Por qué resulta tan eficiente? Esta estrategia logra que, como comunidad, las abejas concentren sus esfuerzos en las mejores fuentes de néctar hasta que ya no sean de utilidad y a su vez encontrar nuevas fuentes.

Tanto es así que en el Instituto Tecnológico de Georgia, el profesor Craig Towey con su colega Sunil Nakrani de la Universidad de Oxford trasladaron esta idea a  los servidores de internet.  Los servidores desocupados son las abejas obreras que esperan en la colmena.

Cuando se recibe una petición de un usuario de acceso a un sitio esta se coloca en la “pista de baile” para atraer a los servidores disponibles.  La duración del baile depende de la demanda del sitio y los beneficios comerciales que puedan generar los usuarios.

Mientras más tiempo permanece la danza, más potencia dedican los servidores disponibles a atender las peticiones de acceso al sitio. Los estudios han mostrado que este sistema reduce el riesgo de colapso del servidor y mejora el tráfico entre un 4 y un 25 por ciento.

Quién habría pensado que la danza de las abejas iba a ayudar a los científicos a mejorar la conectividad de la internet.

Más sobre Matemáticas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X