Jetlag matemático: ¿Cómo reducir los trastornos de cambio horario por viajes?

Un modelo prescribe alternar entre completa oscuridad y luz de día que se puede lograr con lámparas especiales.

Guía de: Matemáticas

Viajar por trabajo e incluso por vacaciones siempre involucra un efecto indeseado cuando en este desplazamiento cambiamos de zona horaria. Esto desorden de nuestro reloj interno se conoce universalmente como “jetlag” y es asumido como algo inevitable que hay que soportar. Los síntomas más comunes de este desorden son fatiga generalizada, desorden de patrones normales de sueño, trastorno de la capacidad mental y de la memoria, irritabilidad, dolor de cabeza y malestar gastrointestinal que incluye dolor estomacal, diarrea o estreñimiento.

jetlag

Foto: Internet

Los viajeros frecuentes como hombres de negocios, pilotos comerciales y personal de cabina han desarrollado bastante tolerancia a estos efectos o tienen reglas o tratamientos médicos que se supone los ayudan a superarlo de mejor manera. Los consejos más comunes para minimizar estos efectos son:

  1. Mantenerse bien hidratado durante el vuelo evitando bebidas alcohólicas y la cafeína.
  2. Durante e inmediatamente después del vuelo comer poca cantidad con mucha proteína y  poca grasa.
  3. Acostarte más temprano de lo habitual unos cuantos días antes de tomar un vuelo hacia el este y más tarde de lo habitual si se vuela hacia el oeste.
  4. Si se llega temprano al destino, dormir todo lo posible durante el vuelo y mantenerse despierto durante el día y acostarse temprano esa noche. Si se llega al destino en la noche, acostarse justo después de llegar.

El jetlag también se conoce como disritmia circadiana que hace referencia a nuestro ritmo biológico interno que está asociado a nuestro día a día que se conoce como ritmo circadiano. En la noche nuestro cuerpo funciona distinto que durante el día. Es un péndulo biológico que todas las mañanas vuelve al mismo lugar. Uno de los principales disruptores de este ritmo es la exposición a luz y oscuridad en momentos inadecuados.

En 2008 Dennis Dean y Elizabeth KIerman del hospital para mujeres de Brigham en Boston desarrollaron una serie de ecuaciones matemáticas que relacionaban el ciclo circadiano con los ciclos de sueño, actividad mental y exposición a la luz. Su idea era determinar cómo lograr aclimatar al organismo a una nueva zona horaria de la mejor manera posible mediante exposición a la luz del sujeto. Desarrollaron un software que simula el comportamiento que se puede ver y bajar de la división de medicina del sueño de la Universidad de Harvard en este link.

Recientemente se unieron al equipo, Kirill Serkh de la Universidad de Yale y Daniel Forger de la Universidad de Michigan. Usando un  modelo previo que diseño Forger en 1999 con técnicas matemáticas de un área que se conoce como “Control Óptimo” produjeron 1000 calendarios diferentes para distintos escenarios que son matemáticamente óptimos para enfrentar el jetlag.

El modelo prescribe alternar entre completa oscuridad y luz de día que se puede lograr con lámparas especiales. La parte más difícil parece ser mantenerse en oscuridad en periodos mayores a los que la persona quiere en el momento. Actualmente han desarrollado una aplicación gratis para Iphone que realiza los cálculos para el cansado viajero de manera automática y que pueden ver en este link.

La desarrolladora de la aplicación, Olivia Walch, indicó al diario Los Angeles Times que pueden lograr que un viajero que habitualmente requeriría 12 días ajustarse a una nueva zona horaria lo logre ahora solo en 4 días.

Más sobre Matemáticas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X