Karen Uhlenbeck: La ganadora del “Nobel de las matemáticas” es una potente defensora de la igualdad de género

Sus aportes son contundentes, pero tuvo que enfrentar una comunidad científica en que "nadie contrata a mujeres".

Guía de: Matemáticas

La galardonada con el premio Abel de Matemáticas este año 2019 es la Dra. Karen Uhlenbeck, quien hace historia por ser la primera mujer en recibir este prestigioso galardón en su versión 20. Este 21 de mayo, cuando en Chile recordemos a Arturo Prat y su trágico fin, ella recibirá este premio que está acompañado de 6 millones coronas suecas, alrededor de 652 mil dólares.

Ya me había referido a este premio al escribir otro posteo de un galardonado que falleció hace poco tiempo, el famoso John Nash. Muchos se refieren a este premio como el “Nobel de las Matemáticas” que solo puede hacer justicia como comparación del prestigio que genera en la comunidad, porque realmente el espíritu es muy distinto.

nobel-matematicas-1

A sus 76 años recibe el premio por sus logros pioneros en el campo de las ecuaciones diferenciales parciales geométricas, la Teoría de Gauge y los sistemas integrables. Su trabajo se reconoce además por el impacto fundamental en las áreas de análisis, geometría y física matemática. En palabras de uno de los expertos del comité, Hans Munthe-Kaas, “sus teorías han revolucionado nuestro modo de entender las superficies mínimas, como la formada por las burbujas de jabón, y los problemas de minimización generales en dimensiones más altas”.

Además de sus evidentes e insuperables méritos matemáticos, este premio es aún más significativo dado su rol protagónico como firme defensora de la igualdad de género en el mundo de las ciencias y las matemáticas. Durante años había declarado que en la comunidad existía una explícita discriminación de género. En sus propias palabras: “Soy consciente de que soy un modelo para las mujeres jóvenes en el campo de las matemáticas. Y, en parte, por eso estoy aquí. Sin embargo, es difícil ser un modelo, porque lo que realmente tienes que hacer es mostrar a los estudiantes que una persona imperfecta puede triunfar. Todo el mundo sabe que si una persona es inteligente, divertida, guapa o bien vestida tendrá éxito. Pero también es posible triunfar con todas tus imperfecciones. Yo necesité mucho tiempo para darme cuenta de esto”.

En su propia historia de hace más de 50 años, esta mujer originaria de Cleveland se graduó en la Universidad de Michigan y se doctoró en la de Brandeis. Durante mucho tiempo, solo obtenía trabajos temporales como profesora en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y en la Universidad de Berkeley. Pero sería la Universidad de Chicago, durante la década de los ochenta, la afortunada institución que al acogerla la llevaría a convertirse en un referente internacional.

En 1983 recibió la prestigiosa beca MacArthur y en 1986 fue elegida para la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. En 2007 recibiría el Premio Steele por una contribución seminal a la investigación de la American Mathematical Society. Actualmente es profesora emérita de la Universidad de Texas, en Austin.

En un libro que publicó en 1997 detalla cómo tuvo que enfrentar una comunidad científica en que “nadie contrata a mujeres, porque las mujeres deben estar en casa y dedicarse a tener bebés”.

Un gran día para la Ciencia y un gran día para la comunidad matemática, porque es bastante claro que ella no es la primera mujer matemática en merecer este galardón.

Más sobre Matemáticas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X