Predecir la conducta humana: notable avance matemático

Un grupo de investigadores liderados por Shinsuke Suzuki y Hiroyuki Nakahara en el Instituto de Ciencias del Cerebro RIKEN han conseguido importantes logros.

Guía de: Matemáticas

Es un clásico de la ciencia ficción un personaje con cualidades robóticas que es capaz de predecir el comportamiento de uno o más humanos en función del análisis de la situación y de los datos vitales de los mismos. En general esta capacidad se presenta como un proceso deductivo lógico bastante matemático como por ejemplo el señor Spock de Star Trek. Lo cierto es que predecir cómo se comportará un tercero frente a ciertas situaciones es una necesidad fundamental en nuestra vida social tanto laboral como profesional. Desde pedir pololeo o matrimonio hasta comprarle una idea o negocio a otra persona o pedirle un aumento al jefe.

Conducta humana

Foto: Guioteca

El señor Spock analizaba constantemente la conducta humana.

Un grupo de investigadores liderados por Shinsuke Suzuki y Hiroyuki Nakahara en el Instituto de Ciencias del Cerebro RIKEN han logrado los primeros avances en cómo funciona este mecanismo neurológico. Es simple e intuitivo asumir que para aprender los valores y procesos mentales de otra persona, lo natural es hacer una simulación mental de la otra persona en la propia mente de uno. Esto nos permite utilizar nuestros procesos mentales naturales para simular los procesos no familiares del otro. O sea, estamos simulando cómo toma las decisiones la otra persona para poder predecir su comportamiento. Por simple y natural que parezca, probar algo así requiere distinguir en el cerebro de una persona las señales que provienen de este proceso de todas las demás.

Usar un modelo matemático

El enfoque de este grupo de científicos consiste en utilizar un modelo matemático que, valga la redundancia, simula este comportamiento de simular al otro para estudiarlo y validarlo a través de la técnica de Imágenes por Resonancia Magnética Funcional.

Para lograrlo estudiaron el comportamiento de personas mientras jugaban un juego que requería de hacer predicciones sobre el comportamiento de su adversario. Después con un programa computacional del proceso de simulación examinaron las señales y fueron capaces de definir cuáles eran relevantes para este proceso.

Su descubrimiento fue que los humanos simulamos las decisiones de otros utilizando básicamente dos señales, que llamaron señal recompensa y señal acción. Ambas provienen de la corteza prefrontal del cerebro, un área que se cree asociada a la cognición de alto nivel. La señal recompensa situada la zona ventromedial se relaciona con la diferencia de la recompensa percibida por el otro y la esperada por los valores simulados. La señal de acción localizada en zona dorsomedial se relaciona con la diferencia entre la reacción esperada por el modelo con la que realmente ocurrió.

Este es otro ejemplo de Ciencia Ficción que deja de ser ficción y se convierte en Ciencia Futuro.

Más sobre Matemáticas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X