Shinichi Mochizuki, el japonés que desafía el conocimiento de todos los matemáticos del mundo

Lo que postula es tan complejo, que solo él ha podido descifrarlo.

Guía de: Matemáticas

La denominada conjetura ABC en matemáticas estuvo alrededor de un cuarto de siglo sin ser demostrada. Esta conjetura fue enunciada por Joseph Oesterlé y David Masser en 1985 y lleva este nombre dado que se refiere a la ecuación a+b=c donde a,b son números enteros coprimos y positivos. Por ejemplo, si a fuera cualquier múltiplo de 2 entonces b no podría ser ningún número múltiplo de 2. La conjetura las propiedades de divisibilidad de a y b tienen relación con las propiedades de c. Sin entrar en detalles, la conjetura esencialmente dice que cuando se tienen muchos factores primos en el lado izquierdo de la ecuación entonces hay pocos al lado derecho. La importancia de esta conjetura es que implica muchos resultados y otras conjeturas en teoría de números. Por ejemplo, implica el famoso último Teorema de Fermat.

Shinichi-Mochizuki

El 31 de Agosto de 2012 el matemático japonés de la Universidad de Kyoto, , publicó una demostración en la web con cuatro artículos originales con un total de 512 páginas. Pero inesperadamente no envío su trabajo a ninguna revista o a la que era lo más natural a la más prestigiosa de todas “Annals of Mathematics”.  Ningún mensaje en ningún foro solo esperó. La comunidad matemática explotó solo dos días después. No estamos hablando de un desconocido genio loco de las matemáticas, Mochizuki ya era famoso por demostrar la conjetura de Grothendieck sobre geometría anabeliana en el año 1996.

La gran sorpresa para todos los matemáticos que visitaron el sitio web de Mochizuki era que la demostración era imposible de leer. Era esperable que la demostración fuera compleja y difícil como la demostración del último teorema de Fermat de Andrew Wiles en 1993 o que requiriera algunos detalles adicionales como la demostración de la Conjetura de Poincaré por Grigory Perelman el 2003. Pero en este caso fue distinto. En las palabras del profesor de Columbia University, Johan de Jong:

“Mochizuki ha creado tantas herramientas matemáticas nuevas y ha juntado tantas y tan dispares ramas de las matemáticas que su artículo está lleno con vocabulario que nadie podría entender. Era totalmente nuevo, y totalmente misterioso”

Después de más de una década de trabajar en soledad, Mochizuki creó un lenguaje matemático que hasta el día de hoy sólo él puede entender. Para poder empezar a entender los cuatro artículos hay que leer cientos o inclusive miles de páginas de trabajo previo que no ha sido revisado por sus pares nunca.

La frustración en los últimos años se ha transformado en ira por la negativa de Mochizuki a seguir las reglas de la comunidad matemática. No hay pre-prints y ha rechazado todas las invitaciones a dictar conferencias. Muchos dicen que no se puede decir que ha probado la conjetura si nadie la entiende.

En su sitio web se ve una de las pocas fotos de su persona en que se ve un hombre japonés de mediana edad con gruesos lentes cuadrados con la mirada fija al infinito con un único título inventado obre su cabeza. Él no es un matemático, sino un geómetra inter-universal.

La realidad es que actualmente todavía nadie entiende la demostración. En diciembre de este año 2015 se celebrará en la Universidad de Oxford el Clay Mathematics Institute Workshop on IUT Theory of Shinichi Mochizuki. Todos esperan que esta vez sí asista Shinichi Mochizuki, que según él sigue realizando avances significativos en la línea de su teoría. Al parecer solo participará por videoconferencia vía Skype que requerirá de traducción simultanea dado que la dará en Japonés. Habrá que esperar los resultados de este workshop para ver si se logra develar algunos de los misterios del trabajo de Mochizuki.

Si se logra probar que tiene razón, esto lo convertiría en uno de los grandes genios de la primera mitad del siglo XXI, pero paradójicamente es posible que efectivamente ya lo sea y es por eso que el resto de nosotros no logramos entender su intelecto superior.

Más sobre Matemáticas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X