10 claves para facilitar el inicio de la lactancia tras el parto

Las necesidades físicas y emocionales de madre y recién nacido son permanecer juntos.

Guía de: Maternidad

El proceso que rodea el establecimiento de la lactancia materna puede verse favorecido o entorpecido de acuerdo con mensajes y vivencias que hemos ido incorporando a lo largo de nuestra historia; y según la experiencia de parto y postparto.

Tal como comparto en los talleres y acompañamientos de lactancia y parto, la regla de oro en ambos procesos es la SEPARACIÓN CERO madre-bebé en el postparto inmediato. Las necesidades físicas y emocionales de madre y recién nacido son permanecer juntos.

Recién nacido, bebé, parto, madre, lactancia

Sin perder de vista que cada diada madre-bebe es única, acá les comparto mis 10 claves para facilitar la lactancia:

1.- Información: Como podrás haber leído en la mayoría de mis artículos, mi bandera de lucha hace bastante tiempo es la información, ya que considero que es el punto de partida para hacernos conscientes y tomar decisiones. Tener acceso a información actualizada sobre lactancia materna puede hacer una gran diferencia durante este proceso. Por eso es altamente recomendable acudir a algún taller de lactancia durante el embarazo o acercarte a grupos de madres y lactancia en tu comunidad.

2.- SEPARACIÓN CERO madre-guagua: El contacto de madre y bebé nada más nacer resulta esencial para el éxito de la lactancia y para el desarrollo emocional y psicológico de un ser humano. Además de los beneficios innumerables del contacto piel con piel entre madre y bebé, estudios en neurociencia han constatado que el hábitat de un recién nacido es el cuerpo de su madre (Nils Bergman). De hecho, muchas de las dificultades para el establecimiento de la lactancia tienen relación con un mal manejo post parto, como por ejemplo, la separación de madre e hijo al nacer; tomas sujetas a horarios en lugar de libre demanda, administración de suplementos alimenticios sin justificación médica, entre otros.

3.- La leche materna es el único alimento en el mundo 100% personalizado: La leche humana es un tejido vivo que se adapta continuamente, a toda edad, a las necesidades nutricionales e inmunológicas de la guagua/niño a medida que se desarrolla y crece. Mientras haya demanda (succión al pecho o estímulo mediante extracción), se producirá leche. Por este motivo, resulta muy importante la libre demanda, especialmente los primeros meses, de manera de que esta producción se vaya ajustando a las necesidades alimentarias (y afectivas) de nuestro hijo.

¿Qué significa libre demanda? olvidarse del reloj, tanto entre tomas, como durante la duración de la toma. Es la guagua la que suelta el pecho cuando está lista. Una vez suelte el primer pecho, ofrecemos el segundo. Si lo toma bien, si no, bien también. Un recién nacido necesita entre 8-12 tomas de leche durante el día. La mayoría hacen tomas cortas y frecuentes al principio, se quedan dormidos al pecho y van aumentado el tiempo de éstas a medida que van pasando los días.

4.- Brotes de crecimiento: como la producción de leche está directamente relacionada con la demanda (estimulación del pecho ya sea por succión directa o con extractor), en momentos en que la guagua necesita asegurar una mayor cantidad (durante sus brotes de crecimiento) la oferta y demanda se desregulan transitoriamente. Esto se conoce como crisis o brotes de crecimiento (existe bastante información online y mayores detalles sobre las más comunes) y no suponen un peligro para nuestra lactancia, si estamos bien informados. Así como llegan, pasan.

5.- Importancia de vaciar el pecho: Las moléculas de grasa de la leche son más pesadas y se demoran más tiempo en viajar por los conductos hasta llegar al pezón. Por eso, quienes trabajamos acompañando lactancias recomendamos sobre la importancia de “vaciar el pecho”, de manera de asegurar que la leche más rica en aporte calórico llegue a nuestra guagua. Y así, se ha generalizado la idea de que la leche del principio de la toma es más aguada y la del final, más grasa. Sin embargo, la grasa está presente en toda la toma.

6.- Sueño: El sueño es un proceso evolutivo/madurativo que no depende del tipo de alimentación. Sin embargo, existe bastante literatura sobre mayor descanso en madres y padres de niños amamantados (recomiendo leer a María Berrozpe) y sobre la importancia de establecer rutinas saludables de sueño, que funcionen y se ajusten a las particularidades de cada familia y sus integrantes.

7.- Lactancia y medicamentos La gran mayoría de medicamentos son compatibles con la lactancia materna. Casi todos los medicamentos pasan a la leche, pero en cantidades inocuas para tu guagua/bebé. Puedes consultar la compatibilidad de un determinado compuesto en e-lactancia.org, un sitio actualizado y elaborado por profesionales de la lactancia materna y de la salud.

8.- No hay alimentos que aumenten la producción de leche. No existe evidencia científica sobre ningún alimento, planta o bebidas que tenga la facultad de aumentar la producción de leche materna (conocidos como galactogogos). Hay fármacos que como efecto secundario producen un aumento; sin embargo, la mejor técnica comprobada y usada a diario por millones de mujeres en el mundo es: DAR EL PECHO. Como he dicho a lo largo de todo el artículo, mientras haya demanda (succión al pecho o estímulo mediante extracción), se producirá leche.

9.- Familiares: Los abuelos/tíos pueden ser de gran ayuda para acompañar a otros hijos, en colaborar con los quehaceres del hogar, en regalonear, entre muchas otras cosas. Sin embargo, es muy probable que no hayan amamantado y que no dispongan de información correcta y actualizada sobre lactancia materna. Puedes invitarlos a informarse juntos en taller de lactancia, por ejemplo.

10.- Dolor: Un clásico de clásicos sobre los mitos en torno a la lactancia Materna es sobre el dolor. Dar el pecho NO DEBE doler. La naturaleza jamás habría permitido que la fuente de nutrición alimentaria y emocional fuera dolorosa. Si hay dolor, nuestro sabio cuerpo nos avisa que es momento de buscar ayuda. Tras el parto aumenta la sensibilidad de los pechos y después no deberían incomodar. Grietas tampoco.

Más sobre Maternidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X