Llantas de aleación, su importancia y lo que hay que saber

Estas aleaciones tienen un grado alto de disipación térmica, incluso mejor que la del acero.

Por muchos tiempo las llantas más usadas fueron las de aleaciones de acero, pero esto con el paso del tiempo ha ido cambiando y en este momento la tendencia es a cambiar a llantas de aleaciones de aluminio, las que tienen un mejor look y también ayudan al desempeño y economía del vehículo.

Las características principales de estas llantas son su peso más bajo en comparación al acero, lo que ayuda a disminuir el consumo de combustible, y también están la oferta de modelos que hacen una diferencia en la estética del automóvil.

Aparte de las razones anteriores, estas aleaciones tienen un grado alto de disipación térmica, incluso mejor que la del acero, lo que hace que las temperaturas elevadas en los neumáticos y en el sistema de freno sea dispersada rápidamente al aire circundante.

Llantas aleación

Foto: auto10.com

En la actualidad muchos vehículos vienen con equipamiento de fabrica con llantas de aleación y no hay que hacer nada aparte de disfrutar del paseo y ,también, tratar de no rayarlas o romperlas pasando por un “evento” en el camino.

Si queremos instalar en nuestro vehículo estos aditamentos hay que tener en cuenta un par de cosas, como por ejemplo:

1- La cantidad de pernos de las llantas y su separación: hay llantas de 4,5 y 6 pernos y con diferentes separaciones entre ellas.

2- El aro a elegir: se puede comprar el aro original que trae el vehículo o aumentar,  pero siempre teniendo cuidado que al aumentar mientras más grande sea el aro, se deben cambiar los neumáticos y estos deben ser de un perfil más bajo, ya que puede que no entren en los espacios del tapa barros. Aparte hay que tener en cuenta que “neumático más grande con perfil bajo = mucho más caro”.

3- El desplazamiento de la llanta: esta es la distancia entre la superficie del disco de freno o tambor (donde se apoya y aperna la llanta), y el centro real de la llanta. Este desplazamiento puede ser positivo, negativo o cero, si se elige de manera equivocada con un desplazamiento demasiado negativo la llanta puede quedar salida de la carrocería, o con desplazamiento demasiado positivo podría topar dentro del tapabarro en todo momento o solo cuando se gira el volante hacia los lados. Incluso con cero desplazamiento podría quedar mal según el diseño de la llanta. Mejor asegurarse y pedir asesoramiento a un especialista.

4- La velocidad y el peso que soporta la llanta: todas las llantas tienen un límite de velocidad que pueden aguantar y también el peso que pueden soportar antes de colapsar. Estos deberían ser igual o superiores a las llantas originales de acero. Muchas llantas de dudosa procedencia no cuentan con esta información realmente importante y deben ser tomadas en cuenta a la hora de una elección.

Más sobre Mecánica Automotriz

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X