Inicio » Mitos y Enigmas » Equipo

¿Sabía usted que hubo una cruzada de niños?

En 1212 un pastor loco logró convencer a miles de niños para que lo siguieran a tierra santa, una tragedia para no olvidar.

Las cruzadas fueron uno de los movimientos de conquista occidental más sanguinarios que han existido, junto con el genocidio en América, nada, comparado con el poder que hoy existe para llevar a cabo nuevas invasiones.

“¡Dios lo quiere!”

Papas, reyes, emperadores, mercaderes, soldados, mercenarios, campesinos, artesanos, etc., se embarcaron en una misteriosa gesta sin precedentes en la historia conocida del ser humano y que sorprende aún en estos días por el impresionante eco que tuvo el llamado del papa Urbano II durante el Concilio de Clermont en noviembre de 1095.

Cruzada Niños

Foto: Aurigamaris.org

Antes del concilio, Urbano II se había reunido con la nobleza francesa y con los más altos dignatarios eclesiásticos, los mismos que, ante el discurso del papa, sentirían “espontáneamente” la llamada a la cruzada para liberar Jerusalén de los turcos selyúcidas (sunníes o sunitas) desde hacía 25 años. En su discurso, Urbano II, hacía parecer que los Santos Lugares habían caído en manos de los, muy mal llamados “infieles” un par de semanas atrás. En palabras de Johannes Lehmann, psicólogo, teólogo, filósofo y periodista, autor del texto “Las Cruzadas” (1976): “la realidad era muy distinta, habían transcurrido 485 años en que Jerusalén no había pertenecido a los cristianos, el 6 de mayo del 610 fue conquistada por los persas. En todo caso a la llegada de la primera cruzada a Jerusalén, en 1099 – única exitosa – ésta ciudad se encontraba en manos de los árabes fatimitas o chiítas.”

No es posible argumentar que producto de los malos tratos y muertes que los selyúcidas daban a los peregrinos se realizó la cruzada, ya que muchos eventos de este tipo habían ocurrido y ningún poder movió un dedo para proteger a los viajeros. Lehmann señala que, claramente la cruzada obedece a otros fines menos evidentes y de naturaleza aún más temporal. Constantes hambrunas e invasiones normandas (vikingos) perjudicaban enormemente la economía europea. Tierras arrasadas hacían que la gente escapara hacia el sur usurpando otras tierras, lo que generaba una reacción en cadena. Por lo que campesinos pobres y jóvenes nobles sin tierras, estaban dispuestos a todo; sólo era necesario que alguien les dijera qué hacer.

Como sea, antes de que el papa acabara su discurso la multitud comenzó a interrumpirle exclamando “¡Dios lo quiere!” ¿Lo quiso?

La cruzada de los niños

Resulta intrigante y misterioso entender cómo miles de niños de Alemania y Francia, se embarcaron en una odisea sin sentido, una campaña a todas luces absurda y suicida que difícilmente hoy en día tendría algún tipo de resonancia. Si bien se puede explicar por un fervor religioso desmedido e irracional, no es menos cierto que el poder eclesiástico durante la baja edad media era absoluto, totalitario, capaz de movilizar muchedumbres inconscientes por los caminos más insólitos, incitando incluso cruzadas contra los propios cristianos como fueron los cátaros y contra la misma Constantinopla.

Los hechos se suscitan a partir de mayo del 1212, cuando un pastor francés de nombre Esteban de Cloyes, se presenta en la corte del rey Felipe II con una carta que, según afirmaba, le había sido entregada por Jesucristo en persona, el cual le encargaba predicar la nueva cruzada. El rey no lo tomó en serio, enviándole de regreso a casa, pero Esteban cayó en una especie de delirio místico anunciando que sería él quien encabezaría una cruzada de niños para salvar al cristianismo.

Al cabo de un mes millares de niños y niñas, simples aldeanos e hijos de familias nobles, así como algunos religiosos, vagabundos y prostitutas salieron de Vendôme en julio hacia el sur. La noticia de esta cruzada infantil francesa originó en Alemania un movimiento de similares características, en este caso a partir de un joven aldeano conocido como Nicolás que inició en Colonia la predicación de la cruzada, reuniendo, según crónicas de época, a unos 20.000 “cruzados”.

Uno de los enigmas de este movimiento es que los padres y autoridades eclesiásticas los tomaran en serio y ninguno interviniera para detener tamaña insensatez, sabiendo que con anterioridad habían fracasado en la misma empresa ejércitos enteros de soldados profesionales.

La Tragedia

Menos de la tercera parte de los niños que salieron de Colonia llegaron a Génova en agosto. Muchos murieron de hambre, sed y producto de las penalidades al cruzar los Alpes. Así también, los niños franceses que alcanzaron a llegar a Marsella o Génova iban muy diezmados pero corrieron hacia las playas confiados en que al llegar, el mar se abriría delante de ellos para cruzar hacia oriente, promesa que les había sido hecha tanto por Esteban como por Nicolás. Sin embargo el “milagro” no ocurrió. Muchos intentaron volver a sus hogares. En Marsella, a los niños franceses, dos mercaderes les ofrecieron transporte en 7 barcos.

Sólo después de 18 años se supo que dos de las naves se estrellaron en las rocas producto de una tormenta al sudeste de Cerdeña, desencarnando todos. Algunos niños de los otros 5 barcos fueron llevados a Argel y vendidos como esclavos, otros llevados a Alejandría y comprados por el gobernador egipcio y unos pocos vendidos en Bagdad. Algunos fueron liberados en 1229 pero muchos continuaron en esclavitud hasta su partida de este plano.

50 años después de este lamentable hecho se comenzó a tejer la “leyenda” de un músico que, con su flauta, encantó y se llevó de los pueblos y villas a 130 niños. Muchos años más tarde los niños se substituyeron por ratas (recuerden la peste negra que asoló Europa en el siglo XIV). Así nació el cuento del flautista de Hamelin.

Esta es sólo una versión y como en todo, hay discrepancias y es positivo que existan pero el verdadero misterio es que alrededor del mundo el número de niños que desaparecen es enorme. Sólo en Alemania, diversas ONG señalan que son más de 50.000 las denuncias por desapariciones al año; 70.000 en el Reino Unido y así en todo el mundo. ¿Qué está pasando? Preste atención e infórmese!!


Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X