40 mitos famosos y muy extendidos que fueron desmentidos por la historia y la ciencia (I)

Muchas conocidas creencias que se repiten hasta la saciedad han demostrado no ser ciertas.

Guía de: Mitos y Enigmas

Hasta el día de hoy todavía se repiten, de una generación a otra, una serie de mitos y leyendas urbanas que se han instalado en el inconsciente colectivo, pero que la ciencia y la historia se han encargado de desmentir. ¿La Gran Muralla china se puede ver desde la luna? ¿Sólo ocupamos el 10 por ciento de nuestro cerebro? ¿Es el Monte Everest la montaña más alta de la tierra? ¿Hay que beber dos litros de agua al día para conservar la salud? ¿Los toros se enfurecen al ver el color rojo? A continuación, en la primera parte de esta nota, revisaremos algunos de estos mitos famosos que todavía muchos toman por ciertos, pero que han demostrado no ser correctos:

1) La gran Muralla China es la única construcción humana visible desde el espacio:

La gran Muralla China, construida entre el siglo V a. C. y el siglo XVI, por cerca de 800 mil obreros, tiene más de 21 mil kilómetros de largo, atravesando 15 provincias, regiones autónomas y municipalidades de ese país oriental. Elegida en el año 2007 como una de “Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno”, en el libro de Richard Halliburton, “Second Book of Marvels”, publicado en 1938, se afirmaba que era la única construcción humana visible desde la Luna, creencia que a partir de entonces comenzó a ser repetida por todo el mundo, hasta convertirse en una suerte de leyenda urbana. Sin embargo, la Gran Muralla, que mide de 6 a 7 metros de alto y tiene de 4 a 5 metros de ancho, y tiene casi el mismo color que el suelo que la rodea, en realidad no puede ser vista desde la luna.

40 mitos famosos

 

El fallecido astronauta norteamericano Neil Armstrong, el primer hombre en pisar nuestro satélite natural, afirmó que “no creo que, por lo menos con mis ojos, hubiera alguna construcción humana visible para mí. Y no he conocido a nadie que me haya dicho que ha visto la Muralla China desde la órbita terrestre. Le he preguntado a mucha gente, particularmente a astronautas del transbordador, que han orbitado varias veces sobre China durante el día, y todos aquellos con los que he hablado me han dicho que no han podido verla”. En mayo de 2004, en todo caso, la NASA anunció oficialmente que la Gran Muralla China no era visible desde el espacio sin ayuda.

2) Albert Einstein era un mal estudiante:

La idea de que Albert Einstein, el genio que revolucionó el siglo XX con su famosa Teoría de la Relatividad, era un mal estudiante parece haber nacido de una confusión que cometió uno de sus primeros biógrafos, al investigar su etapa escolar en Aarau, Suiza. Cuando Einstein, en 1895, llevó a cabo el examen de acceso al Instituto Politécnico Federal de Zurich, lo suspendió, pero aparentemente lo hizo porque el examen incluía una prueba en francés, idioma que Einsten no dominaba.

40 mitos famosos

 

Al regresar a la secundaria para preparar de nuevo el examen de ingreso, Einstein comenzó a sacar notas de 1 y 2, sin embargo, hay que consignar que en ese momento en la escala de notas que regía en aquel momento 1 era la máxima nota, y 6 la mínima. Más tarde, en un proceso de estandarización e internacionalización de notas, el instituto alteró las notas de forma inversa (1 comenzó a ser la mínima y 6 la máxima), y a partir de entonces Albert Einstein comenzó a sacar 5 y 6. Este cambio, con toda probabilidad, fue el que pudo confundir a los historiadores, quienes, al ver las notas de 1 y 2 de Einstein, las consideraron como mediocres, cuando en realidad era totalmente al revés. Otro hecho que reforzó este falso mito fue que Einstein no empezó a hablar hasta los 3 años y desde niño tenía cierta dificultad para expresarse.

3) El pelo y las uñas siguen creciendo después de que una persona ha muerto:

Los científicos afirman que cuando morimos el corazón se detiene, la sangre deja de fluir y el oxígeno deja de llegar a nuestro cuerpo, lo que detiene la producción de nuevas células y, por ende, el crecimiento de las uñas y el cabello. Cuando el oxígeno deja de llegar a nuestro organismo, se produce la evaporación del agua, que supone el 80% del contenido de nuestra piel. En otras palabras, nuestro cuerpo se deshidrata, por lo que comienza a encogerse. Así, no es que las uñas crezcan, sino que la piel que las rodea se retrae, a medida que se deshidrata, haciéndolas parecer más largas. Lo mismo ocurre con la piel de la barbilla.

4) El ejercicio es la mejor forma de perder peso:

Cuando se acerca la temporada de verano, son muchos, especialmente los que tienen algunos kilos de más en su cuerpo, los que corren a inscribirse a algún gimnasio para ponerse en forma y bajar rápidamente de peso. Sin embargo, los científicos aseguran que la manera más efectiva de bajar de peso es simplemente consumir sólo las calorías que el cuerpo realmente requiere (el cuerpo posee el llamado metabolismo basal, que es el mínimo de calorías que el cuerpo necesita). Por ello, evitar cualquier tipo de exceso alimenticio es la base para perder peso, aunque el ejercicio físico también puede ayudar bastante en este objetivo. Por lo demás, todas las dietas se basan en el mismo principio: ingerir menos calorías de las que una persona gasta. Lo único en lo que varían es en la manera de crear ese déficit.

5) El Monte Everest es la montaña más alta del mundo:

El Monte Everest, localizada en la cordillera de Mahalangur Himal, en el continente asiático, en la frontera entre China y Nepal, tiene la fama de ser la cumbre más alta del mundo gracias a sus 8.848 metros de altura. Una altura que en todo caso palidece si lo comparamos con el Mauna Kea, un volcán inactivo de la isla de Hawái que emerge en medio del Pacífico.

40 mitos famosos

 

Si bien sobre el nivel del mar sobresalen sus 4.207 metros de altura, la mayor parte de la estructura del Mauna Kea (6.000 metros) se oculta bajo el agua. Por eso, la altura total medida desde la base submarina del Mauna Kea sería de 10.207 metros, casi 2.000 metros más que el Monte Everest.

6) El consumo de alcohol ayuda a soportar el frío:

Los científicos afirman que el alcohol, en vez de subir la temperatura del cuerpo, como afirma la creencia popular, la baja, por lo que sería peligroso beberlo cuando hace mucho frío. Lo que sucede es que cuando el organismo siente mucho frío, el flujo sanguíneo (y por lo tanto el calor proporcionado por la temperatura de la sangre) disminuye hacia las extremidades “no indispensables” –como, por ejemplo, los brazos-, ya que es más importante mantener caliente el corazón que los brazos. El alcohol, como un potente vasodilatador, lo que hace es dilatar los vasos sanguíneos y que la sangre vuelva a fluir por todo el cuerpo. Así, al beber alcohol se podrá sentir más calor en un primer momento, pero a costa de quitárselo a nuestros órganos vitales. Por ello, en situaciones de embriaguez de una persona se recomienda abrigarla y proporcionarle calor y nunca intentar despabilarla con duchas demasiado frías.

7) No hay que despertar a los sonámbulos, porque es peligroso para su salud:

Contrariamente a lo que muchos afirman, despertar a un sonámbulo no le provocará un ataque al corazón ni lo pondrá en un estado comatoso, aunque lo más aconsejable es tratar de no despertarlo y llevarlo cuidadosamente a la cama para que no se lastime (el sonámbulo seguirá con toda probabilidad profundamente dormido y es probable que por la mañana no recuerde nada de lo ocurrido). También es un mito que los sonámbulos caminen con los brazos extendidos como un zombie, pero sí es cierto que tienen por lo general la mirada perdida y que es muy difícil llamar su atención.

40 mitos famosos

 

En caso de despertar a un sonámbulo, probablemente se le cause sólo una gran molestia, la misma molestia que nosotros experimentaríamos si alguien nos despertara violentamente mientras estamos sumidos en un sueño profundo.

8) Los objetos pesados caen más rápido que los livianos:

La velocidad de caída de un objeto, no depende de su peso, sino que de la fuerza de gravedad que lo atrae hacia el suelo. Una caja fuerte y una moneda son atraídas de igual forma por la gravedad. Este mito, si bien fue desmentido por Galileo Galilei en el siglo XVI y luego por otros científicos en los siglos posteriores, continúa estando presente en el imaginario colectivo.

9) Si todos los chinos saltaran al mismo tiempo, podrían alterar el eje de rotación de la tierra:

Si los más de 1.300 millones de habitantes que viven en la República Popular China saltasen todos al mismo tiempo (algo bastante poco probable) y llegaran todos al suelo al mismo tiempo, el efecto sería prácticamente inapreciable, porque la masa de nuestro planeta –cercana a los 5,972 por 1024 kilogramos– supera en más de un millón de veces la de todos los chinos juntos.

40 mitos famosos

 

Daniel Closa Autet, en su libro “100 mitos de la ciencia”, explica que “aunque el planeta fuera muy pequeño y los chinos muy pesados, para modificar la trayectoria de la Tierra sería necesario aplicar una fuerza exterior al sistema. En la práctica, eso significaría que, cuando los chinos saltaran, ellos saldrían en una dirección y el planeta en dirección contraria, a causa de la fuerza que habrían aplicado los saltadores para hacer el salto. Y, acto seguido, los chinos caerían al suelo por la gravedad, pero la Tierra también se desplazaría hacia los chinos, también por la gravedad, porque esto funciona en todas direcciones. Al final, el resultado global es que todo quedaría igual que estaba en principio”.

10) Los seres humanos sólo usamos el 10% de nuestro cerebro:

Este mito quizás se popularizó debido a que nueve de cada diez células en el cerebro son lo que se denomina neuroglias o células gliales, que son células de apoyo y proveen asistencia física y nutricional al otro 10% de las células, las neuronas, que son las encargadas de “pensar”. Los neurólogos afirman que, en realidad, el ser humano utiliza prácticamente el 100% del cerebro para realizar cualquier actividad. Desde el punto de vista evolutivo, el mito de que sólo usamos el 10 por ciento de nuestro cerebro no tendría cabida, ya que si de verdad no se utilizara el restante 90% del cerebro, sencillamente no tendría sentido la existencia del ser humano.

40 mitos famosos

 

Los neurólogos y neurocientíficos Barry Beyerstein y John Henley detallan que la mayor parte del día utilizamos casi el 100% de nuestro cerebro, incluso mientras dormimos. “Si no usáramos el 90% de nuestra mente, nuestro rendimiento no debería verse afectado cuando se lesionan ciertas áreas del cerebro”, argumentaron.

11) Un año en edad de perro equivale a 7 años en edad humana:

Hasta hoy, según algunos, calcular la edad de un perro era una cosa relativamente simple: sólo bastaba con multiplicar los años que había vivido un can por 7, lo que arrojaba el total equivalente en años humanos. Sin embargo, en realidad no existe una forma exacta de comparar la edad humana con la de los perros, pues el ritmo de crecimiento y maduración de los perros es diferente e incluso varía según las razas. Hay perros que maduran más lento y envejecen más rápido y otros en los que el proceso es al revés, así como también poseen diferentes expectativas de vida. Por ende, no existe ninguna comparación científicamente correcta.

40 mitos famosos

 

Lo único cierto es que el primer año de vida de un cacharro equivaldría a los primeros 15 años de un ser humano, porque en ese período de tiempo el animal desarrolla todo lo que las personas desarrollan en la infancia y la adolescencia. Cuando un perro llega a los cinco años, allí la raza y el tamaño comienzan a importar: las razas pequeñas comenzarían a envejecer cuatro años por cada año humano que pasa, mientras que las razas medianas envejecerían seis años y las razas grandes en ocho.

12) Los toros se ponen furiosos al ver el color rojo:

En las regiones en las que se practica la tauromaquia -como en España- suele creerse que el color rojo atrae y enfurece al toro, lo que hace que el animal quiera alcanzar lo que sea de este color y destruirlo ferozmente. Los toros, como muchos otros animales, son dicrómicos, es decir, tienen capacidad de descomponer el espectro luminoso en dos componentes esenciales, y según la cantidad de cada uno son capaces de diferenciar los diferentes colores, pero hasta cierto límite. Si bien podrían distinguir el color rojo, no es el color lo que les provoca agresividad, sino que el brillo y el movimiento del capote del torero.

40 mitos famosos

 

En el programa televisivo del canal Discovery Channel: “Mythbusters” (Cazadores de mitos), se derrumbó este mito con una prueba empírica bastante simple. Se construyeron tres muñecos o “matadores falsos”, vestido cada uno con atuendos de 3 colores: rojo, blanco y azul. Luego, se colocaron los muñecos en una jaula y soltaron un gran toro para comprobar si éste realmente podía sentir algo por el color rojo en particular. Los resultados fueron contundentes: El toro acometió con la misma fuerza y ferocidad contra los 3 muñecos exactamente de la misma manera, incluso cuando los tres colores se mezclaron. Con un sistema de control remoto, el equipo también demostró que, en realidad, el animal se mostró más furioso y activo cuando los muñecos comenzaron a moverse. Por lo demás, es sabido que cuando un torero es embestido y corre peligro de muerte, sus compañeros intentan ayudarle corriendo alrededor del toro para así llamar su atención.

13) Es peligroso dormir en una habitación con muchas plantas porque consumen el oxígeno y una persona se puede asfixiar mientras duerme:

Algunas madres y abuelas han repetido una y otra vez que las plantas absorben oxígeno y liberan dióxido de carbono, por lo que no sería aconsejable tener plantas en un dormitorio debido al peligro de morir asfixiado por falta de oxígeno. Sin embargo, si bien es sabido que de noche los vegetales consumen oxígeno y liberan anhídrido carbónico, lo hacen en cantidades tan pequeñas que habría que dormir rodeados de un auténtico vergel y en una estancia herméticamente sellada, sin ningún tipo de rendija abierta, para que esto fuera realmente nocivo.

14) Marte es un planeta rojo:

Marte es llamado por los astrónomos el planeta rojo, pero no porque toda su superficie sea entera de este color, sino porque su suelo contiene óxido de hierro o partículas de óxido, y pequeñas cantidades de otros elementos, como cloro y azufre. Así, el cielo sobre Marte frecuentemente aparece de color rojo, rosado o naranja claro porque el polvo del suelo es levantado por los vientos en la delgada atmósfera marciana.

40 mitos famosos

 

Entre los últimos descubrimientos que hizo el explorador Curiosity, un astromóvil dirigido por la NASA que aterrizó en Marte en agosto del 2012, se encuentra el sorprendente hecho de que el planeta rojo es en realidad gris y azul bajo la superficie.

15) Las personas adultas no desarrollan nuevas neuronas:

Durante mucho tiempo se sostuvo con firmeza que las células cerebrales no eran capaces de volver a generarse luego de culminado el desarrollo de un organismo, por lo que todas las células cerebrales humanas, a medida que pasaban el tiempo, iban, en teoría, desapareciendo sin remisión. Pero recientes investigaciones científicas han demostrado la existencia de una neurorregeneración en el bulbo olfativo, un órgano pequeño que está situado bajo el cerebro, y cerca de la mucosa olfativa. También se han hallado neuronas recién nacidas en una zona del hipocampo relacionada con la memoria y el aprendizaje. Este descubrimiento ha alimentado las esperanzas de que algún día puedan encontrarse soluciones a diversos problemas médicos y enfermedades tan temidas como el síndrome de Alzheimer o el mal de Parkinson.

16) Un rayo no cae nunca dos veces en el mismo lugar:

Contrariamente a lo que pudiera pensarse, un rayo no sólo puede caer dos veces en un mismo lugar, sino que hasta tres, cuatro y decenas de veces. Por ello, de hecho, existen los pararrayos, esos objetos puntiaguados situado en lo alto de edificios y en los que caen a lo largo del año decenas de rayos. En el famoso edificio Empire State, por ejemplo, caen en promedio cada año unos 25 rayos en la parte superior de su azotea.

40 mitos famosos

 

Un estudio que hizo recientemente la NASA estableció que uno de cada tres rayos que tocaban tierra lo hacía en varios sitios a la vez, es decir, no sólo pueden caer rayos en el mismo lugar de la tierra, sino que también pueden hacerlo en el mismo momento.

17) Ver televisión de cerca daña la vista:

Este mito urbano nació en la década de 1960, cuando la empresa General Electric (GE) vendió algunos novedosos pero inútiles televisores a color que tenían el problema de que emitían cantidades excesivas de radiación. La GE rápidamente recuperó y reparó los televisores defectuosos, pero el estigma permaneció hasta el día de hoy.

40 mitos famosos

 

El Doctor Lee Duffner, de la Academia Americana de Oftalmología, asegura que ver televisión muy cerca no daña la vista, pues “la visualización de cerca o de lejos no causará ningún daño físico a sus ojos. Sin embargo, si se ve mucho tiempo la televisión si se puede provocar una tensión visual y fatiga, especialmente para los que están sentados muy cerca o viéndola desde ángulos extraños. Pero hay una cura fácil para la fatiga y la tensión ocular: simplemente apagar la televisión y descansar”.

18) Los camellos guardan agua en sus jorobas:

Lo que los camellos acumulan en realidad en sus jorobas no es agua, sino que grasa que consumen cuando no pueden alimentarse. El consumo de esa grasa acumulada, mediante una reacción con el oxígeno del ambiente, les permite producir algo más de un litro de agua por cada kilo de grasa metabolizada.

40 mitos famosos

 

Cuando el agua y la comida comienzan a escasear en el desierto, los depósitos de grasa en las jorobas de los camellos les sirven como una especie de despensa alimenticia. Cuando el cuerpo del camello metaboliza o usa la grasa de las jorobas, éstas se vuelven más pequeñas y fofas, es decir, cuanto más tiempo pase el camello sin comer, más pequeñas serán sus gibas. Estas jorobas o reservas de grasa, entonces, son las que posibilitan que los camellos pueden vagar muchos días sin beber o comer (se estima que los camellos pueden aguantar sin beber líquido hasta dos semanas).

19) El científico e inventor escocés Alexander Graham Bell fue el inventor del teléfono:

En realidad, fue el italiano Antonio Meucci quien, en 1870, instaló por primera vez un dispositivo de telecomunicaciones llamado “teletróffoni” entre su oficina, ubicada en la planta baja de su casa de Nueva York, y el dormitorio, ubicado en el segundo piso de la misma. En 1860 Meucci hizo público este invento y, en una demostración pública, la voz de un cantante se trasmitió a una considerable distancia.

40 mitos famosos

 

Antonio Meucci presentó una solicitud de patente para su novedoso ingenio, pero la perdió al no poder pagar los 250 dólares que costaba. Alexander Graham Bell, posteriormente, perfeccionaría su invento y lo patentaría a su nombre. Meucci fallecería pobre y amargado y jamás vería la gloria y el reconocimiento de su talento, el cual chocó con su escaso conocimiento del inglés y su poca desenvoltura ante las artimañas legales y los ingentes intereses económicos de las grandes corporaciones de Estados Unidos. Pese a eso, el Congreso de Estados Unidos aprobaría en 2002 una resolución que reconocía a Antonio Meucci como el verdadero “padre” del teléfono.

20) Para conservar la salud hay que beber dos litros de agua al día:

Durante años se nos ha repetido hasta el hartazgo que, para conservar un equilibrio hídrico saludable, se deben beber como mínimo unos dos litros de agua al día (unos 8 vasos grandes). Sin embargo, varios especialistas aseguran que no existe una documentación científica seria que apoye esta recomendación, la cual incluso podría resultar excesiva para un adulto medio y sano, que vive en un clima templado y tiene una vida más bien sedentaria. Esta recomendación, de hecho, podría incluso ser más perjudicial que beneficiosa si se tiene en cuenta el riesgo de sufrir una eventual hiponatremia, un desequilibrio electrolítico que consiste en un nivel bajo de sodio en la sangre.

40 mitos famosos

 

Por lo demás, beber dos litros de agua diarios resultaría insuficiente en algunos casos particulares, como las personas que sufren de cálculos renales y aquellas que realizan un esfuerzo físico extremo, en especial en ambientes cálidos. Los especialistas, para zanjar toda esta situación, simplemente han dicho que, “para una persona sana, la sed es la guía más adecuada para tomar agua”.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X