El misterio de la enigmática sonrisa de la “Mona Lisa”: ¿Qué secretos oculta?

El cuadro más famoso de todos los tiempos, pintado por Leonardo Da Vinci en el siglo XVI, esconde un extraño efecto óptico.

Guía de: Mitos y Enigmas

La pintura “La Gioconda”, también conocida como “La Mona Lisa”, es considerada la obra de arte más famosa de la historia. Pintada entre 1503 y 1519 por el legendario artista renacentista italiano Leonardo Da Vinci sobre una tabla de álamo de 77 x 53 cms, se considera uno de los ejemplos más logrados de sfumato, técnica que consiste en prescindir de los contornos netos y precisos típicos del Cuatroccento (primera fase del Renacimiento) para envolverlo todo en una especie de niebla que difumina los perfiles y produce una impresión de inmersión total en la atmósfera, lo que da a la figura una sensación tridimensional.

enigmática sonrisa Mona Lisa enigmática sonrisa Mona Lisa

 

Leonardo Da Vinci, autor de "La Gioconda", obra también conocida como la "Mona Lisa".

Leonardo Da Vinci, autor de “La Gioconda”, obra también conocida como la “Mona Lisa”.

El famoso cuadro, la última gran obra de Leonardo Da Vinci, especialmente si se tiene en cuenta que éste siguió retocándola hasta sus últimos años, después de la muerte del genial pintor pasó a manos del rey francés Francisco I. Después del fallecimiento de este monarca la obra fue trasladada al Palacio de Versalles y al Museo del Louvre, desde donde la sacó el mismísimo Napoleón Bonaparte para colocarla en su dormitorio, en el palacio de las Tullerías. El cuadro posteriormente sería devuelto de nuevo al Louvre, museo donde se encuentra en la actualidad.

El retrato de la Mona Lisa no requiere mayor presentación: esta dama aparece sentada en un sillón, posando sus brazos en los brazos del asiento (El brazo izquierdo descansa sobre el de la butaca y la mano derecha se posa sobre la izquierda, postura que según los entendidos transmite una impresión de serenidad y de que el personaje retratado domina sus sentimientos). Y sobre la cabeza la joven lleva un velo, signo de castidad y atributo frecuente en los retratos de esposas. Una de las cosas que llama la atención es que la modelo carece de cejas y pestañas, algo que según algunos historiadores del arte pudo deberse a algunas restauraciones realizadas en siglos pasados, en la cual se habrían eliminado los leves trazos con que se pintaron. Sin embargo, otros expertos aseguran que las cejas depiladas eran habituales en las damas de alcurnia florentinas o que el mismo Leonardo Da Vinci evitó pintar las cejas y las pestañas para que la mujer de su célebre cuadro tuviera una expresión más ambigua.

La misteriosa sonrisa de la Mona Lisa

Dos son los mayores enigmas relacionados con este famoso cuadro. El primero de ellos tiene que ver con la identidad de la modelo que inspiró la famosa pintura, aunque la teoría más aceptada es que se trató de la joven esposa de Francesco Bartolomeo de Giocondo, la cual realmente se llamaba Lisa Gherardini. De allí, precisamente, provendría el otro nombre con que se conoce a La Gioconda: Mona Lisa (“Mona” quiere decir “señora” en el idioma italiano antiguo).

enigmática sonrisa Mona Lisa

El otro misterio de la Mona Lisa, que en el cuadro dirige la mirada ligeramente a su izquierda, tiene que ver con su enigmática sonrisa, que por un extraño efecto óptico parece desaparecer cuando el espectador trata de fijarse en ella. Es decir, la sonrisa del cuadro desaparece al mirarla directamente y sólo reaparece cuando la vista del espectador se fija en otras partes de la pintura.

Un grupo de expertos de las universidades británicas de Sunderland y Sheffield, intentando develar lo qué había detrás del amable gesto de “La Gioconda”, concluyeron que la misteriosa sonrisa de la Mona Lisa era un truco del artista, una técnica posiblemente empleada por Leonardo Da Vinci a la que denominaron como “sonrisa inalcanzable”. “Como la sonrisa desaparece tan pronto como el espectador trata de atraparla, hemos llamado a esta ilusión óptica sonrisa inalcanzable. El efecto se logra mediante una técnica de difuminado llamada “sfumato” : La media sonrisa no acompaña al resto del gesto y las facciones de la modelo, que son serios, lo que consigue que parezca que el retrato aporte diferentes expresiones para el espectador”, explicaron los investigadores en el estudio, quienes compararon la Mona Lisa con un retrato anterior pintado por el mismo Da Vinci, en el que se da una característica similar, y con otras pinturas, como el retrato de una niña del pintor Piero del Pollaiuolo.

enigmática sonrisa Mona Lisa

Los expertos, además, realizaron diversos experimentos con voluntarios y con impresiones de los cuadros, mostrándoselos a diferentes distancias y con ligeros desenfoques, pidiendo que dieran su opinión sobre la expresión de las modelos. Los voluntarios notaron cambios en la expresión cuando en la imagen sólo se veía nítidamente la boca, pero no cuando se veían el resto de los rasgos y se tapaba la boca. Por ello, los investigadores concluyeron que el efecto se lograba mediante la técnica de difuminado “sfumato”, que elimina las líneas claras y difumina los contornos para fundir esas misteriosas sonrisas con el resto de la cara.

También existen explicaciones científicas para el artístico misterio. La neurobióloga Margaret Livinstone, profesora de la Universidad de Harvard, explicó que “Da Vinci pintó la sonrisa de la Mona Lisa usando unas sombras que vemos mucho mejor con nuestra visión periférica. Por ello, para ver sonreír a la Mona Lisa hay que mirarla a los ojos o a cualquier otra parte del cuadro, de modo que sus labios queden en el campo de visión periférica. De esa forma se la ve más sutilmente sonriente que si se miran sus labios. La enigmática sonrisa de la Mona Lisa es una ilusión óptica, que aparece y desaparece debido a la peculiar manera en que el ojo humano procesa las imágenes”.

Lo único cierto, al menos, es que en el siglo XVI, cuando Leonardo Da Vinci pintó “La Gioconda”, su Mona Lisa, logró el efecto de que la sonrisa desapareciera al mirarla directamente y sólo reapareciera cuando la vista se fija en otras partes del cuadro. Sólo una pequeña demostración de talento de uno de los más geniales artistas de todos los tiempos.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X