La historia de Brigitte Bardot: El mito erótico que fue considerado “la encarnación misma del pecado”

Esta icónica actriz francesa fue bautizada por la prensa como “el sueño imposible de los hombres casados”.

Guía de: Mitos y Enigmas

Brigitte Anne-Marie Bardot, uno de los mitos eróticos más recordados de todo el siglo XX gracias a su físico salvaje y provocativo, nació en París el 28 de septiembre de 1934 en una familia acomodada. De niña solía practicar ballet, por lo que su gran sueño era dedicarse a la danza clásica, sin embargo, su madre la encaminó al mundo de la moda y, con sólo 15 años, ya había conseguido su primera portada, posando para la revista “Elle”.

Brigitte Bardot

“Jamás me sentí hermosa. Muchos años después comencé a darme cuenta de esa famosa belleza que originó mi éxito. Eso viene de la ortodoncia que debí soportar durante mi infancia, que hacía juego con mis enormes anteojos y mi peinado horrible. Tenía tanto horror de mi físico que, a los 10 u 11 años, decidí asumir mi fealdad. Puede resultar sorprendente, pero no tengo confianza en mí. Todo me aterroriza. Cuando entro en contacto con el mundo exterior, tengo miedo de no poder hacerme entender, de no lograr transmitir el mensaje que deseo”, relataría la actriz francesa en su autobiografía llamada “Larmes de combat” (“Lágrimas de combate”), publicada en enero del 2018.

Brigitte Bardot

Cuando Brigitte Bardot tenía apenas 15 años de edad, conoció a Roger Vadim, un joven guionista y ayudante de dirección con quien vivió su primer y tormentoso romance, pues ella, pese a ser menor de edad, quería casarse, pero su padre se lo impidió (cuando Vadim fue a pedirle la mano de su hija, el padre de Brigitte lo esperó con un revólver en su escritorio y lo echó violentamente de su casa). Finalmente, ante la amenaza de Brigitte de que si no la dejaban casarse metería su cabeza en el horno para matarse, la pareja se casó el 20 de diciembre de 1952 en el Registro Civil del distrito de Auteuil en París. Al año siguiente, Brigitte Bardot ya era una estrella en los círculos de la moda parisina.

Brigitte Bardot

Brigitte Bardot junto a su primer marido, el guionista y director de cine Roger Vadim.

Brigitte Bardot

bb2

Brigitte Bardot tenía sólo 18 años cuando debutó en el cine con la película “Le trou normand” (1952), llamando de inmediato la atención por su desplante, sensualidad natural e indómita belleza. A ella siguieron películas como “El gran seductor”, “Dichosa muchacha”, “Esta pícara colegiala”, “Helena de troya” y “Acto de amor” (1954), su primera película filmada en los Estados Unidos y coprotagonizada por el actor Kirk Douglas.

Brigitte Bardot

Brigitte Bardot y Kirk Douglas, los dos protagonistas de la cinta “Acto de amor” (1954).

Brigitte Bardot

Casada en cuatro ocasiones, fue su primer marido y pigmalión, el mismo director Roger Vadim, quien convertiría a Brigitte Bardot en un mito erótico mundial al dirigirla en la célebre cinta “Et Dieu… créa la femme” (“Y Dios creó a la mujer”, 1956), película por la que la actriz cobró más de un millón de francos.

Brigitte Bardot

La famosa foto promocional de la película “Y Dios creó a la mujer” (1956).

Brigitte Bardot

En esa recordada coproducción franco-italiana de 1956, escrita y dirigida por Vadim, B.B., como empezó a ser conocida, personificaba a Juliette Hardy, una bella y sensual muchacha que vivía con sus tutores legales en el balneario de Saint-Tropez (Francia) y que se convertía en el objeto de adoración de todos los varones de ciudad por su sex appeal y su actitud desinhibida, despertando el incontenible deseo de tres hombres (un empresario y dos hermanos que trabajan en un astillero) que hacían todo lo posible por conseguirla. En una de las escenas más recordadas de esta cinta, el personaje encarnado por Bardot bailaba sensualmente descalza sobre una mesa, despertando los instintos más primarios de la audiencia masculina.

La recordada escena de baile de Brigitte Bardot en la película "Y Dios creó a la mujer".

La recordada escena de baile de Brigitte Bardot en la película “Y Dios creó a la mujer”.

Según la propia actriz, esta fue “la primera película en la que fui yo misma”. Por esa época, luego que se hiciera conocida fuera de Francia, B.B. coincidió en los baños del cine Empire de Londres, durante la gala anual del Royal Film Performance, con Marilyn Monroe, otro de los grandes íconos sexuales del siglo XX.

Brigitte Bardot.

Brigitte Bardot.

El explosivo éxito que consiguió Brigitte Bardot se debió en parte al primer marido de la joven actriz francesa, el fotógrafo y director Roger Vadim, quien solía pasearla entre las fiestas de celebridades y los festivales de cine de Europa. Una vez, de hecho, provocó el desconcierto de la prensa al llevarla al célebre Festival de cine de Cannes, donde la hizo posar descalza, despeinada y con un aire natural, completamente opuesto al rígido encorsetamiento que solía caracterizar a las estrellas femeninas del cine de la época.

Brigitte Bardot

Brigitte Bardot

El éxito de la película “Y Dios creó a la mujer”, donde Brigitte Bardot personificó magistralmente a una bella adolescente inmoral, la consagró a nivel internacional, aunque le acarrearía grandes problemas en su vida matrimonial, provocando la ruptura definitiva con su marido Roger Vadim. La prensa había descubierto un romance muy breve y contradictorio con uno de los protagonistas de la película, el talentoso actor francés Jean-Louis Trintignant, con quien Brigitte Bardot convivió dos años después de pedirle el divorcio a su marido.

Brigitte Bardot
Brigitte-Bardot-011-1920x1200-e1526869574961

Convertida ya en un naciente mito erótico y sexual del cine, en 1958 Brigitte Bardot fue considerada oficialmente por el Vaticano como “la encarnación misma del pecado”, mientras que la prensa la bautizó como “el sueño imposible de los hombres casados”. El escritor francés Jean Cocteau, en tanto, aseguraba que B.B. “posee algo desconocido que atrae a los idólatras en un tiempo sin dioses”.

Brigitte Bardot
Brigitte Bardot

La cotización cinematográfica de Brigitte Bardot por esa época subía como la espuma y hasta el propio presidente de Francia, el general Charles De Gaulle, reconoció que B.B. era una segura fuente de divisas para el país galo, pues, para todo el mundo, ella era un símbolo inequívoco de la moderna y nueva juventud francesa, desinhibida, alegre y voluptuosa.

birthday-brigitte-bardot-1-638

Después de rodar cintas como “La pequeña BB”, “Una parisina”, “Les bijoutiers du clair de lune” (“Ladrones al claro de luna”, cinta de 1958 que causó polémica por sus escenas de desnudez), en 1963 Brigitte Bardot se pondría bajo las órdenes del reputado director francés Jean-Luc Godard para rodar su película “El desprecio”. Posteriormente rodaría varias películas en Hollywood como “Querida Brigitte”, “Viva María!”, “Shalako” y “Las mujeres”. Por esa década B.B. ya era una celebridad mundial y cada vez que hacía una aparición pública -tanto en Europa como en los Estados Unidos- era perseguida por una horda de periodistas y fotógrafos que tomaban nota de todos y cada uno de sus movimientos.

TOURNAGE DU FILM "VIVA MARIA" DE LOUIS MALLE AU MEXIQUE : RENDEZ-VOUS AVEC BRIGITTE BARDOT

En 1968 la curvilínea efigie de B.B. serviría de inspiración para el busto de “La Marianne”, el símbolo de la República Francesa, mientras que en 1972 la filósofa francesa Simone de Beauvoir publicaría el libro “Brigitte Bardot y el síndrome de Lolita”, donde analizaba lúcidamente el efecto que la imagen de Bardot tuvo en la percepción de la mujer a partir de la década del 50′. Durante los años 60′, en tanto, aprovechando que ya era un mito erótico de renombre mundial, Brigitte Bardot también incursionaría en la música, lanzando cinco álbumes entre 1963 y 1970: “Brigitte Bardot” (1963); “Brigitte” (1963); “B.B.” (1964); “Brigitte Bardot Show” (1968) y “The Lost 70′s Album” (1970).

brigitte-bardot-getty-hair

La prensa, por esa época, la retrató como una diva caprichosa, amante del lujo y del dinero, autoritaria, de inesperadas reacciones, que no dudaba en irse a la cama con el primer hombre que le gustaba, lo que sólo sirvió para alimentar su fama de devorahombres. La leyenda cuenta que cuando alguien la llamaba por teléfono a su residencia, su secretario, mayordomo y hombre de confianza respondía lo siguiente: “La señora no puede atenderle. Está ocupada…”, añadiendo si el interlocutor era de alguna confianza: “… haciendo el amor”.

Brigitte Bardot

En 1974 Brigitte Bardot aparecería desnuda en la portada del número de septiembre de la edición italiana de la revista Playboy, mientras que el famoso artista Andy Warhol se encargó de retratarla por encargo de su ya ex marido, el millonario de origen alemán Gunter Sachs, con quien B.B. se había casado en 1966.

Las últimas cintas protagonizadas por Brigitte Bardot serían “La profesional y la debutante” (1970), “El bulevar del ron” (1971), “Las petroleras” (1971), “Si Don Juan fuera mujer” (1973) y “L’histoire très bonne et très joyeuse de Colinot Trousse-Chemise” (1973).

Brigitte Bardot

Después de ser considerada como un mito erótico del cine de los años 50′ y 60′, en 1974, convertida ya en el mayor sex symbol de Francia y con una sólida carrera a sus espaldas, Brigitte Bardot, justo después de su 40º cumpleaños y cuando todavía mantenía los rasgos de su belleza salvaje y provocativa, anunció su retiro definitivo del cine, las pasarelas de moda y los escenarios musicales, tras haber protagonizado cerca de 60 películas y grabado más de 50 canciones. Para entonces, su sensual figura había sido fotografiada unas 60 mil veces.

“Empecé siendo una pésima actriz y eso es lo que he seguido siendo, una pésima actriz”, confesó Bardot en una suerte de cruda autocrítica al momento de retirarse, mientras anunciaba que se dedicaría por completo a la lucha por los derechos de los animales, algo que nadie tomó demasiado en serio en su momento, pero que, cuatro décadas después, demostraría ser un auténtico compromiso personal.

brigitte bardot_la verite_1960

Brigitte Bardot confesaría posteriormente en su autobiografía que “fui considerada como una de las grandes stars mundiales y, sin embargo, no soy nada. Siempre tuve esa lucidez. Mi sueño es regresar al anonimato completo. Me siento prisionera de mí misma. Es cierto que la mayoría de la gente ha dejado de pertenecerse, verdaderamente. Cuando abandoné el cine, no podía más. Es muy difícil soportar el reverso de la medalla. Una frase de Mme. Germaine de Staël resume muy bien la angustia que puede engendrar la celebridad: ‘La gloria es el duelo esplendoroso de la felicidad’. Estoy convencida de que la celebridad destruye. No hay nada más que ver lo destinos de Marilyn Monroe, Rommy Schneider o Marlene Dietrich. La mayoría de las grandes actrices tuvieron un destino trágico. La popularidad es un veneno que me impidió vivir mi vida. Jean Cocteau decía que yo ‘vivía como todo el mundo, pero era como nadie’. Cuando dejé mi trabajo, me sentí salvada. Mi opción por los animales me arrancó de las garras de un destino trágico”.

Brigitte Bardot

Unos pocos años después de su retiro, cuando B.B. tenía 45 años, la prensa francesa le contabilizó más de 42 amantes, entre los que se contaba los cantantes y músicos Gilbert Becaud, Serge Gainsbourg y Sacha Distel y los actores Warren Beatty, Sami Frey y Jacques Charrier, con quien se casó y tuvo un hijo llamado Nicolás el 11 de enero de 1960.

Brigitte Bardot

Brigitte Bardot junto a su hijo Nicolás Charrier.

Brigitte Bardot comentaría al respecto que “el fervor controla mi vida y en primer lugar los sentimientos. El amor como tal no sirve para nada si no es pasional. Es por eso que, con frecuencia, fui infiel. En cada relación, cuando el presente era un poco tibio, volvía a recomenzar en busca de otros amores. Siempre busqué la pasión. La relación que tuve con el compositor y cantante Serge Gainsbourg es un caso particular porque el amor a muerte, el amor simbiótico, el amor único e indecible que compartí con otros dos hombres no merecieron una continuidad. No podía. Amé con fuerza a Sami [Frey] y con demasiada fuerza a Jean-Louis Trintignant como para poder mantener después relaciones amistosas con ellos.”

Brigitte Bardot junto al también famoso actor francés Alain Delon, con quien coincidió en dos películas de episodios.

Brigitte Bardot junto al también famoso actor francés Alain Delon, con quien coincidió en dos películas de episodios.

Pese al gran número de sus amantes y a ser una una de las mujeres más célebres y deseadas del mundo, la actriz reconoció que durante gran parte de su vida sufrió de una gran necesidad de afecto, siendo afectada por desgarradoras depresiones que ocasionalmente la llevaron a intentar varias veces quitarse la vida. “Sé lo que es vivir sin amor. Sé lo que es necesitar que nos abracen, y despertar a solas en mi cuarto. Lo difícil no es vivir; lo difícil es sobrevivir”, confesaría B.B. al cumplir 50 años, cuando los animales ya comenzaban a llenar su vida.

Brigitte Bardot

Brigitte Bardot

Desde su polémico retiro del cine en 1974, Brigitte Bardot vivió recluida en su mansión “La Madrague”, de Saint Tropez, en el sur de Francia, una casa-refugio donde la actriz cuidaba a cientos de animales abandonados y heridos: “Di mi belleza y mi juventud a los hombres. Ahora daré mi sabiduría y experiencia a los animales. Un día decidí que los animales me necesitaban más que la industria del cine y nunca me arrepentí de retirarme por ellos”.

Brigitte Bardot

Brigitte Bardot, quien en 1986 crearía la Fundación Brigitte Bardot para la protección de los animales en peligro, agregó a este respecto que “los animales me salvaron porque lo que me vincula a ellos es el amor puro, sentido y vivido. Pude atravesar el periodo más sombrío de mi vida gracias a ellos. Estuvieron a mi lado cuando estuve sola, enferma y depresiva. Resistí gracias a su compañía y, como hubiera hecho con un niño en circunstancias similares, siempre tuve cuidado de protegerlos. Tuve un cáncer de seno y los animales jamás se dieron cuenta porque nunca mostré signos de debilidad. No formo parte de la raza humana y no quiero integrarla. Me siento diferente, casi anormal. Mientras el animal siga siendo considerado como una especie inferior, a la cual le siguen infligiendo toda clase de males y sufrimientos, que lo seguirán matando por nuestras necesidades, nuestras diversiones y nuestro placer, no formaré parte de esta raza insolente y sanguinaria”.

Brigitte Bardot

En los años 90’, después de casarse por cuarta y última vez con el empresario Bernard D´Ormale, miembro del ultraderechista Frente Nacional francés y asesor del líder nacionalista Jean-Marie Le Pen, Brigitte Bardot generaría gran controversia en Francia al criticar la inmigración, la islamización y el Islam en el país galo, siendo multada cinco veces por “incitar al odio racial” por sus supuestas ideas y opiniones xenófobas.

brigitte-bardot-2

BB-php-1
En el año 2009 se montaría en Europa la exposición “Los años despreocupados”, un recorrido por la vida de Brigitte Bardot que conmemoraba su 75° aniversario, mientras que en varios países se lanzaban libros y se organizaban retrospectivas en homenaje suyo, como el libro “Brigitte Bardot”, de la autora Ginette Vincendeau, profesora de historia del cine del King’s College de Londres, quien afirmó que esta actriz revolucionó con su físico y actitud todos los parámetros rígidos de la vieja Europa de los años 50′ y 60′. “Brigitte Bardot fue importante porque fue una revolución en la forma de representar a la mujer, la sexualidad y la juventud”, aseguró la historiadora.

Brigitte-Bardot-la-sensual-musa-del-cine-francés

Brigitte Bardot

Exceptuando una que otra polémica pública, como la vez en que calificó a las integrantes del movimiento feminista “Me Too” de “hipócritas y ridículas”, las apariciones de Brigitte Bardot, uno de los mitos eróticos más perdurables y recordados de la historia del cine, han sido bastante limitadas: “El mundo de hoy en día no me gusta, si fuera diferente quizás viviría menos retirada”, comentó la actriz francesa, de actuales 84 años, quien agregó que “siempre viví con la idea de que inevitablemente uno pierde lo que tiene. Mi juventud, mi belleza y mi frescura no fueron excepciones a esa regla. No me queda gran cosa de mis años jóvenes, excepto mi alma, mi alma de niña, siempre maravillada por numerosas cosas insignificantes. Todo me divierte y me desespera. También soy muy ingenua. Me engañan con frecuencia”.

Brigitte Bardot en la actualidad.

Brigitte Bardot en la actualidad.

Brigitte Bardot

Brigitte Bardot fotografiada el año 2018, con motivo del lanzamiento de su libro de memorias “Lágrimas de combate”, co-escrito con la periodista francesa Anne-Cécile Huprelle.

En su libro autobiográfico “Lágrimas de combate”, Brigitte Bardot, quien al contrario que muchas de sus colegas jamás se sometió a alguna cirugía plástica pare rejuvenecer su apariencia, reconoció que había cometido muchos errores en su vida, partiendo por la difícil relación que tuvo con su hijo Nicolás.

Brigitte Bardot con su hijo Nicolás y su marido Jacques Charrier.

Brigitte Bardot con su hijo Nicolás y su marido Jacques Charrier.

B.B. relató que “cuando nació Nicolás, había centenares de fotógrafos al pie de mi casa. El acoso mediático que sufrí desde ese momento fue el origen de un traumatismo irremediable. Y fue Nicolás quien pagó las consecuencias. No pude enfrentar y asumir ese embarazo porque era demasiado joven, demasiado inexperimentada, demasiado activa, demasiado conocida, demasiado inestable. Jamás hay que forzar a una mujer a tener un hijo, aun si el amor viene con los años. Ese acontecimiento tiene que ser un momento de felicidad. Durante la infancia de Nicolás, nuestras relaciones fueron penosas para ambos y luego las cosas se apaciguaron. Como vive en Noruega, me visita una vez por año en La Madrague, en Saint-Tropez, solo o con su familia. No tiene rencor, a pesar de haber sufrido. No sé si comprendió algunas cosas de mí, de nuestra historia común. Nunca hemos hablado de su infancia. Jamás. En cambio, tengo una excelente relación con mi nieta, Théa. Se interesa mucho por mi vida y mi pasado. El instinto maternal se aprende, con el tiempo y en una vida tranquila”.

Brigitte-Bardot-Moto

Con respecto a sus actuales creencias, Brigitte Bardot agregó que “nunca me sentí cómoda con la idea de religión. Prefiero una espiritualidad libre, una relación directa con el cielo. Me gustan los lugares santos porque son hermosos. Es el espíritu lo que me anima. El resto —las leyes, los consejos y las confesiones de los hombres— me tienen sin cuidado. Pero comprendo que ciertas personas, desesperadas o no, tengan necesidad de creer. Esta idea de trascendencia está presente en mi relación personal con la Santa Virgen. Le hablo directamente, sin bla-bla, incluso a veces no pronuncio ninguna palabra: le hablo con el corazón. Si no me hubiera acompañado con su misericordia en el momento necesario, estaría muerta desde hace tiempo. Estoy convencida de eso”.

Brigitte Bardot

Brigitte Bardot

Finalmente, la mítica actriz francesa reconoció que “la idea de la muerte me aterra. No estoy segura de que uno pueda encontrar, en el más allá, la gente que conoció. Es el post-mortem que resulta espantoso…También me siento muy lejos de la idea de volver a la tierra. No sé si existe la vida después de la muerte. No lo sé y tampoco tengo necesariamente la esperanza. ¿Qué trastornos nos espera del otro lado? Sería preferible dormirse. Para siempre”.

Video: escena del baile de Brigitte Bardot en la película “Y Dios…creó a la mujer” (1956):

 

Video: Brigitte Bardot interpretando la canción “tu es venu mon amour”:

 

Video: escenas de baile de Brigitte Bardot:

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X