Las terribles violaciones de mujeres alemanas e italianas cometidas en la 2da. Guerra Mundial

En lugares como Stuttgart los oficiales franceses animaron a sus tropas coloniales a tomar venganza contra las mujeres alemanas.

Guía de: Mitos y Enigmas

Los soldados rusos del Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial, tras entrar victoriosos en territorio alemán, violaron sin contemplaciones a cerca de dos millones de mujeres alemanas de todas las edades y condición en Prusia Oriental, Pomerania, Silesia y Berlín (cuyos estremecedores detalles puede conocer en una nota publicada en este mismo canal). En documentos posteriores se estableció que la mujer violada por los rusos con menor edad había sido una niña de 6 años -que terminó muriendo de una enfermedad venérea-, mientras que la mayor había sido una anciana de 75 años, sin mencionar que miles de ellas fueron sometidas por los soviéticos a violaciones múltiples.

Mujer alemana acosada por soldados soviéticos.

Mujer alemana acosada por soldados soviéticos.

Sin embargo, si bien el despiadado comportamiento de las tropas soviéticas en suelo alemán no extrañó a muchos -mal que mal, pertenecían a un régimen comunista totalitario, brutal y nefasto, que masacró en las purgas estalinistas a millones de sus propios compatriotas- pocos saben que algunas tropas de los victoriosos ejércitos occidentales –soldados norteamericanos, franceses e incluso algunos ingleses-, los supuestos defensores de la libertad y los derechos fundamentales de la humanidad, también descargaron una violencia sexual inusitada sobre la población femenina alemana indefensa.

En el libro “Taken by Force”, de J. Robert Lilly, se estimó en más de 10 mil -11.040 es el número exacto- el número de violaciones cometidas por soldados de los Estados Unidos durante la ocupación de Alemania. Según se determinó, la mayoría de las agresiones sexuales por parte de militares de estadounidenses en la Alemania de 1945 eran violaciones en grupo cometidas por militares a punta de pistola.

violaciones II GM

El periodista Osmar White, corresponsal de guerra australiano que acompañó a las tropas estadounidenses durante la guerra, escribió que “después de que la lucha pasase a tierras alemanas, hubo muchas violaciones por parte de las tropas de combate y por las que inmediatamente las seguían. La incidencia variaba de unidad a unidad según la actitud del oficial al mando. En algunos casos los delincuentes eran identificados, juzgados por tribunales militares y castigados. La rama legal del ejército era reticente, sin embargo, aunque algunos soldados fueron fusilados por ofensas sexuales brutales o pervertidas contra mujeres alemanas, particularmente si los soldados eran negros. No obstante, sé que es un hecho que muchas mujeres fueron violadas por estadounidenses blancos. No se tomaron medidas contra los culpables. En un sector circuló un informe que citaba que un cierto comandante muy distinguido, tomando en cuenta la orden dada desde los altos mandos de no fraternizar con el enemigo, hizo el siguiente chiste: «La copulación sin conversación no constituye fraternidad».

A finales de 1944, poco después de la invasión aliada de Normandía, las mujeres normandas ya habían comenzado a denunciar violaciones cometidas por soldados estadounidenses. En 1945, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, Le Havre estaba repleto de soldados que esperaban su repatriación y los ciudadanos de esta ciudad comenzaron a quejarse de que se había impuesto un régimen de terror por parte de “bandidos uniformados”. En la ciudad de Cherburgo, incluso, llegó a afirmarse que con los alemanes los hombres tenían que ocultarse pero que, con los americanos, eran las mujeres a las que había que esconder.

Las tropas estadounidenses, según estas fuentes, cometieron allí oficialmente 208 violaciones. Los antiguos combatientes de la Resistencia, por su parte, también llevaron a cabo violaciones sistemáticas de mujeres que se consideraban colaboradoras con el régimen fascista.

violaciones II GM II

Según se determinó, una agresión sexual típica de personal estadounidense bebido marchando por territorio ocupado consistía en amenazar con armas a una familia alemana en su casa, forzando sexualmente a una o más mujeres de la misma, y acabar sacando a toda la familia a la calle. En todo caso, a diferencia de lo que pasaba en el Ejército Rojo, entre el 25% y el 50% de las denuncias por violación terminaron en juicio y, de éstos, entre un 33% y un 50% en condenas, con el índice de ejecuciones más alto de los ejércitos aliados. El alto índice de violencia contra la población femenina alemana y austriaca duró como mínimo hasta la primera mitad del año 1946, con varios casos de mujeres alemanas encontradas muertas en cuarteles americanos sólo en mayo y junio de 1946.

Las tropas francesas que tomaron parte en la invasión de Alemania también cometieron cientos de atrocidades sexuales en contra de mujeres alemanas de todas las edades en zonas como Constanza, Bruchsal, Freudenstadt y, especialmente, en el distrito de Höfingen, cerca de Leoberg, donde se habría producido, según fuentes de la época, una «orgía de violaciones». Según algunos historiadores, con respecto a las violaciones, las tropas francesas de Marruecos se comportaban con igual grado de salvajismo que las soviéticas, en particular durante el principio de la ocupación de Baden-Wurtemberg.

Violaciones cartier-bresson-dessau-19491

El historiador inglés Antony Beevor, autor de los libros “Stalingrado” y “Berlín: la Caída”, explicó que después de la toma de Berlín por los aliados “ocurrió lo que Susan Brownmiller llamó “la zona gris de la prostitución en tiempo de guerra”, cuando las mujeres estaban dispuestas a entregarse a un soldado, preferentemente a uno fuerte o a un oficial, de modo que pudiera protegerla de ser agredidas sexualmente por parte de todos los otros. Las berlinesas llamaban a los soldados estadounidenses “los rusos con tesoros preciados”. Esto ocurrió porque ni tenían que violarlas cuando andaban con cigarrillos, café y los artículos más codiciados para revender en el mercado negro. Por supuesto hubo casos de violación, pero menos de 200 en total, al lado de los dos millones de mujeres violadas por soldados del Ejército Rojo, según estimó Helke Sander, lo que me pareció una cifra muy creíble cuando trabajaba en los archivos rusos, hace 20 años atrás. Esta diferencia entre los rusos y los aliados occidentales radica en que los regímenes totalitarios son más brutales y, por lo tanto, más entusiastas para brutalizar a sus propios soldados. Los ejércitos británico y estadounidense se componían esencialmente de civiles, en su gran mayoría, lo que hace una gran diferencia.”

violaciones_aliados2_el-cajon-de-grisom (1)

Beevor agrega que, en cuanto a las violaciones cometidas por los aliados occidentales, “en el lado occidental los franceses fueron los peores, especialmente en Stuttgart, porque sus oficiales permitieron e incluso animaron a sus tropas coloniales a tomar venganza contra las mujeres alemanas. Los británicos fueron los que cometieron menos violaciones, aunque muchos historiadores no saben por qué. De hecho, fue porque el sistema de suboficiales era tan fuerte en el ejército británico, que ningún soldado o ejército de soldados podía andar vagando, a diferencia de los soldados del Ejército Rojo. Pensamos en la sociedad estalinista como una sociedad fuertemente controlada, pero el Ejército Rojo a menudo era caótico”.

Las mujeres alemanas, en todo caso, no fueron las únicas que sufrieron agresiones sexuales por parte de las tropas de los aliados occidentales durante la Segunda Guerra Mundial. Durante la liberación aliada de Italia, se produjeron violaciones sistemáticas de mujeres –durante las llamadas “Marocchinate”- realizadas por los soldados africanos de las tropas coloniales marroquíes (bajo bandera francesa), una vez que concluyó la sangrienta batalla de Montecassino.

violaciones ciociara1

Según se estimó, estas tropas pertenecientes al Cuerpo Expedicionario Francés (CEF) cometieron más de dos mil agresiones sexuales durante un permiso de cincuenta horas decretado por el general Alphonse Juin. En algunas localidades, de una población de tan sólo 2500 habitantes, 700 mujeres fueron forzadas sexualmente sin ningún escrúpulo por los soldados africanos, quienes, al igual que los rusos en Alemania, tampoco respetaron la edad de las víctimas.

violaciones Sofía Loren

Estos cobardes hechos inspiraron la famosa película italiana de 1960 “Dos mujeres”, dirigida por Vittorio de Sica y protagonizada por Sofía Loren, donde la recordada actriz italiana (que ganó un premio Oscar por esta interpretación) personifica a una madre que junto con su hija, intentando volver a Roma y refugiadas en una iglesia, son violadas por goumiers de las tropas coloniales francesas.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X