Los payasos malditos más famosos de la historia: ¿Por qué nos siguen causando miedo?

El payaso “Pogo” mató en la década del 70´ a 33 personas.

Guía de: Mitos y Enigmas

La coulrofobia, definida como la fobia o el miedo irracional a los payasos y los mimos, afecta especialmente a los niños, aunque también puede aparecer en adolescentes y adultos. Los pacientes que padecen este trastorno coinciden en que lo que más les aterroriza de los payasos es la voz exagerada y el maquillaje excesivo, a menudo acompañado de la nariz roja y del color extraño del cabello, que les permite ocultar su verdadera identidad.

El aterrador payaso de la película "It" (2017), encarnado por el actor danés Bill Skarsgard.

El aterrador payaso de la película “It” (2017), encarnado por el actor danés Bill Skarsgard.

Los afectados de coulrofobia a menudo adquieren este miedo después de haber tenido alguna mala experiencia con alguno de ellos o de haber visto un retrato siniestro en medios audiovisuales. Por ello, se considera que la famosa novela “It”, publicada en 1986 por el afamado escritor norteamericano Stephen King, llevada por primera vez a la gran pantalla en 1990 y donde aparece el payaso Pennywise -un aterrador clown que se alimenta de los miedos de los niños y tiene un extraño sentido del humor -, contribuyó a popularizar la figura del payaso malvado y a inmortalizarlos de manera aterradora.

El repulsivo payaso de la primera versión cinematográfica de la película "IT" (1990), encarnado por el actor Tim Curry.

El repulsivo payaso de la primera versión cinematográfica de la película “IT” (1990), encarnado por el actor Tim Curry.


payaso 4

Si bien el terror o miedo a los payasos no es un asunto de moda ni algo tan reciente, su figura repulsiva, con tintes derechamente negativos, se configuró desde hace siglos, cuando en la Edad Antigua aparecieron las primeras figuras humorísticas que hacían reír a los faraones egipcios y a los emperadores de la China Imperial, los que posteriormente dieron paso al famoso bufón de la corte medieval en Occidente, el personaje encargado de distraer y divertir al noble de turno.

Payaso William_Merritt_Chase_Keying_up

 

Los expertos coinciden en que la leyenda negra de los payasos, además de su espantoso maquillaje, aparece unida al hecho de que éstos, desde el principio, eran figuras que se desligaban de toda regla social e incluían en sus rutinas todo lo que aparentemente estaba prohibido a la gente normal, vale decir, el apetito desenfrenado por el sexo, la comida y la bebida, valiéndose para ello de un comportamiento maníaco y travieso.

payasos 7

 

El payaso inglés Joseph Grimaldi (1779-1837) es considerado por los estudiosos el precursor del payaso moderno. Criado en los suburbios de Londres en una familia de arlequines, vivió una infancia dura y miserable. Asumiendo el papel del payaso tristón e irónico, fue el primero en interactuar con su público, al que le hacía participar en sus números, en sus canciones y en sus chanzas. Fue también el que le dio al payaso su característica vestimenta. Sin embargo, su personaje terminó asociándose con él y su vida trágica. Además de sufrir depresión, su mujer murió en el parto y uno de sus hijos –que también trabajaba como payaso- terminó muriendo prematuramente alcoholizado a los 31 años. Grimaldi, a pesar de ser el cómico más famoso de su época y a que su vida sería relatada por el mismísimo Charles Dickens, moriría pobre, inválido y alcoholizado, viviendo de la beneficencia y de los homenajes, popularizando el mito del payaso trágico y oscuro, el primer clown que reía mientras derramaba lágrimas por dentro.

El clown  inglés Joseph Grimaldi es considerado  el precursor del payaso moderno.

El clown inglés Joseph Grimaldi es considerado el precursor del payaso moderno.

El primer payaso asesino de la historia sería Jean-Gaspar Deburau (1794-1846), un célebre mimo y saltimbanqui francés cuyo trabajo por medio de su personaje “Pierrot” ayudó a establecer las bases del moderno espectáculo del mimo y sirvió de inspiración a otros artistas contemporáneos como Marcel Marceau. Deburau se hizo conocido porque supo captar y transmitir con el arte sutil y directo de sus gestos el motivo de sus penas y alegrías, pero en 1836 mataría accidentalmente a un niño con su bastón luego de que lo insultaran en la calle. Separado de su mujer y su hijo y aunque fue absuelto de este crimen, este hecho arruinó su carrera y reputación para siempre, por lo que la leyenda negra de los payasos se acrecentó todavía más.

Por esa época la fama de los payasos no era precisamente buena. Edmon de Goncourt escribía en 1876 que el arte del payaso “era aterrador, lleno de ansiedad, su gesticulación es monstruosa, recuerda al manicomio”. Para mayor inri de la profesión de los clowns, en esos años se estrenaba la exitosa ópera italiana “Pagliacci” (“Payasos”, 1892), que mostraba a un payaso que, engañado por su mujer, terminaba matándola.

payaso clown-scary-uk-311857

 

En Estados Unidos, la imagen del payaso triste floreció gracias a artistas como Emmet Leo Kelly, creador del payaso “Wearie Willie”, un payaso que en la difícil época de la Gran Depresión de 1930 se haría célebre en la audiencia con una rutina que fue considerada revolucionaria. Su payaso era una figura trágica, al cual se le podía ver generalmente barriendo encima de los anillos del circo después que actuaban los otros ejecutantes. Otro de sus actos más famosos ocurría cuando intentaba romper un cacahuete con un mazo, vestido como un vagabundo. Una de sus fotografías más famosas lo representaba todavía con su maquillaje completo del payaso y vestido con su llamativo traje, intentando extinguir las llamas del fuego devastador que arrasó el circo de Hartford el 6 de julio de 1944, que mató a 167 personas durante la tarde de ese día en la localidad de Hartford, Connecticut. Según testigos oculares, fue una de las pocas veces en que se le vio llorando.

El payaso “Wearie Willie”, vestido con su característica ropa de  vagabundo.

El payaso “Wearie Willie”, vestido con su característica ropa de vagabundo.

El siguiente payaso célebre en Norteamérica sería John Wayne Gacy, creador del payaso “Pogo”, quien no se haría famoso por organizar fiestas para niños vestido como un bonachón clown, sino que por violar y matar a más de 35 jóvenes entre 1972 y 1978. De sus víctimas, 26 fueron enterradas en el semisótano de su propia casa, otras 3 en otros lugares de la casa, y otras 4 fueron lanzadas a un río cercano. La prensa llamó a Gacy “El payaso asesino” porque hacía servicios sociales en desfiles y fiestas de niños vestido de tierno payaso. “Los payasos podemos salirnos con la nuestra”, les dijo a las autoridades cuando fue capturado.

Payasos To-catch-a-killer

 

La vida social de este hombre que durante los fines de semana se vestía de payaso para entretener a los niños enfermos en varios hospitales era muy intensa. Sus vecinos siempre comentaban dos cosas: lo agradable que era aquel ciudadano regordete y bonachón y lo mal que olía su jardín, ya que se rumoreaba que un terrible hedor fluía por las calles cercanas a la casa de Gacy y su segunda esposa, quien estaba convencida de que bajo las cañerías de la vivienda había algún nido de ratas muertas. “Pogo”, por su parte, aseguraba que el olor se filtraba desde un vertedero cercano, sin embargo, ningún vecino sospechó nunca que el desagradable aroma correspondía en realidad al hedor de los restos humanos enterrados en la propiedad del sanguinario clown.

John Wayne Gacy, también conocido como "Pogo, el payaso asesino".

John Wayne Gacy, también conocido como “Pogo, el payaso asesino”.

El payaso “Pogo” declararía que había asesinado por primera vez en enero de 1972, cuando al clavar el cuchillo en el cuerpo de un joven y ver cómo la sangre brotaba del cuerpo, sintió una creciente sensación de excitación y placer. Según confesó, al menos una de sus víctimas había sido recogida en la estación de buses. Los individuos más jóvenes que fueron asesinados por “Pogo” tenían sólo catorce años y el mayor veintiuno, y siete de las víctimas nunca fueron identificadas. Los cuerpos fueron descubiertos desde diciembre de 1978 hasta abril de 1979, cuando la última víctima conocida del payaso fue hallada en el río Illinois.

payaso La-tremebunda-historia-de-John-Wayne-Gacy-el-payaso-asesino-1

 

El payaso “Pogo” fue ejecutado con una inyección letal el 10 de mayo de 1994 y sus últimas palabras, que revelaron su cruel personalidad y su no arrepentimiento por sus crímenes, fueron: “Matarme no hará regresar a ninguna de las víctimas. ¡El Estado me está asesinando! ¡Bésenme el culo! ¡Nunca sabrán dónde están los otros!”. La muerte de Pogo ocurrió, en todo caso, cuando el mito del “payaso asesino” volvía al siglo XX en todo su esplendor y reinaba en la imaginación popular gracias a personajes como Pennywise, el ominoso y diabólico payaso de “It”.

payaso it 2

 

A propósito del reciente estreno de la nueva versión de “It” , que se ha transformado en uno de los estrenos más taquilleros de la temporada en el mundo entero, el director de la cinta, el argentino Andrés Muschietti, consultado por las críticas lanzadas por payasos de todo el mundo que condenaron la cinta argumentando que perjudicaba su imagen y su trabajo, comentó que “creo que los payasos realmente se están beneficiando de la publicidad. El miedo a los payasos está regresando, porque así como hay payasos amables hay otros macabros. Así que ellos deberían pensar qué clase de payasos quieren ser. Es decir, si espantan a los niños es porque son atemorizantes”.

El escritor Stephen King, creador de Pennywise, el payaso bailarín y asesino de  "It".

El escritor Stephen King, creador de Pennywise, el payaso bailarín y asesino de “It”.

El escritor Stephen King, creador del libro “It” en el cual se basó tanto la película de 1990 como la de 2017 (que tendrá una secuela que llegará a las salas el año 2019), comentó por su parte respecto a esta misma polémica que “algunos payasos están enojados conmigo. Lo siento, la mayoría son geniales. Pero los niños siempre han tenido miedo de los payasos. No maten al mensajero por el mensaje”.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X