¿Qué fue de Kim Phuc, la famosa niña de 9 años quemada con napalm en la Guerra de Vietnam?

Kim Phuc, de actuales 55 años, fue inmortalizada en una de las fotografías más impactantes y emblemáticas que recuerde el siglo XX.

Guía de: Mitos y Enigmas

El 8 de junio de 1972, en la fase final de la controvertida Guerra de Vietnam, Nick Ut, fotógrafo de la agencia de noticias AP, se encontraba apostado en las afueras de un pequeño pueblo vietnamita llamado Trang Bang, ubicado al norte de Saigón. Gran parte de sus habitantes se habían refugiado en un templo cuando oyeron aviones de las fuerzas norteamericanas-sudvietnamitas por encima de ellos. Temerosos de que fueran bombardeados, todos corrieron afuera para escapar del lugar, en el preciso momento en que los aviones dejaron caer varias bombas de napalm -líquido inflamable que se adhiere a la piel humana, causando espantosas quemaduras cuando se encienden- que detonaron por todo el templo.

La icónica e impactante fotografía tomada por el corresponsal de guerra Nick Ut  en la aldea de Trang Bang el 8 de junio de 1972.

La icónica e impactante fotografía tomada por el corresponsal de guerra Nick Ut en la aldea de Trang Bang el 8 de junio de 1972.

“Yo intuía que algo terrible podía pasar después del bombardeo de los aviones, así que estaba atento con mi cámara. Miré a través del humo negro y vi a una niña, desnuda… corriendo. Comencé a tomar fotografías a medida que ella y otros niños corrían directamente hacia nosotros, escapando de la aldea por el camino rural. Cuando la niña se acercó, vi que partes de su piel comenzaban a desprendérsele. Ella se había arrancado la ropa para dejar de quemarse. El napalm ya había quemado su cuello, la mayor parte de su espalda y su brazo izquierdo. Dije: “Oh, Dios mío, no puedo creer que ella esté tan quemada”. Dejé mi cámara en la carretera y traté de ayudarla, vertimos agua en sus heridas y la cubrimos con un abrigo. Después tomamos a la niña y a los otros niños y los subimos a la camioneta van de la agencia AP para llevarlos a un hospital. Adentro de mi camioneta ella decía: “Me estoy muriendo, me estoy muriendo”. Continué viéndola a cada minuto, mientras le decía: “Pronto llegaremos” “, recuerda el fotógrafo Nick Ut, quien en ese entonces tenía 21 años de edad.

Niña 2

Increíblemente, cuando llegaron a un hospital, los doctores se negaron a atender a la niña -llamada Kim Phuc-, debido supuestamente a la gravedad de sus heridas. Nick Ut, furioso, les mostró su carnet de prensa y les dijo que al día siguiente publicaría en la prensa la foto de la niña herida, junto con una nota detallando que en ese hospital se habían negado a ayudarla. Ut recordaría, años más tarde, que “lloré cuando la vi corriendo. Si no la ayudaba y algo le ocurría y moría, creo que me hubiera suicidado después de eso”.

Niña kim-phuc1

Después de dejar a Kim Phuc y a los otros niños en el hospital, el fotógrafo reveló las fotografías que había tomado en la aldea bombardeada, seleccionando de inmediato la imagen en blanco y negro que lo haría famoso en todo el mundo, la misma que mostraba a Kim Phuc llorando y corriendo desnuda por el camino rural, con su espalda, cuello y brazo espantosamente quemados después de un bombardeo. Sin embargo, su editor se negó en un principio a publicar la foto, argumentando que no podían publicar una imagen de una niña desnuda.

Un colega de Nick Ut, impactado por la imagen que había fotografiado, terció en el asunto y al día siguiente la icónica y terrible fotografía se publicó en varios periódicos de Europa, causando una suerte de conmoción pública ante la brutalidad que había alcanzado la Guerra de Vietnam, aunque fue en Estados Unidos, país que había enviado a Indochina a morir a más de 56 mil de sus soldados, donde la imagen causó más impacto, profundizando aún más la división que se había instalado en toda la sociedad norteamericana -mayoritariamente contraria a la guerra- debido a las desastrosas consecuencias morales y físicas de esa conflagración.

La impactante fotografía de Nick Ut, que dominó las portadas de los diarios de todo el mundo en 1972, se publicaría en todo caso siete meses antes de que la firma de los Acuerdos de paz de París condujeran a la retirada de las fuerzas de combate estadounidenses de Vietnam del Sur.

Niña foto

La icónica imagen de la niña vietnamita quemada con Napalm ganaría un premio Pulitzer y se transformaría en una de las imágenes más emblemáticas y conocidas de todo el siglo XX. “Esa fotografía ilustró en forma dramática lo que se había convertido en un hecho regular en Vietnam por esos años: napalm en pueblos lejanos, civiles muertos y aterrorizados por la guerra, imágenes que nunca habíamos visto en el pasado. Por eso fue tan importante y significativa”, opinaría Peter Arnett, corresponsal de guerra que también obtuvo el premio Pulitzer.

El fotógrafo Nick Ut, autor de la célebre fotografía, que se haría conocida popularmente como “la niña vietnamita del napalm”, también se haría famoso y pasaría las siguientes cuatro décadas tomando miles de fotos más, incluyendo numerosas imágenes de celebridades de Hollywood que recorrían una alfombra roja o entraban a un tribunal.

El fotógrafo y corresponsal de guerra Nick Ut.

El fotógrafo y corresponsal de guerra Nick Ut.

Con respecto a Kim Phuc, la niña quemada de la fotografía, debió pasar más de un año en hospitales y, de hecho, su familia temía que no sobreviviera. Se sometió a un sinnúmero de dolorosos injertos de piel y otras cirugías y, finalmente, se recuperó de sus heridas físicas, aunque quedó para siempre con el 30 por ciento de su cuerpo marcado por las espantosas quemaduras causadas por el napalm.

Kim Phuc, ya adulta, mostrando las secuelas que dejó en su espalda el napalm.

Kim Phuc, ya adulta, mostrando las secuelas que dejó en su espalda el napalm.

La niña, al crecer, también tuvo que lidiar con las secuelas psicológicas del espantoso episodio. “No podía encontrar la paz. Quería desaparecer. Incluso deseaba la muerte. Pensaba que si moría no tendría que sufrir mental, física y emocionalmente, pero empecé a estudiar diferentes textos religiosos en busca de respuestas. Y a los 19 años me convertí al cristianismo y creo que fue mi fe fue la que me ayudó a abrazar la vida de nuevo. Desde que me convertí al cristianismo, tengo una maravillosa conexión… mi relación con Jesús y con Dios. Oré mucho pidiendo ayuda, porque quería seguir adelante, casarme y tener hijos. Y cuando Dios me concedió eso, a partir de ese momento aprendí a perdonar”, relató Kim Phuc.

Kim Phuc, la niña vietnamita quemada por Napalm, aparece con uno de sus dos hijos en brazos.

Kim Phuc, la niña vietnamita quemada por Napalm, aparece con uno de sus dos hijos en brazos.

Kim Phuc y su esposo intentarían hacer una vida normal fuera de Vietnam, por lo que solicitaron asilo en Canadá hace más de 20 años, radicándose en las afueras de Toronto, lugar donde criaron a sus dos hijos. Recordando el día en que fue fotografiada por Nick Ut, Kim Phuc relató que “siempre recuerdo aquel horrible día en el que huimos de la vida a la muerte. Recuerdo sobre todo un calor intenso y un dolor atroz en mi cuerpo, que me hizo arrancar mi ropa en llamas para después correr buscando ayuda”.

Niña 4

Kim Phuc agregó que “crecí odiando esa fotografía, porque para mí era sinónimo de dolor, tormento y agonía, con mi rostro infantil congelado en un agonizante lamento. Con los años y después de una larga lucha, comprendí que esa fotografía era un instrumento para hacer pensar a la gente sobre los horrores de la guerra. Esa fotografía, de ese modo, se convirtió en un camino hacia la paz, pues me di cuenta de que si no podía escapar de esa fotografía, debería volver y trabajar con esa imagen por la paz. Y esa fue mi decisión. Realmente quiero agradecerle a Dios por salvar mi vida cuando era una niña. Sin importar lo que me haya pasado, tengo otra oportunidad para estar viva, para estar saludable, para ser una suerte de bendición y para ayudar a honrar a otras personas”.

Kim Phuc, la niña vietnamita quemada con napalm, se toma una selfie con el fotógrafo Nick Ut, el autor de la icónica imagen que la hizo famosa en el mundo entero.

Kim Phuc, la niña vietnamita quemada con napalm, se toma una selfie con el fotógrafo Nick Ut, el autor de la icónica imagen que la hizo famosa en el mundo entero.

Además de ser una amorosa esposa y madre, Kim Phuc es también una mentora y una embajadora de buena voluntad de las Naciones Unidas. También ayudó a fundar la fundación Kim Foundation International, una organización benéfica que ayuda a los niños que sufren a raíz de la guerra. “Esa es la razón por la que estoy verdaderamente agradecida porque hayan tomado esa foto y que yo pueda trabajar con esa imagen por la paz”, aseguró Kim Phum, de actuales 55 años, quien confesó, con serenidad y alivio, que aquella niña aterrorizada y desvalida que aparece en la terrible e impactante foto tomada en 1972 por el fotógrafo Nick Ut “ya no está corriendo más… ella está volando”.

Niña 5

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X