Inicio » Moda » Equipo

La evolución desde las clases de moda al mundo productivo

TheArlekin es un descubrimiento realizado hace años, una alumna con creatividad pura, cuya evolución quiero esbozar.

Hoy les presento una “radiografía” de una joven diseñadora a quien descubrí siendo mi alumna. Después de unos pocos años la volví a encontrar en una feria de diseño independiente. Mi primera reacción fue de mucha felicidad por dos cosas: La primera es que de alguna manera ella estaría poniendo en práctica algo de lo tratado en los talleres previos, como un “extra” de su formación académica anterior, así es que qué mejor que esta instancia para ver esa evolución. Y en segundo lugar me encantó la idea de verla a ella, precisamente a ella, inserta con su particular forma de trabajar.

Me gustó que no se haya rendido en su búsqueda y sobre todo que haya mantenido esa fuerza que la caracterizaba por rebelarse a los estándares comunes del diseño que se manifiesta en ciertos circuitos independientes, y por la permanente renuncia a la mala práctica de la copia y venta masivas (¡Vade retro al copia-pega-produce-en-serie!).

Elementos de diseño de la marca TheArlekin

Alquimia en el taller:

Aquí les presento algunas claves para conocer el trabajo de la diseñadora independiente Margarita Andrea Rodríguez Tornquist, quien produce bajo el rótulo “TheArlekin“, así, todo junto y con k.

Su trabajo es actual, contemporáneo, sin embargo, se inspira en épocas pasadas, específicamente en el tramo 1900 – 1910, desde donde se nutre para hacer revisiones a sus diseños. Si avanzamos un poco me atrevería a decir que hay algo de influencia posmoderna en su quehacer.

Ha logrado involucrarse 100% con sus creaciones a nivel de búsqueda, experimentación y realización.
Entre las principales característica de su diseño se encuentran:

  • Cortar, coser y probar: Si bien parece algo redundante, en el proceso de diseño es una práctica definitiva en su orden y concreción para un trabajo de buena calidad. Es posible que estos tres pasos se repitan inumerables veces hasta calibrar la estética (diseño) con las proporciones (funcionalidad aplicada).
  • Desarmar, volver a teñir y rearmar: Su técnica favorita es el patchwork con mezclilla y otras telas mezcladas con cintas, estampados, encajes. Manipula libremente mangas, bolsillos, cuellos y puños de manera expresiva.
  • Coleccionar ropa de los años `50 – `60 y transformarla: Entre las características estéticas de sus diseños está el recolectar antiguos diseños para reconstruirlos, reinterpretándolos. Por ejemplo toma un corset que era de ropa interior de esa época y lo usa para completar su conjunto aplicándole perlas, encajes, etc.
  • Mezclar: Combina sus conjuntos completos de manera lúdica. Siluetas marcadas por las mangas “jamón” y cuellos “bufonescos grandes que permiten además interactuar con faldas tubulares decorados con vuelos o lisos, leggings de plush según la decisión de quien use sus diseños
  • Fusionar conceptualmente: Mirar hacia atrás en la forma, pero gestiona su trabajo sólo en Internet.
  • Impulso controlado: Si bien lo suyo es vender lo que hace, lo que a ella la impulsa goza de total libertad y libre de ataduras. No pienses que se trata de vestimentas extravagantes. No. Se trata de cómo logra hacer una alquimia entre los elementos reciclados y su propuesta.

Ficha TheArlekin

Diseño centenario, no bicentenario:

De cualquier forma debo comentarles aquí que presento su trabajo porque se vincula con cierto look retro que es bastante bien resuelto. Margarita implanta un estilo, reconocible, que ha madurado desde sus inicios estudiando. La inspiración viene de la mano con flash backs a la Belle Époque, a la pintura de cabaret del atormentado pintor francés Henri de Toulouse-Lautrec, y a cierto toque gótico. El desmarque con lo oscuro viene dado por el tratamiento formal y de colores vivos en las aplicaciones, casi fluorescentes, además de la elección de telas como el plush y el satín que son combinados con la opacidad de la mezclilla. Aquí se producen los quiebres y armonías más interesantes. Aquí se mezcla un buen puñado de años en una mezcla fresca y novedosa. Pareciera que cien años no son nada.

Más sobre Moda

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X