Inicio » Moda » Equipo

Moda mapuche y diseño nómade urbano

Alwe es alma en mapudungún, es decir, “un sentido” que proviene del sur de Chile, al igual que sus materias primas y la inspiración de los tejidos que aquí se muestran. Los colores y el diseño vienen del futuro.

Resulta interesante descubrir que no son pocos los proyectos relacionados con el diseño de moda en Chile que toman elementos del lenguaje textil autóctono. Hay buenos intentos de fijarse en ciertas zonas del país que no son precisamente el epicentro urbano, y que en muchas ocasiones -no bastando lo anterior-, lo que se trata de adherir a las propuestas es algún trazo del patrimonio cultural de pueblos originarios o de ciertas culturas que requieren algún grado de investigación en terreno para asimilar sus códigos particulares (y diferenciadores).

Desde el punta de vista de las creaciones de vestimenta, el grado de profundidad de lo que se incorpore en las propuestas de atelier no tiene necesariamente que verse reflejado en la parte formal de las prendas ya que, querámoslo o no, lo que pasa dentro del taller y dentro de las creativas cabezas responsables del diseño en estricto rigor muchas veces es secreto profesional. Y en otros, un secreto de confesión.

El caso de Alwe del sur, en cambio, es particularmente transparente a la hora de mostrarnos su punto de vista, su motivación: El proyecto de las diseñadoras Camila Bravo, Magdalena Picasso, Camila Donoso se traduce en un gran cruce de sentidos, una mixtura abierta. La mezcla va entre lo que ellas reconocen como patrones propios del pueblo mapuche en la fabricación de vestimenta y tejidos, con la creación de piezas de vestir y accesorios que hablen del aquí y el ahora urbanos. Es casi una “poetica” del hacer mirando al ombligo más ancestral con proyección de futuro.

Los códigos

No son difíciles de desentrañar una vez que se les escucha referirse a su propuesta: Hay Alma (eso significa “Alwe” en mapudungún), es decir “un sentido” que proviene del sur de Chile, al igual que sus materias primas y la inspiración de sus tejidos. “Creemos que más que nada fue reunir dos conceptos muy fuertes como lo son el arte textil de una cultura milenaria” y las necesidades de hoy en día”, resumen las responsables del proyecto.

Si bien califican sus trabajos más bien en el ámbito de los accesorios, en lo que nos fijamos es en el poderoso uso del color y en el acertado tratamiento del tejido de distintos objetos, la mayoría de ellos contenedores de cosas (estuches, fundas de accesorios digitales, etc.). Flota también un cierto aroma vintage en la propuesta, que en sintonía con lo descrito anteriormente se mueve perfecto en lo que se ha dado en llamar estilo “nómade urbano”.

Las claves

Son importantes las aplicaciones de color, siempre en contraste absoluto de saturación con respecto a la paleta tradicional mapuche. La forma apunta, por ahora, a reunir todas las características de portabilidad de lo que ellas llaman el “souvenir chileno”. Pillas ellas, aciertan en que para un extranjero es mucho más fácil adquirir un estuche tejido para el iPod de inspiracion retrofuturista, que un poncho pesado y denso para cualquier paso de aduana.

Les invito a revisar en imágenes el trabajo de estas jóvenes diseñadoras que, por su talento, fueron destacadas en la versión 2010 de la Bienal de Diseño. Una graduación que ya se quisieran muchas.

Retrofuturismo

Moda con alma

Más sobre Moda

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X