Inicio » Motos » Equipo

Consejos para andar en moto en invierno (I)

La temporada invernal nos obliga a cambiar nuestra forma de manejar motocicletas. Existen diversas recomendaciones para evitar accidentes que presentamos en este artículo.

El invierno es la época en que los motociclistas encontramos más inconvenientes para desplazarnos. Las condiciones climáticas nos obligan a estar más atentos y cambiar en cierta medida nuestros hábitos de conducción.

Hace tiempo un motociclista con bastante experiencia me dijo “la conducción en lluvia no tiene nada de especial, pero al mismo tiempo es muy especial”.

Motos

Foto: Agencias

Si el pavimento está mojado la prudencia recomienda manejar más lento y estar más atento.

Al principio me pareció una gran contradicción, pero luego me quedó muy claro cuando me explicó que “no tiene nada de especial, porque la técnica es la misma. Pero es muy especial, porque todo se debe realizar suavemente”.

Por ejemplo, en el arranque y las frenadas hay que cuidar las pérdidas de tracción, ya que el deslizamiento del neumático sobre el agua (especialmente en adoquines) puede llevarnos al suelo fácilmente.

Una de las formas correctas es frenando con el motor y usando los frenos progresivamente. De esa forma nos mantendremos pegados al piso.

Tomar distancia

También es vital conservar mayores distancias de separación con el resto de los vehículos y e ir mirando constantemente el estado del asfalto por si tuviéramos que realizar una frenada brusca.

En caso de que la moto haya estado bajo la lluvia, es muy importante recordar que el tacto y la acción de los frenos cambiará al pasar de estar mojados a secos.

Mientras más mojados estén, se necesitará una mayor fuerza para su efectividad. En cambio, cuando estén secos responderán más rápido. Tampoco debemos olvidar que muchas veces pasan de mojados a secos en la misma frenada o en la siguiente.

Es muy importante mantener limpios los sistemas de freno. Esto se realiza con algún producto adecuado, ya que constantemente se ensucian con depósitos de aceite o combustibles por efecto del agua que salpica contra ellos.

Ojo con las calles

Luego de las primeras lluvias debemos tener especial cuidado, ya que el agua entra en contacto con el pavimento que acumula residuos de aceite y combustible, y al mezclarse con el agua se genera un piso resbaladizo.

Las pinturas de demarcación de las calles son otra “trampa” para las motos. Su superficie lisa se vuelve muy resbalosa con la humedad.

Neumáticos

La tracción de los neumáticos también se ve afectada por el frío del pavimento. Esto significa que tardarán más tiempo en tomar la temperatura de uso óptima y tener el agarre necesario.

Motos

Foto: EFE

¡Ojo con los neumáticos!, su respuesta y tracción no será la misma en pavimento mojado.

Demás está decir que los neumáticos gastados o con poca profundidad en los dibujos, son un peligro, ya que no podrá desviar el agua correctamente. No obstante, hay neumáticos de velocidad que son prácticamente lisos y en los bordes los canales son menores. En esos casos, la recomendación es no inclinar demasiado la moto al doblar.

El agua cada día es menos dañina para los vehículos, gracias a que constantemente se incorporan mejores sistemas de sellado y aislación. Sin embargo, la utilización de lubricantes especiales (tipo WD-40) son de gran ayuda al aplicarlos en los sistemas eléctricos en general, ya que aíslan la humedad y permiten un mejor contacto.

Arranque frío

Para muchas motos con carburador el arranque con temperaturas muy bajas no es fácil.

Para evitar ese problema, el consejo es accionar el ahogador al máximo y no usar el acelerador. Así se logra la mezcla más rica para una partida en frío.

Para motos con inyección electrónica (o ahogue automático) la recomendación consiste sólo en dar arranque, sin accionar el acelerador.

Más sobre Motos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X