Inicio » Mujer » Equipo

¿Cómo lograr que la Navidad trascienda a los regalos?

Encontrar el sentido en una época donde comprar es la consigna, no es tan difícil con un poco de voluntad e imaginación. Aquí dejamos una reflexión en víspera de la Nochebuena.

Cuando miro a mi alrededor y pienso en qué desearía para esta Navidad, creo que la respuesta es que tengo todo lo que necesito. Tengo una linda casa, mi familia, mi marido, trabajo y la posibilidad de escribir en un medio como este, pero siempre está “ese pero” que ronda en nuestra cabeza que no nos hace estar 100% felices.

¿Será que la publicidad y consumismo nos tiene tan acostumbrados a siempre “necesitar” algo, que la sensación de vacío ya es una constante en nuestras vidas, que tenemos que rellenarla con cosas para sentirnos plenos?

Un auto, un computador, una cámara fotográfica, un celular, una muñeca, un vestido, un par de zapatos nuevos ¿realmente necesitamos tener todo eso para ser felices?

Navidad

Imagen: Francisco Javier Olea

A veces una simple cena puede ser el mejor regalo.

Cuando llega la Navidad nos enajenamos buscando el regalo perfecto; se llenan los malls cual abejas en una colmena, tanto que la expedición termina siendo una tortura que nos pone de mal humor y nos hace pelearnos con todo el que se nos cruza por delante.

El esfuerzo vale la pena por ver la sonrisa en la persona que recibe el regalo, pero ¿será lo que realmente necesita o necesitamos hacer para demostrar nuestro cariño?

La Navidad no se trata de comprar y gastar todo lo que tenemos (y no tenemos); como ya todos sabemos, pero nos cuesta asimilar, es un momento de reflexión donde agradecemos por la vida y por tener la posibilidad de compartirla en familia.

A veces una simple cena, una llamada a aquel amigo que olvidamos en medio de la rutina, un abrazo, una palabra de consuelo, una demostración de cariño es todo lo que la otra persona espera esa noche donde debiera reinar la paz y el amor, por sobre todas las cosas.

Quizás este año la Navidad sea la indicada para bajar las revoluciones y transformarla en un momento de armonía y tranquilidad, para olvidarse de la vorágine de las compras  y dedicársela a todos los que necesitan compartir una noche contigo.

Preparar un rico postre, el plato favorito de tu papá, brindar con toda la familia, serán recuerdos que quedarán por siempre, y cuando pase tu vida y veas hacia atrás, los objetos habrán caducado, pero ahí estarán los que te acompañaron esa noche especial, porque cuando mires a tu alrededor, a lo mejor no tendrás tantos “juguetes”, pero estarás rodeado del cariño que al final de tus días te harán decir: sí, fui y soy feliz.

¡Felices fiestas para todos!

Más sobre Mujer

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X