Inicio » Mujer »

Junko Tabei: La increíble historia de la primera mujer en llegar a la cima del Everest

Descubre la increíble historia de la primera mujer en alcanzar la cima más alta del mundo.

Guía de: Mujer

Una simple ama de casa que escala montañas, así se define en su libro autobiográfico, Junko Tabei, la primera mujer en coronar el Everest Sin embargo, detrás de esta modesta descripción se esconde una historia extraordinaria de superación personal y lucha contra las adversidades.

La vida de Junko Tabei estuvo marcada no sólo por los desafíos físicos de las altas cumbres, sino también por las barreras sociales que tuvo que enfrentar en un Japón de la posguerra dominado por el machismo. Desde el principio, su pasión por el montañismo se vio cuestionada por sus compañeros de colegio.

tabei2

A pesar de los obstáculos, Junko Tabei nunca abandonó su sueño de conquistar las montañas. Ingresó a la Universidad para Mujeres Showa, donde encontró un amigo que compartía su pasión por el alpinismo. Juntos, comenzaron a escalar las montañas cercanas a Tokio, despertando la envidia de sus compañeros varones del club de montañismo, quienes no creían que una mujer de su pequeña estatura y contextura física pudiera alcanzar grandes alturas.

Tras graduarse, Junko Tabei logró ingresar al club de montañismo masculino, pero su presencia no era del todo bienvenida. Sus compañeros la subestimaban y la consideraban una intrusa en un mundo de hombres. Esta experiencia la motivó a crear, en 1969, el primer club de alpinismo solo para mujeres en Japón: el Joshi-Tohan Club (Club de Montañismo Femenino).

Con su club, Junko Tabei escaló el monte Fuji en 1969 y organizó una expedición al Annapurna III en Nepal al año siguiente. Estos logros la impulsaron a soñar con un desafío aún mayor: el Everest. Sin embargo, su camino hacia la cima del mundo se vio obstaculizado por las autoridades de Nepal, que se negaban a otorgarles los permisos necesarios, y por la crítica de la sociedad japonesa, que cuestionaba su rol como madre por dedicar tanto tiempo a la escalada.

En 1975, la Organización de Naciones Unidas (ONU) declaró el Año Internacional de la Mujer, lo que le dio a Junko Tabei el impulso que necesitaba para finalmente obtener los permisos para escalar el Everest. A pesar de las dificultades económicas, la expedición japonesa de mujeres para el Everest consiguió el apoyo de la televisión japonesa y del diario Yomiuri Shimbun, el de mayor tirada en Japón.

Para ahorrar dinero, las integrantes de la expedición reciclaron asientos de automóvil para confeccionar bolsas impermeables y guantes, y compraron plumas de ganso en China para fabricar sus propias bolsas de dormir. Su esfuerzo y determinación las llevaron a Katmandú, listas para conquistar el Everest siguiendo la ruta de Hillary y Norgay.

El camino hacia la cima no fue fácil. El 4 de mayo, una avalancha sepultó a varias alpinistas, incluyendo a Junko, quien fue rescatada inconsciente tras seis minutos. Aunque nadie resultó gravemente herido, Junko tardó tres días en recuperarse completamente. Fue así como recién el 16 de mayo, a pesar de sus magulladuras, Junko y el sherpa Ang Tsering ascendieron las peligrosas montañas y alcanzaron la cima. Junko describió luego aquella cumbre como un “tatami de nieve”.

Sin embargo, la sed de alta montaña de esta frágil mujer no terminó ahí. Luego de escalar el Everest se puso como meta llegar a las cumbres más altas de cada continente y lo logró.

Junko Tabei falleció en 2016 a los 77 años, dejando un legado de inspiración para las mujeres y montañistas de todo el mundo.

Más sobre Mujer

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios