Inicio » Mujer »

La historia de las primeras damas: ¿Es tiempo de reinventar este tradicional cargo?

Desde Imelda Marcos hasta la icónica figura de Eva Perón, son algunas de las mujeres, que han ostentado el título.

Guía de: Mujer

Hace pocos días murió una de las primeras más recordadas de nuestro país, Lucía Hiriart, justo en momentos en que ese rol cobra un cariz distinto, tanto en Chile como en todo el mundo.

De hecho, según el devenir de los tiempos no sólo se habla de primeras damas, desde hace un tiempo ha surgido el concepto de primer caballero, es decir el consorte de la mujer que es mandataria. Y en países más inclusivos puede ser la pareja del presidente varón, como primera dama podría ser la de una fémina.

Pero vamos a la historia. La primera vez que se utilizó ese concepto fue en 1877 por parte de  una periodista estadounidense que se refirió a la esposa del recién asumido presidente Rutherford B. Hayes como “la primera dama de la tierra” (The first lady of de land).

Lucy-Hayes-photograph-Bell-CM-1877

Sin embargo, hay quienes dicen que ese no es el origen propiamente tal. Sino que la expresión se consolida en 1911, con el estreno de la obra de teatro de “The First Lady of the Land”  escrita por Charles Frederic Nirdlinger. Ahí se abordaba la vida de Dolley Dandridge Payen Todd Madison, esposa del presidente de Estados Unidos en el período 1809- 1817, James Madison.

Como sea, viene de Estados Unidos y de la expresión “Primera dama de la tierra”. Sin embargo al masificarse se acortó a sólo dos palabras. De ahí en adelante el rol y su denominación se fueron expandiendo por el mundo.

La idea del rol es que quien está emparejado con aquel que ostenta el poder pueda vincularse a él desde una perspectiva quizás más humana. Primero hay que tener claro que es un cargo que no tiene autoridad, tampoco responsabilidades asignadas,  y no recibe un salario (o no debería). La primera dama debe cumplir principalmente funciones de carácter protocolar como acompañante del presidente en actividades oficiales y presidir, en muchos casos, instituciones de gobierno, principalmente de beneficencia.

Actualmente, en todo el mundo, ese rol es cada vez más cuestionado. Ya que a más de un siglo que se acuñó el término, las realidades de quienes acompañan a aquel que ejerce como Presidente o Presidenta son bien distintas. Muestra de ello es que en son varias quienes lo han rechazado y otros países estudian eliminarlo.

eva perón

Por ejemplo, cuando el ex Presidente argentino Néstor Kirchner asumió su segundo mandato en 2003, su mujer Cristina Fernández, quien actualmente es vicepresidenta de ese país, decidió hacerse llamar “primera ciudadana”.

En Ecuador, el ex Presidente Rafael Correa declaró ante los medios de prensa que el cargo quedaba nulo argumentando que se trataba de un anacronismo y un sexismo en esos tiempos. Sin embargo, quienes lo sucedieron retomaron la tradición de las primeras damas.

En México, en tanto, la esposa del actual Mandatario Andrés Manuel López Obrador, Beatriz Gutiérrez, se pronunció al respecto durante la campaña, cuando su marido no era electo aún. “Pongamos fin a la idea de la primera dama. En México no queremos que haya mujeres de primera ni de segunda (…) Con todo respeto a las mujeres que han estado antes en ese papel, decir primera dama es algo clasista”, sentenció.

Sin embargo, en términos legislativos, los pasos más concretos parece haberlos dado Colombia, donde existe una propuesta de un parlamentario para suprimir el rol de “Primera Dama”. El país sudamericano ya avanzó en ese sentido, al eliminar por decreto el “despacho de la primera dama”. Mientras que dos instituciones de esa nación: La Corte Constitucional y el Consejo de Estado han insistido en que la primera dama no tiene rol de funcionaria pública.

Además, a pesar que muchas mujeres han ejercido el rol ayudando a la ciudadanía, no son pocos los casos en que este se ha prestado para que se cometan fraudes y otras irregularidades o abusos.

Más sobre Mujer

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios