Inicio » Música Pop » Equipo

Perry Farrell: el hombre tras Lollapalooza

El líder de Jane's Addiction, una de las bandas que forman parte del extenso cartel que aterrizará en Chile los días 2 y 3 de abril próximo, es uno de los padrinos del rock alternativo en Estados Unidos. Con ustedes, Perry Farrel.

La oficialización del potente menú que ofrecerá los días 2 y 3 abril próximos el primer festival Lollapalooza Chile no dejó a todos contentos. Faltaba más: ya se sabe que en gustos no hay nada escrito. El mismo viernes  28 de enero, los detractores repudiaron al menos tres datos, todos relativos a las cabezas de cartel. Uno: ¿por qué Kanye West, un rapero? Dos: ¿Por qué repetir el plato con The Killers, una banda que ya ha tocado dos veces en Santiago? Y tres: ¿Jane’s Addiction? ¿Existe?

Perry Farrell

Foto: El Mercurio

El líder de Jane's Addiction unió en 2005 su nombre a dos grandes empresas para instalar Lollapalooza en Chicago.

Para lo primero, sólo repetir: Kanye es un número rotundo, un maestro de la queja racial, uno de los grandes del rap y el dueño de uno de los buenos discos de 2010. “My beautiful dark twisted fantasy” reúne un compendio de obsesiones personales de West, suena como los dioses y merece la pena. Para lo segundo: The Killers es, en Chile, plato apetecido. Hordas de fans podrían repletar un recinto sólo por ver a la banda de éxitos como “Human”. Y, finalmente, para lo tercero: sí, Jane’s Addiction -a su manera- está viva, tanto como Perry Farrell, el líder sin el que Lollapalooza no existiría.

Hablar de Perry Farrell, nacido como Peretz Bernstein en marzo de 1959, es citar a uno de los músicos más influyentes de los 90. Oriundo de Nueva York , es un tributario del punk y de ahí la clave del cambio de nombre, al más puro estilo Sex Pistol: PerryFarrell = peripheral = periférico. Su primera banda, llamada Psi Com y activa por dos años a partir de 1983, cabe en un apartado post punk conocido como rock gótico que data de fines de los 70 y del que  forman parte grupos de tono oscuro como Bauhaus, Siouxie and the Banshees, The Cure (un grupo idolatrado en Chile) o Cocteau Twins.

Jane’s Addiction (J.A.), que nació en 1985, ha tenido una serie de etapas a partir de 1991, año en que Perry Farrell creó Lollapalooza como tour de despedida de la banda. Pese a que se trataba de un grupo rockero en forma, su líder se encargó desde el comienzo en marcar diferencias estéticas: formada además por Eric Avery en el bajo y dos músicos con alma de metaleros, Stephen Perkins (batería) y Dave Navarro (guitarra), casi parecía en escena una banda glam.

La energía que los unió sólo duró hasta 1991, año en que además de inaugurar Lollapalooza, Perry Farrell dio la partida a una nueva etapa con Porno for Pyros, grupo de éxito relativo. En 1997, tras el fin de Porno, renació brevemente J.A., con Flea, de Red Hot Chili Peppers, la misma banda de Navarro, en el bajo. Para esa época Farrell, que ya bordeaba los 40 años, decidió transformarse en hombre de familia y dejar las drogas y el alcohol. Siete años después se convertiría, además, en un hombre de negocios, sellando su fama como padrino del rock alternativo: unió su nombre a dos grandes compañías, William Morris Agency y Capital Sports Entertainment (C3 Presents), para rearticular Lollapalooza cambiando su formato al de un festival de fin de semana en un sitio fijo, el Grant Park de Chicago.

Jane's Addiction

Foto: El Mercurio

La banda más exitosa de Farrell, Jane's Addiction, ha tenido tantos ires y venires como el propio festival y las inquietudes de su fundador.

En estas décadas, que en pararelo han implicado un ir y venir de Jane’s Addiction y el desarrollo de la carrera solista de Perry Farrell, Lollapalooza ha tenido altos y bajos, entre esos últimos una suspensión que duró cinco años y la pérdida del tono musical alternativo que tuvo en sus inicios. Ya revivido, al instalarse en Illinois, abandonó otra faceta de su espíritu original, que era la de una cita itinerante que se extendía durante el verano norteamericano, provocando sobre todo en los primeros años anchas expectativas de público y prensa. A cambio ganó en estabilidad: hoy está convertido, junto a Coachella, otro festival en el que Farrell jamás ha dejado de participar, en una de las dos grandes citas rockeras anuales en Estados Unidos.

En Lollapalooza EE.UU. se oye pop, heavy metal, hip hop, punk y rock, y se ven danza y teatro. Por sus escenarios han pasado The Smashing Pumpinks, Alice in Chains, Pearl Jam. Red Hot Chilli Peppers, NIN,  The Strokes, Muse y Lady Gaga, entre decenas de otros nombres ya consagrados o aspirantes. Parte de ese rugido es lo que se espera para Santiago de Chile en abril. Todo gracias a Perry Farrell, el corazón de Jane’s Addiction.

Más sobre Música Pop

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X