Inicio » Música Pop » Equipo

Venta de entradas online: pesadilla inaceptable para fans

No es comprensible la ineptitud de las productoras nacionales en coordinación con las empresas expendedoras de los tickets, en entregar un servicio decente de compra online.

Luis Miguel ayudó a agotar todas las entradas del día miércoles 22 de febrero del Festival de Viña, pero no sin escándalo de por medio. Una vez más los sistemas de venta online no funcionaron.

Cada vez que se confirma un recital en nuestro país, el tema principal son los precios de las entradas. Ya es sabido que aquí se pagan los precios más altos de la región y uno de los más altos del mundo para eventos musicales (y también deportivos). No obstante lo anterior, somos un público quejumbroso, pero que agota las entradas más caras en pocas horas, por lo tanto, y como todo en este mundo moderno, el mercado manda.

Lamentablemente se ha llegado a un punto de no retorno en torno a los precios, ya hemos pagado más de medio millón por ver a Paul McCartney y eso las productoras lo saben, nuestro mercado aguanta ese tipo de tarifas y mientras haya gente dispuesta a pagar esos valores, los precios no disminuirán, todo lo contrario.

Entradas Viña2012

Foto: Puntoticket.com

Punto Ticket colapsó ayer con la venta de entradas para el día en que actúa Luis Miguel.

Si bien lo anterior es indignante, se puede comprender. Lo que no es comprensible en ninguna medida y enfurece, es la ineptitud de las productoras nacionales en coordinación con las empresas expendedoras de los tickets, en entregar un servicio decente de compra online.

Hoy en día la mayoría de los trámites se hacen vía web y comprar entradas para recitales es algo que comúnmente se hace a través del computador, de hecho, son las propias productoras las que incentivan a hacerlo por este medio al iniciar la venta durante la noche. Sin embargo, todos hemos experimentado dificultades al comprar vía web, en muchas ocasiones el trámite es imposible de realizar y la compra se ve frustrada por un sistema ineficaz.

Aún me cuesta entender las pocas precauciones que toman las empresas ante estos hechos. Están frescos en la memoria los episodios de histeria colectiva con Justin Bieber, donde el sistema de Feria Ticket colapsó inapelablemente.

Por su parte, el pésimo sistema de Ticketmaster además de verse colapsado durante la venta de entradas para el show de Paul McCartney, al comprar la entrada el sistema te entregaba “la mejor ubicación posible” respecto a tu sector, algo completamente injusto y que raya en la ilegalidad, al no poder escoger precisamente el lugar donde se estará sentado. ¿No pudo prever TicketMaster y DG Medios la explosiva venta de boletos ante la visita de un beatle?

Lamentablemente estos episodios no son aislados, ayer pudimos vivir un nuevo capítulo de esta novela de incompetencias, esta vez fue Punto Ticket que se vio completamente colapsada con la venta de los boletos para el Festival de Viña del Mar.

Algunos podrán escudarse diciendo que la alta demanda no tiene sistema que soporte, pero créame que sí hay sistemas que funcionan muy bien bajo esta modalidad, sin ir más lejos, el año 2010 Paul McCartney vendió 2 estadios River Plate en Argentina completos en 24 horas. La mayoría de las entradas transadas para esos shows fueron a través de internet y la página Ticketek en ningún momento colapsó al nivel que lo hacen las nacionales, las cuales simplemente sucumben.

Volviendo al día de ayer, Luis Miguel rompió todo tipo de records al vender todos los boletos para su presentación en menos de 24 horas. Los boletos más caros ($169.800) del día 22 de febrero, donde actúa también Diego Torres, se agotaron en 30 minutos, confirmando la tesis inicialmente planteada.

Personalmente me vi afectado, una vez más, al igual que miles de otros fanáticos al no poder comprar la entrada para el Festival. Me pude ver afectado al igual que decenas de otras oportunidades, donde los sistemas no me han funcionado correctamente y las operadoras telefónicas a quien uno recurre por respuestas nos dejan con más interrogantes.

Si pagamos tickets de altísimo valor, al menos que el servicio recibido sea de calidad. Hasta el momento nada de eso sucede y no muestra señales de cambiar. Mientras las productoras y empresas que nos cobran absurdos impuestos por comprar en sus oficinas se llenan los bolsillos de dinero, nosotros, los verdaderos fanáticos, seguiremos viviendo las penurias de un país acostumbrado a hacer las cosas mal y a callar cuando se debe alzar la voz.

Más sobre Música Pop

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X