Inicio » Nutrición » Equipo

Dietas altas en proteínas: Los riesgos que existen por el exceso de consumo

Cuando se consume una cantidad mayor a la necesaria, es el riñón el encargado de eliminar el exceso.

Han salido varios comentarios en relación  al sobre consumo de alimentos proteicos y/o  de suplementos, especialmente debido a que éstos son ampliamente recomendados en gimnasios para incrementar masa muscular. Sin embargo, su elevada ingesta puede traer consecuencias negativas en la salud.

Las proteínas al ser consumidas son degradadas hasta aminoácidos y pequeños poli péptidos que ingresan a nuestro organismo para cumplir muchas funciones como reparación y división celular, transporte, formación de enzimas, etc.

Cuando se consume una cantidad mayor a la necesaria, es el riñón el encargado de eliminar el exceso. Ello implica una sobrecarga de la función renal, pudiendo ocasionar  en el largo plazo daño en este órgano, sobre todo si el consumo de agua no es el adecuado para facilitar su labor excretora.

Dieta proteínas

Foto: Internet

Si a esto mismo, se le suma un escaso consumo frutas y hortalizas se puede generar una acidosis metabólica crónica, la cual, aún siendo de bajo grado, tiene efectos deletéreos sobre el organismo, incluyendo retardo del crecimiento en niños, disminución de la masa ósea y muscular en adultos y formación de cálculos renales.

La disminución en masa ósea,  producto de una dieta alta en proteínas se debe a que ésta promueve una mayor eliminación de calcio, lo cual altera el metabolismo óseo pudiendo acarrear en el tiempo, enfermedades como osteopenia y osteoporosis.

En relación a lo anterior, también se ha podido observar en varios estudios que el exceso de proteínas en la dieta induce trastornos en la función endocrina, tales como alteraciones en los niveles de hormona de crecimiento, IGF-1, insulina, glucocorticoides, hormona tiroidea, hormona paratiroidea, y vitamina D.

Ahora ¿Cuánta proteína debiéramos consumir?

La FAO/OMS ha señalado que un consumo promedio de 0,8 grs de proteínas por KG de peso cubre todos los requerimientos nutricionales del adulto normal; es decir en una mujer de 60 kg, una dieta con 48 grs de proteínas es adecuada.

Ahora, si conocemos que en promedio que 1 vaso de leche descremada aporta 7 grs de proteínas, 1 trozo de quesillo de aproximadamente 2X5 cm, 8 grs; un trozo de carne, pollo o pescado  del tamaño de una palma de la mano o un puño 22 grs.  Ya tenemos entre desayuno y almuerzo más  la mitad de las proteínas que necesitamos a diario.

Dado que en general, el consumo de proteínas en nuestra dieta es muy elevado, superando entre tres y cinco veces lo recomendado y que ello podría traernos problemas más adelante,  se puede decir que hay que disminuir su consumo, pero ¿cómo? ; aquí les puedo dar algunas sugerencias:

  • No sobrecargue en alimento el contenido de proteínas: por ejemplo al pan añada sólo un agregado proteico y no dos como el típico jamón/queso.
  • No sobrecargue en una comida el consumo de proteínas: por ejemplo: si come lentejas no le agregue además carne  ni adorno de huevo molido, así  como tampoco un postre de leche.
  • Incorpore en platos con alto contenido de proteínas abundante ensalada.
  • Consuma abundante agua, especialmente unas dos horas de una comida altamente proteica
  • Realice actividad física para que los aminoácidos puedan ser ocupados más eficientemente, especialmente en síntesis y reparación de tejidos.
  • No consuma suplementos proteicos, salvo que su consumo sea supervisado por expertos.

Finalmente, es necesario señalar que, si bien las proteínas no engordan, pueden ocasionar daños a la salud si se consumen en forma inadecuada o en exceso y que los alimentos además de este componente pueden tener otros que suman más daños a la salud  como por ejemplo grasa, azúcares y sal.

Más sobre Nutrición

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X